jueves 23 de noviembre de 2017 | 05:15
Columnas

AMLO cumple 64 años… no estará al cien de salud, pero sí al cien para gobernar

@annaazul lun 13 nov 2017 16:23
Ocupemos este tiempo para meditar, para recordar las atrocidades y abusos de los que hemos sido víctimas.
Ocupemos este tiempo para meditar, para recordar las atrocidades y abusos de los que hemos sido víctimas.
Foto propiedad de: Internet

 

Andrés Manuel López Obrador declaró: “Cumplo 64 y estoy al 100 con el favor de Dios, del pueblo, la naturaleza y la ciencia”…

En el tiempo actual 64 años, no son tantos. Y muchos de esos años Andrés Manuel ha militado en la política, años que lo han llenado de experiencia. Sabe lo que el país necesita, identifica lo que los mexicanos no queremos ya, y ha trabajado sin parar para manifestarlo, por eso encabeza las encuestas. Andrés es un político culto, que ha escrito 16 libros en los cuales ha relatado el contexto político, social y cultural del país y de quienes han sido los causantes del deterioro del mismo.

Lo que ahora menos importa es la edad. Necesitamos a un presidente que empiece por derrumbar este sistema corrupto, empezar a desarticularlo, romper con un gobierno que a través de los años se ha fortalecido por viejos y jóvenes políticos, ávidos de poder… Un mal que se ha transmitido a través de generaciones y que esta ambición ha crecido de manera cínica y desmedida. Dentro del mismo sistema se encuentran jueces, magistrados, diputados, senadores. Todos forman parte de un gran círculo, en el que todos roban, se protegen y benefician y nadie denuncia, es un terreno fértil, que da frutos de oro, en el que todos quieren permanecer y hacer crecer regándolo con el sudor y la sangre del pueblo, para seguir agrandándolo para que puedan también vivir ahí sus esposas, hijos, nietos y bisnietos… un terreno con grandes beneficios, heredable, pero  usurpado. Por eso todos están unidos para evitar cueste lo que cueste a que Andrés Manuel López Obrador llegue al poder e intente romper esta barrera y los despoje de exorbitantes e inmerecidos beneficios.

 

Los integrantes de este prestigiado círculo se otorgan y autorizan sueldos millonarios, y bonos, por cortas y dormitables horas de trabajo. Tienen el descaro de entrar en sesión para debatir y determinar que si suben el salario mínimo DOS PESOS, se disparará la inflación… pero cuando se trata de establecer sus sueldos y prestaciones de ésta ni se acuerdan. Como dijo Peña Nieto: “La crisis está en sus mentes”… como él se encuentra dentro de ese corrupto y millonario círculo, la palabra crisis seguramente jamás se pronuncia y mucho menos se siente.

Fuera de él, nos encontramos los mexicanos, con salarios bajos, con largas jornadas de trabajo, con pocas o nulas prestaciones, ajenos a cualquier derecho. México es el país en donde más horas se trabaja. El mexicano trabaja 2,246 horas al año, cifra muy por encima del promedio de la OCDE con 1,766.

Dos mil doscientas cuarenta y seis horas al año… sin contar las horas que ocupa para trasladarse a sus lugares de trabajo en un transporte insuficiente e ineficiente.

México registra el salario más bajo de todos los países de la OCDE, al trabajador se le paga a 1.01 USD la hora laboral…

Es común que México encabece las listas negras: primer lugar en corrupción e impunidad, en asesinato de periodistas que no siguen la línea establecida, de los primeros en violación de los derechos humanos y feminicidios, en esclarecimiento de delitos como el caso de Ayotzinapa, Tlatalya…

La edad influye, pero ¿qué pasó con los jóvenes gobernadores del Nuevo PRI? Una generación dedicada a robar descaradamente… De lo peor que ha tenido México y eso es mucho que decir.

Inolvidable cuando Enrique Peña Nieto, presumió al “Nuevo PRI”. Fotografía en la que Peña posa orgulloso junto a su joven equipo, todos sonriendo satisfechos, henchidos de emoción por formar parte del grupo bien consolidado, cuya única meta era llenar sus cuentas bancarias en México y en el extranjero. Todos posando con orgullo, luciendo sus suntuosos trajes, ocultando bajo las telas finas, su ansia, su desfachatez y su obsesión por el poder. En ese entonces, Peña tuvo el acierto de decir que Javier Duarte, el ahora exgobernador de Veracruz, hacía las cosas diferentes… tiempo después pudimos constatar que tenía razón. Duarte hizo las cosas diferentes, quien junto a su esposa, saquearon al Estado de Veracruz, y se embolsaron miles de millones de pesos. Durante su mandato, fueron asesinados los periodistas que se atrevían a desafiarlo, a desenmascararlo. Javier Duarte ahora en prisión, se declara inocente, como todos, diciendo con su voz chillona, ahora un poco adiestrada, de que es víctima de persecución política… sus cómplices e influencias han ayudado a que le reduzcan los cargos: que no existen pruebas, que los bienes inmuebles no son de él porque no están a su nombre, la PGR desestima y olvida que tenía prestanombres, entre ellos sus padres y suegros, y su cómplice principal y el cerebro de todos los desfalcos, Karime Macías, sigue en Londres olvidada por la “justicia” mexicana. La reina y administradora de la abundancia, no puede ser procesada porque no es funcionaria pública, por eso la dejan en libertad en Londres para que disfrute de todos los millones que le quedan y de los  que mezquinamente despojó a los veracruzanos.

En cártel de la corrupción, es decir en “El Nuevo PRI” figuraba el también joven y robusto, Roberto Borge exgobernador de Quintana Roo, preso en Panamá, quien puso a la venta a precio de remate, miles de metros cuadrados de terreno propiedad del Estado para que sus familiares los compraran, Borge también dueño de la naviera “Barcos Caribe”, compuesta por seis ferries que operan entre Cozumel y Playa del Carmen.

También forma parte del prestigioso y joven grupo, César Duarte exgobernador de Chihuahua, a quien se le acusa por su presunta responsabilidad en lavado de dinero y delincuencia organizada. La administración de César Duarte dejó una deuda de 55 mil millones de pesos a la entidad. César era propietario de varios ranchos en los cuales tenía caballos pura sangre y que alcanzó a sacar los para llevarlos a propiedades de familiares. Se dice que hoy disfruta de la vida en Nueva York o en un rancho en Texas. Estos son algunos de los desprestigiados hombres representaron a la juventud en este sexenio.

Este país no necesita a un joven para gobernar, necesita a un presidente que empiece por combatir la corrupción, necesita a un hombre que le baje los millonarios sueldos de los diputados y senadores, que anule las millonarias pensiones vitalicias de los expresidentes. Este país necesita a alguien capaz de empezar a desarticular esta compleja y bien articulada red de corrupción e impunidad. Necesita a un mandatario que forme un órgano independiente constituido por personas honestas y preparadas y que sea el que imparta la justicia… crear instituciones realmente independientes que sean fiscalizadas por organismos autónomos donde no pueda coaccionar el gobierno, que sea integrada por ciudadanos honestos para evitar la impunidad que se vive en México.

López Obrador, no es joven como Aurelio Nuño, ni como José Antonio Meade, ni como Moreno Valle, ni como Ricardo Anaya… Pero Andrés Manuel no forma parte del sistema corrupto que ha hundido a México.

Necesitamos un cambio. Ocupemos este tiempo para meditar, para recordar las atrocidades y abusos de los que hemos sido víctimas, no olvidemos, aquel que olvida, retrocede…

Andrés Manuel no estará al cien de salud… pero está con el 100% de actitud para gobernar.