domingo 17 de diciembre de 2017 | 07:22
Columnas

La Auditoría Superior de la Federación: ¿Opacidad, corrupción, conflicto de intereses?

@deliha25 jue 16 nov 2017 08:42
 Las alarmas suenan y muy fuerte
Las alarmas suenan y muy fuerte
Foto propiedad de: Internet

 

Las instancias que debieran ser impolutas, transparentes, ejemplo a seguir al parecer y decir de muchos traen una larga cola arrastrando, cosas no del todo claras van saliendo aun cuando se empeñen en demostrar lo contrario… ¿tendrán conciencia plena en la Cámara de Diputados  Del gran problema que pesa sobre esta institución y lo mejor, sabrán resolverlo a favor del pueblo mexicano o cómo siempre  terminará triunfando el amiguismo, los colores y el peso de partidos políticos que a leguas se nota solapan toda clase de fechorías?

Gasto programable, “Cuatro billones, doscientos  mil millones de pesos…” Solo en el ejercicio 2016.

Un billón ochocientos mil millones de pesos corresponden al gasto federalizado. Recursos transferidos para los ejercicios en las entidades federativas… Divididos en dos grandes conceptos:

1.- Transferencias condicionadas: Un billón cien mil millones de pesos.

2.- Participaciones: Setecientos mil millones de pesos.

Una diferencia expresa es que las PARTICIPACIONES  son de LIBRE APLICACIÓN,  las CONDICIONADAS, su nombre lo indica, OBJETIVOS PREDESTINADOS, llámese a esto: Salud, educación… gastos etiquetados…

 Del universo  impositivo en México la federación recolecta noventa y cinco pesos de cada cien que se recaudan en el país, es decir los estados y municipios solo recaudan cinco pesos de cada cien… ¿Cómo se sostienen entonces Estados y Municipios? 

A través de lo que reciben  del GOBIERNO FEDERAL, que es este GASTO FEDERALIZADO, por eso es primordial entender  que la transparencia en los recursos administrados desde LA AUDITORIA SUPERIOR DE LA FEDERACIÓN debe tener una TRANSPARENCIA Y HONESTIDAD  por encima de todo lo imaginable… Bueno, esto en teoría…

 

“Cuando termine diciembre se habrá terminado el mandato de ocho años que le fue conferido a Juan Manuel Portal Martínez, actual Auditor Superior de la Federación, desde enero de 2010, la Constitución abre la posibilidad de que Portal sea reelecto por otros ocho años… Existen graves acusaciones que pueden obstaculizar su reelección…  El mayor problema son sus NEGOCIOS PERSONALES en EL INSTITUTO MEXICANO DE AUDITORES INTERNOS A.C y en LA ASOCIACIÓN DE EXAMINADORES DE FRAUDES CERTIFICADOS…”.

 Como podemos darnos cuenta al ver y escuchar lo que se nos comparte en vídeo, las alarmas suenan y muy fuerte, ¿Qué está pasando en  este organismo realmente ha llegado al grado que se menciona, podrá  su titular salir bien librado de las acusaciones vertidas en su contra?

 El país completo depende de LA RENDICIÓN DE CUENTAS siempre y cuando esta sea real, corroborada… expuesta al escrutinio… estamos hartos de ver feudos en provincia gastar a manos llenas en complacencia  y por qué no decirlo CONTUBERNIO con quien administra, porque  no hay otra palabra para describir lo que a leguas se ve y se palpa…

 A partir de LA REFORMA CONSTITUCIONAL, LOS CONGRESOS ESTATALES dejan de intervenir  y LA AUDITORIA SUPERIOR DE LA FEDERACIÓN es quien revisa las transferencias condicionadas, esa partida de un billón cien mil millones de pesos… Con todo lo anterior cerca del 90% del recurso que tienen los estados es vigilado, fiscalizado por la ASF. ¿Hay más certeza de la aplicación correcta con estas nuevas condiciones?

Casi el 45% del PRESUPUESTO FEDERAL ANUAL son  revisados, auditados por la ASF…

¿La revisión de la cuenta pública, que era la principal función de la ASF  cambió… pasó de ser arbitro a ser “juez y parte”, la reforma vino a solucionar o llenar de embrollo  un problema añejo en nuestro país?

En apariencia, con la reforma, un agente externo vendría a  evitar que los centavos  de los estados y municipios salieran volando, terminarán en campañas políticas, en ranchos, mansiones, aviones y demás… repito, en apariencia, veamos que va saliendo respecto a este muy interesante y poco conocido tema… lo cierto es que URGE UNA VERDADERA FISCALIZACIÓN DEL GASTO PÚBLICO, no que teniendo la cuchara en la mano se sirvan plato lleno o coman más pinole… ¡caray!