domingo 17 de diciembre de 2017 | 07:20
Columnas

Claroscuro. El que llamó traidor al presidente

@deandaalejandro vie 17 nov 2017 19:52
Belisario Domínguez
Belisario Domínguez
Foto propiedad de: Internet

 

“Si cada uno de los mexicanos hiciera lo que le corresponde, la Patria estaría salvada” Belisario Domínguez.

LO CLARO. Un connotado diplomático de origen argelino y adoptado mexicano, asegura que la especialización de la mano de obra le propone como una verdadera potencia mundial, al destacar en su posición mundial como líder manufacturero de vehículos automotores.

¿Quién lo diría? Superamos a Brasil e incluso en contra de la otrora floreciente capital mundial de los coches, Detroit.

Es uno de los baluartes que trasciende a México como un país-oportunidad para la inversión extranjera directa.

Es la semilla que se sembró con oportunidad muchos años atrás y que hizo al petróleo, ser un referente económico de segunda importancia para los ingresos del país.

Hoy la oferta nos propone de nueva cuenta en la oportunidad de preparar adecuadamente a los futuros profesionistas de cara a la demanda del mercado.

Y vea usted las sorpresas.

El caso de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, sus estudiantes (Un representativo de la Facultad de Ingeniería y Ciencias) destacó en el Concurso Latinoamericano de Robótica efectuado en Brasil.

Con la invención y construcción de un robot autónomo que puede recorrer calles  encontrando la relación ‘color-dirección’ dispuestos en un mapa.

Estas nuevas generaciones tienen la encomienda no solo de hacer un mundo más ergonómico y empático tecnológicamente con el ser humano; a su vez, elevando la productividad y desarrollo de sus comunidades.

LO ¿OSCURO? Por supuesto que usted conoce quién fue Belisario Domínguez.

El médico y político chiapaneco, que desde su curul en el Senado de la república en septiembre de 1913 llamaba traidor y asesino al mandatario Victoriano Huerta, por su entreguismo al gobierno estadunidense ante la inminente ocupación militar de aquel país en suelo veracruzano.

En honor a su nombre, el Senado otorga la medalla al ilustre ciudadano que hace contribuciones de enaltecimiento a los valores y de la sociedad, en bien general de la nación.

La propuesta en la mesa incluye a personajes como José Woldenberg (ciudadano que encabezó el IFE. Organismo vigilante del fin de una hegemonía política en el poder ejecutivo de la nación); Lorenzo Servitje (dueño de Bimbo y defensor implacable del poder soberano del pueblo ante las instituciones); Carlos Slim, que siendo el hombre más rico del país, sus fundaciones contribuyen a fortalecer la ayuda humanitaria en favor de quienes lo necesitan. Y entre otros más, el glorioso ejército mexicano… y Kate del Castillo.

Varias teorías fortalecen la última propuesta que usted leyó. Y leyó bien.

La primera quizá, orientada a ensalzar la figura de quien se atrevió a desenmascarar a un futbolista golpeador que ni con la pastilla azul que él mismo anunciaba, le alcanzaba para medio tiempo. De fútbol.

Otra más, sugiere que el ser ella, denunciante del trato comercial de las artistas que daba la casa televisora de donde ella emergía y que discriminaba en todo caso a la figura de la mujer, le valdría para ser merecedora de la presea que también es estímulo de libertad de expresión en nuestro país.

La última y quizá de mayor encomio. No. No es su tequila.

Gracias a las artes indagatorias y su portento de figura, Joaquín. El hombre más buscado de este país y que tiene más entradas al penal que el ‘América’ en todas sus finales, hoy goza de cabal salud en los Estados Unidos de Norteamérica. Y listo para Hollywood, después de su paso por Netflix.

COLOFÓN: El galeno, político, ex presidente de Comitán; don Belisario… de ver estos desfiguros, seguro le diría a su inmolador, el mismo Victoriano Huerta. “Vuélveme a llevar”.

 

[email protected]

@deandaalejandro