jueves 14 de diciembre de 2017 | 04:46
Columnas

En Contexto. Petate del muerto

@lusacevedop mié 11 oct 2017 08:42
 Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau
Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau
Foto propiedad de: Internet

 

En un entorno poco propicio, este miércoles se reanudan las negociaciones del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) en donde México nuevamente está en una posición desventajosa, no tanto por las informaciones de abandono por parte de Estados Unidos sino por las presiones de Canadá en el tema de los salarios en nuestro país en el sector automotor, que podrían ser secundadas por Donald Trump.

Coincidentemente, en esta fecha también se reúnen el mandatario estadounidense y el Primer Ministro de Canadá, Justin Trudeau, de quien se dice considera culpar a los negociadores mexicanos de impedir avances en la revisión del acuerdo tripartita.

De confirmarse la posición canadiense, México quedaría contra la pared, porque cualquier negociación tendría que involucrar el tema salarial, que ya no se limitaría solamente al tema automotor sino al que se aplica a toda la planta productiva nacional, lo que abriría la puerta a los partidos políticos opositores al PRI en una posición privilegiada en el proceso de replanteamiento del presupuesto para 2018, de cara a la reconstrucción por los desastres naturales, y de las elecciones presidenciales.

Como sea, Donald Trump lanzó nuevas amenazas con relación a la viabilidad de TLCAN y estableció que lo mejor sería desarrollar acuerdos comerciales bilaterales, lo que resultaría un privilegio para sus intereses.

Además, insistió que no siente responsabilidad por honrar acuerdos de los gobiernos que lo precedieron, “especialmente los comerciales, pero tampoco los relacionados al cambio climático o al programa nuclear de Irán”.

En México, la retórica revivió amenazas de algunos sectores empresariales y la invocación de la normatividad establecida en la Organización Mundial de Comercio (OMC) para este tipo de eventualidades. Mientras tanto, el dólar se vendió en 19 pesos, no obstante que el dato de inflación mostró una ligera baja influida por la gratuidad en el transporte público de la Ciudad de México después del terremoto.

Para Canadá, el tema de los bajos salarios en México en la fabricación de automóviles, especialmente, ha sido un tema recurrente al que ahora incorpora leche, madera y algunos agropecuarios en donde nuestro país ha logrado elevados niveles de competitividad.

Como preámbulo de la reunión Trump-Trudeau, la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, estableció que, de cara al TLCAN, su país no es un problema para Estados Unidos.

El encuentro entre los gobernantes de Canadá y Estados Unidos es parte de la estrategia de negociación en el marco del acuerdo comercial entre los tres países de Norteamérica.

Durante las últimas dos rondas de negociación se advirtió un progresivo cambio en la actitud negociadora canadiense. Pasó de una posición conciliadora y complaciente hasta dar cabida a al radicalismo de los sindicatos de las armadoras automotrices que, con números irrebatibles, indicaron que la competencia mexicana se sustenta en salarios que resultan un tercio de lo que se paga en Canadá y en Estados Unidos. De ahí se sumaron otros temas.

México ha quedado como negociador intransigente y sus contrapartes no contemplan que abandone el TLCAN, como ha amenazado insistentemente.

No falta, quien asegure que, si en los próximos días se manifiestan posturas radicales, las amenazas no serán más que “el petate del muerto”.

@lusacevedop