sábado 16 de diciembre de 2017 | 04:39
Columnas

Frente Ciudadano del PAN, PRD y MC y el verdadero “Frente solidario” frente a la tragedia

@econoscopio mié 20 sep 2017 18:21
Lo que al parecer sí une a dos de los dirigentes de los partidos que proponen el llamado “Frente Ciudadano por México
Lo que al parecer sí une a dos de los dirigentes de los partidos que proponen el llamado “Frente Ciudadano por México", son los grandes patrimonios
Foto propiedad de: Internet

El pasado martes 5 de septiembre los dirigentes nacionales del Partido Acción Nacional (PAN) Ricardo Anaya, del Partido de la Revolución Democrático (PRD,)  Alejandra Barrales, y de Movimiento Ciudadano, Dante Delgado, registraron ante el Instituto Nacional Electoral (INE) el Frente Ciudadano por México, una forma de organización prevista por la Ley General de Partidos para alcanzar fines políticos de índole no electoral.

El acuerdo "supuestamente no electoral" propuesto por los tres líderes políticos no parece muy sensato, ya que en el papel, estas fuerzas políticas persiguen objetivos muy distintos, sobre todo en lo que se refiere al modelo económico para el desarrollo del país.

El modelo económico del PAN es muy similar al del odiado PRI, ya que los dos se basan en lo que se conoce como “neoliberalismo”, el cual hace referencia a una política económica que pretende reducir al mínimo la intervención estatal en materia económica y social, defendiendo el libre mercado como mejor garante del equilibrio institucional y el crecimiento.

La política neoliberal implementada tanto por las administraciones panistas como priistas de los últimos 30 años en México han disminuido la intervención del Estado en materia económica, pero han buscado que el gobierno preserve el intervencionismo en materia monetaria y de comercio exterior, además de reservarse la facultad de intervenir el sector privado con dinero público en tiempos de crisis; es decir, privatizar ganancias y socializar pérdidas, el llamado “mercantilismo empresarial” o “socialismo para ricos”.

El PRD desde su fundación se ha opuesto al modelo neoliberal, por lo que tanto el partido blanquiazul, como el del sol azteca, tendrán que perdonar y aceptar diferentes posiciones ideológicas  para poder lanzar un proyecto común que sea atractivo para los votantes y sobre todo realista.

La privatización de los bancos que se dio en los años noventa del siglo pasado y el posterior rescate de las empresas financieras con dinero público (cuando éstas estaban por quebrar), conocido como FOBAPROA, es un ejemplo de cómo el modelo neoliberal privatiza las ganancias y socializa las pérdidas. Para llevar a cabo este rescate que los mexicanos seguimos pagando, PRI y  PAN unieron fuerzas y sacaron adelante este acuerdo a pesar de las protestas de militantes y simpatizantes del PRD que no veían con buenos ojos el que se endeudara a generaciones enteras para pagar los errores y abusos de los particulares.

Los operadores del modelo neoliberal son un grupo muy reducido de tecnócratas, casi todos ellos son egresados del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), alumnos de Pedro Aspe Armella, por lo que nombres como el de José Antonio Meade, Agustín Carstens, Francisco Gil Díaz, entre otros  funcionarios que podemos ver en gabinetes priistas y panistas.    

El presidente de la república de extracción panista, Vicente Fox, privatizó y casi regalo al empresario hotelero Gastón Azcárraga, del Grupo Posadas, la compañía Mexicana de Aviación. Años después y ya como jefe del ejecutivo Felipe Calderón, la empresa privatizada quebró por los malos manejos del dueño, ocasionando que los 8,600  trabajadores de la línea aérea, entre  pilotos, sobrecargos, mecánicos, personal de tierra,  y oficinistas perdieran su empleo. El gobierno panista, a continuación, facilitó la huida del magnate y no emprendió  ninguna acción para resarcir a los trabajadores.

La presidente del PRD nacional, Alejandra Barrales, durante mucho tiempo trabajó como sobrecargo en Aeroméxico, además de ser la lideresa sindical del gremio. Llama la atención que alguien, como dirigente de un partido de izquierda y antigua azafata, firme acuerdos con el PAN, cuando ellos son los culpables de que muchos de sus colegas de profesión se hayan quedado sin empleo, lo que la hace ver como poco solidaria con su gremio.  

Lo que al parecer sí une a dos de los dirigentes de los partidos que proponen el llamado “Frente Ciudadano por México", son los grandes patrimonios y su gusto por viajar a los Estados Unidos. Ricardo Anaya, ha declarado tener ingresos de más de 400 mil pesos mensuales. Además del sueldo como dirigente de su partido, tiene ingresos por la renta de locales comerciales que son de su propiedad, por medio de dos empresas en Querétaro, además de que recientemente vendió una nave industrial por 53 millones de pesos. Dichos recursos le permito al dirigente tener a su familia viviendo en Atlanta, Estados Unidos, y que los pudiera visitar casi todos los fines de semana.

Según información de El Universal el gasto anual que tenía el líder panista para mantener el estilo de vida de su familia en Atlanta se calcula en 4 millones 500 mil pesos.

Con respecto a la dirigente perredista, ésta tiene una fortuna de más de 25 millones de pesos, y una casa en Miami, que por cierto no declaró en su “3 de 3”, de casi un millón de dólares, lo que hace de Alejandra Barrales “una izquierdista de muy altos ingresos”, y que apoya a un partido de derecha.

El Frente Ciudadano ya cuenta con una propuesta de agenda legislativa con 15 puntos, entre las que destacan eliminar los seguros de gastos médicos privados para los servidores públicos de mando medio y superiores. 

La propuesta que hacen los frentistas de eliminar el seguro médico a la alta burocracia, se hace cuando el PAN ya no está en la presidencia; habría que recordar, que cuando los panistas estaban a cargo de la administración  por concepto de seguro de gastos médicos para la alta burocracia, la administración pública federal pagó más de 1 mil 415 millones de pesos de 2005 a 2007 a la trasnacional MetLife.

Otra propuesta legislativa de los frentistas es de dar marcha atrás al llamado “gasolinazo”, pero si alguien tuvo una política errática en el manejo de los precios de los combustibles, fueron las administraciones de los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón, que tuvieron una política de ciclo de excesiva carga tributaria, subsidio, que afectó a los consumidores de bajos ingresos y benefició a la población que tiene más recursos y también perjudicó las finanzas públicas y a Pemex.

Los legisladores del PAN y la mayoría de los del  PRD, votaron junto con los diputados del PRI a favor de la Ley de Ingresos del 2017, lo que los hace cómplices del “gasolinazo”.

En lo que difícilmente se podrán poner de acuerdo los legisladores del PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, es en lo que respecta a la política fiscal, ya que los panistas están por gravar con el IVA a alimentos y medicinas, a lo que se han opuesto durante años los perredistas., por considerar que este impuesto es regresivo que perjudicaría a la población de más bajos ingresos.    

El llamado “Frente Ciudadano por México” parece no tener la intención de sacar al PRI de los Pinos, sino más bien la de impedir que llegue a la presidencia Andrés Manuel López Obrador, con el riesgo de que el actual modelo económico sea modificado.

En los últimos días, se han publicado algunas encuestas que muestran un “supuesto gran avance en las preferencias del Frente para las elecciones presidenciales del 2018”, esto sin tener todavía candidato.

Al parecer estas encuestas que favorecen al Frente Ciudadano es la repetición de la estrategia del Estado de México, en donde inflaron al candidato del PRD Juan Zepeda, para restarle fuerza a la abanderada de Morena Delfina Gómez y pudiera ganar el candidato del PRI.

Promotores del acuerdo político del llamado Frente Ciudadano por México, a pesar de la tragedia que viven muchos habitantes del país, no han perdido la oportunidad de hacer proselitismo a favor de su proyecto y de manifestar y promover el  odio contra el candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador, esto quedó de manifiesto en un lamentable twitt del perredista Fernando Belaunzarán que textualmente escribió: "Este güey de @lopezobrador_ no deja de hacer campaña ni en la tragedia. Que ayude primero y luego se autopromueva. ¡Pinche oportunista!"  

El verdadero "Frente Ciudadano por México", son las miles de hombres y mujeres que sin importar condición social, ni principios ideológicos y religiosos se han unido para rescatar y ayudar a las víctimas de los desastres naturales, lejos de los odios y oscuros intereses que esconden la unión de los tres partidos que participan en el frente político.