viernes 24 de noviembre de 2017 | 08:08
Columnas

Nuño, con militancia probada. Aclaración por error editorial y disculpa pública

@jlca007 jue 19 oct 2017 14:49
La afiliación de Nuño al PRI data del 29 de septiembre de 2004, cuando trabajaba con Jackson y no conocía ni a EPN ni a Videgaray
La afiliación de Nuño al PRI data del 29 de septiembre de 2004, cuando trabajaba con Jackson y no conocía ni a EPN ni a Videgaray
Foto propiedad de: Internet


Federico Arreola, director de SDP Noticias, me ha pedido dar una explicación acerca de la columna de Rosy Ramales “Crónica Política. La del PRI, ¿Reforma espejismo?” que parece no tener sentido.

Una explicación y también una disculpa a la autora y, desde luego, al secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño.

Veamos primero la columna, que ya fue eliminada de este sito noticioso:

La verdad es que a muchos de los lectores de la señora Ramales nos pareció difícil desentrañar una columna política como la mencionada, “Crónica Política. La del PRI, ¿Reforma espejismo?”.

¿Cuál era su mensaje o su intención?

Rosy empieza hablando de pedacitos que recuerda de lo que se dijo en la Mesa de Estatutos celebrada en Campeche como parte de la más reciente asamblea del PRI.

Trata de decir lo que todos ya sabemos: que se abrieron los candados. La extrañeza de los lectores es por no entender por qué insistir ahora en ese tema.

Luego Rosy habla, también sobre algo ahora mismo incomprensible, de la experiencia de Gutiérrez Candiani a quien calentaron, según ella, para buscar ser candidato. Y entiendo que Rosy piensa que lo engañaron.

Asimismo Rosy analiza la circunstancia muy personal de José Antonio Meade en una forma que no acierto a definir si sus consideraciones sobre el secretario de Hacienda son a favor o en contra.

Pero donde sí de verdad genera desinformación la columna de Rosy, publicada por error, es cuando se refiere al secretario de Educación, Aurelio Nuño.

Y es que Rosy dice que para ella Aurelio Nuño es el que menos posibilidades tiene de ser candidato del PRI a la Presidencia de la República.

Una afirmación sin más sustento que una “información” ya muy superada: la de los años de militancia que definió la asamblea del PRI para ser candidato presidencial.

Y según ella Nuño no los tiene. Hace meses este era un debate. Ya no lo es. Nuño, sin duda, tiene militancia probada.

Tengo más de 20 años de conocer al subsecretario de educación Javier Treviño y en una ocasión que comentamos el tema de los años de militancia de Nuño en el PRI el funcionario me mostró el documento de afiliación de Nuño al PRI que data del 29 de septiembre de 2004. Así de preciso.

En ese año Nuño Mayer trabajaba con Enrique Jackson y para entonces no conocía ni a Peña Nieto, que todavía no era gobernador del Edomex, ni a Luis Videgaray, quien en esa época laboraba en el sector privado.

Nuño ha llegado a donde está porque, como titular de la Oficina de la Presidencia con Peña Nieto, era siempre el primero que llegaba a trabajar y el último en salir de sus oficinas.

De esa entrega y lealtad, Nuño Mayer se ganó el reconocimiento primero y un gran afecto después de su jefe el presidente de la República.

Si un presidente sacrifica a un cercano operador como era Nuño en Los Pinos para resolver un problema mayor como era el magisterial y lo nombra secretario de Educación Pública, lo primero que demuestra el mandatario es que le tiene una gran confianza política.

Pero el trato deferencial que Peña le dispensa a Nuño es evidente y lo han comentado políticos y periodistas.

Por esas razones yo creo que Aurelio Nuño sigue siendo una de los precandidatos presidenciales más fuertes que tiene Peña en su ya reducida baraja.

La verdad es que opinar como lo hace Rosy en su extraña columna a la que hoy me refiero, es un perjuicio para el análisis político y una peligrosa desinformación para los lectores...

Pero, un momento, la culpa no es de Rosy, sino de la redacción de SDP Noticias. Como ya se dijo, por error se publicó hoy un escrito de la señora Ramales de los tiempos de la asamblea del PRI. Es decir, se trata de un artículo que tuvo sentido en ese tiempo y que hoy, de plano, no lo tiene.

El director de SDP Noticias, Federico Arreola, me ha comentado lo que pasó y, dado mi interés por el tema, me ha pedido que pida disculpas en mi propia columna a nombre de este sitio de internet tanto a la columnista Rosy Ramales como al secretario Aurelio Nuño.

Ni hablar, estas cosas pasan. Lo importante es corregirlas.