jueves 23 de noviembre de 2017 | 05:15
Columnas

Magistrados electorales en la picota; Frente pide al TEPJF anular comicios

@CapitolioGHG lun 13 nov 2017 21:05
Miguel Riquelme
Miguel Riquelme
Foto propiedad de: Internet

 

La grisura del Tribunal Electoral del Estado (TEE) fue puesta de relieve en las redes sociales tras avalar el 24 de octubre —por votación de 2 a 1— la declaratoria de gobernador electo de Miguel Riquelme en una sesión apresurada la cual convocó en estrados, casi en sigilo, no obstante su relevancia. Mientras a escala nacional a Santiago Nieto se le tomaba como modelo de funcionario y víctima del poder político por su arbitraria destitución como fiscal para delitos electorales, el presidente del “tribunalito”, Valeriano Valdés, era calificado de “traidor” por el sentido de su voto junto con el de la magistrada Elena Treviño.

Antes de la sesión empezaron a circular imágenes de los dos magistrados y de Ramón Guridi —el único que votó por la anulación— con la leyenda: “Ellos quieren decidir el futuro de Coahuila”. En la parte inferior de una fotografía de la marcha del 6 de junio contra el “fraude electoral”, aparece una advertencia: “Pero somos nosotros los que decidimos”. En otro meme se presenta al presidente del tribunal local: “Soy Valeriano Valdés Cabello y vendí el futuro de Coahuila”.

La decisión del TEE —impugnada por el PAN y el candidato independiente Javier Guerrero ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación— exacerbó el enojo social. El gobernador Rubén Moreira declaró que “las resoluciones (…) electorales han sido las esperadas a favor de Riquelme y las que vienen (por parte de los magistrados federales) también lo serán”. Sin citarlos por sus nombres, Moreira retrató así a los líderes del Frente por un Coahuila Digno (FCD): “Está el mal empresario (Armando Guadiana), un junior (Guillermo Anaya), un priista (Javier Guerrero) que se separa del partido y me va a pedir el aval para ser gobernador (…). También hay dos personajes raros, entre la comparsa y la comedia (Luis Horacio Salinas y José Ángel Pérez). (…) No son líderes sociales, son oportunistas (…). Por eso no han tenido eco”. (Milenio Laguna, 26.10.18).

Tras la resolución del TEE se difundió un mensaje con los símbolos de alerta y el trébol radioactivo: “¿Quiénes son los magistrados del Tribunal Electoral de Coahuila? Ramón Guridi votó a favor de anular la elección de Gobernador por violaciones graves a principios constitucionales. Valeriano Valdés Cabello. Hermana y cuñado del funcionario poseen una empresa que celebró contratos con Gobierno Federal entre 2012 y 2015. Grupo Strova, S.A, de C.V. ¡Votó en contra! (de la nulidad).

“Elena Treviño Ramírez. Hermana y cuñado de la funcionaria poseen empresa que celebró contratos con Gobierno Estatal entre 2010 y 2015. R.G. Ingeniería, construcciones y avalúos, S.A. de C.V. ¡Votó en contra! (de la anulación). ¿Tribunal Electoral autónomo? Gozarán de una pensión vitalicia por haber desempeñado 7 años de servicio en el Tribunal” (sic).

En algunas columnas políticas trató de descalificarse a Guridi —quien, acaso sin proponérselo, se convirtió en ese momento en el Santiago Nieto del TEE— por supuestos nexos con el PAN. La argumentación del magistrado sobre su voto por la nulidad llegará al TEPJF, donde se resolverá en definitiva si las elecciones para gobernador se revalidan, o bien Coahuila regresa a las urnas el año próximo para reponer el proceso —impugnado incluso más que el del Estado de México celebrado el mismo 4 de junio.

Por su parte, Guillermo Anaya, Armando Guadiana, Javier Guerrero, José Ángel Pérez y Luis Horacio Salinas, del (FCD), sostuvieron este lunes entrevistas con medios de comunicación de Ciudad de México y se reunieron con los magistrados del TEPJF “para insistir en la anulación de la elección a gobernador por todas las irregularidades”.

Los excandidatos advierten en un comunicado que “los magistrados tienen en sus manos fortalecer o debilitar las instituciones, ya que (…) el máximo órgano fiscalizador en el país dictaminó que el candidato del PRI rebasó los topes de gastos de campaña un 9.2 por ciento, por lo que Coahuila sería un gran precedente para la elección presidencial del próximo año”.