lunes 18 de diciembre de 2017 | 12:32
Columnas

La inquebrantable Ciudad de los Palacios

@Ruben_Salazar mié 20 sep 2017 19:47
El martes pasado, mi Ciudad, nuestra Ciudad, fue nuevamente herida por la naturaleza.
El martes pasado, mi Ciudad, nuestra Ciudad, fue nuevamente herida por la naturaleza.
Foto propiedad de: Internet

Se dice que los Mexicas la erigieron por designio divino, que cuando Hernán Cortés la miró quedó maravillado y que por ello aquí se estableció.

La Ciudad de los Palacios; esa a la que millones de personas hemos visto crecer, modernizarse y en ocasiones enloquecer, está, como siempre, de pie.

Esta Ciudad es la cuna de la historia de nuestra patria y testigo del sacrificio de decenas de héroes que la han defendido, tal vez sea por eso que se yergue digna y poderosa.

El martes pasado, mi Ciudad, nuestra Ciudad, fue nuevamente herida por la naturaleza. Al igual que hace exactamente 32 años, un terremoto punzó las heridas que en 1985 se abrieron. Sin embargo, tal y como en ese otro 19 de septiembre, los hijos de la antigua urbe han salido a aliviar el dolor de sus hermanos, de su gente.

La inquebrantable Ciudad de Los Palacios, la que los Aztecas protegieron hasta derramar la última gota de sangre, la que los españoles convirtieron en el orgullo de su ego, la que le abrió la puerta al Ejército Trigarante, la que festejó el andar de Villa y Zapata, la que gustosa nos ha visto nacer; hoy sigue viva, más viva que nunca.

Los descendientes de la Ciudad del Ombligo de la Luna, estamos con ella, a su lado, en su regazo. La resguardaremos y amaremos hoy como siempre porque ella es el manifiesto ejemplo de la voluntad mexicana.

#FuerzaMéxico