domingo 17 de diciembre de 2017 | 07:26
Columnas

Cuestión de debate. Salida inútil de Mancera

@JAG jue 16 nov 2017 19:37
Mancera.. en la recta final
Mancera.. en la recta final
Foto propiedad de: Internet

 

Como regalo anticipado navideño, se dice que a los capitalinos nos dejará no una bolsa, sino todo un costal repleto de  obras por concluir  en esta Ciudad de México. Sí, dicen que al Dr. Miguel Ángel Mancera, jefe de Gobierno, se le ve muy apresurado por inaugurar diversas obras que están en curso, porque ha externado que en los primeros días de diciembre se despedirá de su cargo para irse en busca de la tan codiciada candidatura a la presidencia de la República, claro, por los partidos frentistas, PAN, PRD y MC. Que  va  a estar en chino que lo consiga.

Pero más que regalo navideño, más bien parece ser un legado electorero. Sí, porque además, no es casualidad que las principales acciones de su gobierno, se programaron para entregarse cuando se acerca el ocaso del actual régimen de gobierno de la Ciudad de México. Desde luego que son obras importantes, tales como el nuevo parque construido en los terrenos de la Mexicana, ubicado allá por Santa Fe y que en unos días más, Mancera se dará el lujo de entregarlo a los habitantes de esa zona del poniente de la Ciudad.

Coincidentemente en esos mismos días, supuestamente se prepara para cortar el listón de arranque de la nueva línea de metrobus, con unidades de segundo piso, muy europeas, estilo londinense, que correrán a lo largo del esplendoroso Paseo de Reforma, como si de verdad nuestro status social y económico fuera de primer mundo. Lástima que la situación económica de las grandes mayorías sociales es tan deprimente, que no desean esos lujos, lo que desean es la subsistencia del día a día.

Aunado a esas inauguraciones, agréguele también el parque lineal, que se está construyendo sobre viaducto. Sí, inédito, un parque que va sobre el lomo del ducto que conduce el río entubado de la piedad, en medio de los dos sentidos de esa importante vialidad. Muy novedosa la obra. Pero además, antes de despedirse, el mandatario capitalino se propone dejar su programa de reconstrucción de la Ciudad, afectada por el sismo del 19 de septiembre. Programa que entraña una gran tragedia, pero que bajita la mano con él se quiere adornar el Jefe de Gobierno, como quien dice notoriamente quiere llevar agua a su molino.

Esto será su reciente legado o carta de presentación, para ir a agitar las turbulentas aguas de la política y tratar de convencer para que los frentistas lo hagan su candidato presidencial, en lugar de Ricardo Anaya o Rafael Moreno Valle.

Sin embargo, la otra cara de la moneda registra que queda a deber como gobernante, porque hay irritación, malestar y repudio de amplios sectores de la sociedad en contra de algunos de sus programas privatizadores. En este sentido y para empezar cabría citar tan solo las fotomultas, que son un verdadero atraco, toda vez que, sin ton ni son, cuando te llega la sanción lo recomendable es pagarla inmediatamente para que te hagan el descuento por pago rápido. Es una sanción impugnable, pero ello significa todo un  viacrucis legal, que lleva tiempo y que tienes que contratar a un abogado para que haga ese trámite jurídico, y que al final, seguro que saldrá más caro el caldo que las albóndigas.

Ha privatizado el espacio público al instalar los parquímetros, lo cual significa una constate sangría permanente a la economía de los automovilistas, que no se lo perdonan. También ha  intentado la privatización del agua, pero no lo ha logrado por la oposición de diputados de Morena y por el repudio que generaría en la población capitalina.  Estos son tan solo algunos botones de muestra, que  desde luego no favorece a sus aspiraciones presidenciales. Menos aun cuando ha salido reprobado reiteradamente en su gestión de gobierno.  Se podría decir que también no se olvida que le mordió la mano a Marcelo Ebrard, a quien en primera instancia le debe el alto cargo, y en segunda instancia traicionó el sentimiento de quienes votaron por él por haber cambiado la filosofía de las políticas públicas que sus antecesores venían aplicando para la Ciudad.  

Pero lo que más impedirá que, el todavía Jefe de Gobierno, logre ser candidato presidencial por los partidos frentistas, es que él no está afiliado al PAN, no tiene el sello azul, y este partido aunque vaya en alianza o coaligado con otros partidos, bajo ninguna circunstancia permitirá postular a alguien que sea externo o ajeno a sus filas. No, de ninguna manera podrán candidatear a un extraño, preferible para ellos cualquiera, nada más que sea de dentro, es decir, que sea de su propio seno. Ya lo hemos mencionado, que el PAN estará de acuerdo con quien postule el PRD al gobierno de la Ciudad de México y con Movimiento Ciudadano al gobierno de Jalisco, pero por la presidencial el PAN lleva mano. Por eso es que decimos que la próxima salida de Mancera al dejar su cargo en busca de la candidatura presidencial, será inútil y un previsible fracaso. Lo veremos. 

Pálida tinta: Trasfondo político o no, lo cierto es que, por fin, la Suprema Corte de Justicia de la Nación no está dispuesta a que se desacaten las resoluciones judiciales, y después de que destituyó al jefe Delegacional de la Venustiano Carranza, al parecer a quien ahora tiene en la mira es al Jefe Delegacional de la Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, por no cumplir con algunos laudos laborales. O sea  que la guadaña sigue filosa para quienes no respetan los derechos laborales.