viernes 15 de diciembre de 2017 | 04:13
Columnas

La Rosa de Cronos @BrunaHusky

@AGpeMD lun 20 nov 2017 08:00
Para sus lectores, es un premio muy merecido
Para sus lectores, es un premio muy merecido
Foto propiedad de: Internet

 

 

Rosa Montero es una de las escritoras consentidas por el dios griego de las edades y si la autora no lo sabe, lo intuye, porque su vida y obra tienen un timing perfecto que explica por qué ahora es una grande de las letras en España y el mundo entero.

 "Escribo desde los cinco años. Mi madre guardó durante toda mi vida los cuentos que hacía, unos cuentos de ratitas que hablaban. Desde que soy persona me recuerdo escribiendo. Lo que pasa es que, como le ocurre a muchos periodistas, tenía una ambición muy alta, una idea muy elevada de lo que debía escribir y sentía que mi talento no estaba a la altura, ni mucho menos"[1] Comenta la autora en la entrevista concedida al diario El Mundo de España a propósito del Premio Nacional de las Letras que le ha sido otorgado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de ese país.

Para sus lectores, es un premio muy merecido que empodera a la autora intelectual de Bruna Husky, la Sherlock Holmes-Tecno a quien Montero ha convertido en el alter ego de más de una lectora –me cuento entre ellas-, que descubre en “lágrimas en la lluvia” y “el peso del corazón” una vía de escape para un mundo que no ha entendido todavía que no todo cambio es progreso.

Y es que como bien dice la favorita del padre de Zeus: quien no lee, carece de un lugar a salvo a dónde ir cuando la realidad lo alcanza y parece tan amenazante y descortés, que el hijo de Urano debe detenerse a veces, según se muestra en la obra de Montero sembrando sucesos que cosechan un tipo de reflexión poco común.

¿Quién podría pensar que a través de la columna que la Rosa de Cronos escribe semanalmente en El País, el lector pudiera llegar a la conclusión de que –como afirma Edmund Burke-, existe un límite en el que la tolerancia deja de ser virtud?

Así lo afirma en su extraordinario artículo “caiga quien caiga” publicado el día de hoy a propósito de la detención de Yusuf Galán, el primer condenado en España por el S-11

“(…)la detención de Yusuf me ha recordado aquel incidente y me ha hecho pensar en la ligereza con la que aceptamos cosas que, si nos detuviéramos de verdad a reflexionarlas, nos resultarían inadmisibles. Nos movemos, por desgracia, dentro de los prejuicios mayoritarios y de las ideas convencionales. Nos dejamos llevar fácilmente por lo que impera en el pensamiento de la gente de nuestro grupo, es decir, de aquellas personas que supuestamente nos son más afines. Y más de una vez, para no enfrentarnos, para no estar solos (un pensamiento independiente es un lugar incómodo y ventoso), repetimos o acatamos las reglas de la tribu, aunque haya algo que chirríe muy en el fondo de nuestras conciencias”[2]

En lo que a Montero se refiere, el cuestionamiento a las reglas de la tribu alcanza a la academia misma, pues como ya varios medios han notado, la Nobel rusa Svetlana Alexiévich y la autora de “Crónica del desamor”, comparten el mismo “problema”: ¿quién dice dónde termina la narrativa y comienza el periodismo? Y es que debido a la obra de estas dos titanes de la escritura, hoy los géneros literarios están a punto de redefinirse debido al inédito cuestionamiento de sus fronteras.

Eso no es todo.

En su obra “Dictadoras”, Montero rinde tributo a Cronos, porque si el padre de las eras no está en la ecuación, el análisis de las mujeres de los hombres más despiadados de la historia, es obsoleto pues no hay peor blasfemia que el anacronismo: los hombres y mujeres ahí descritos son hijos de su tiempo y de las circunstancias que de él se desprendieron. Juzgar al dictador y a la mujer que le acompañó al margen de lo anterior no sólo es ocioso sino peligroso, pues las historias de cuentos de hadas son el caldo de cultivo de nacionalismos mal entendidos y repúblicas mal conformadas.

Por eso, Cronos sonríe complacido desde el Tártaro…y los lectores de su Rosa preferida, también.

¿Usted qué opina, estimado lector?

 

 

 

[1] http://www.elmundo.es/cultura/literatura/2017/11/14/5a0ad0fcca4741b9128b459a.html

 

[2] http://elpaissemanal.elpais.com/columna/rosa-montero-caiga-quien-caiga/