jueves 14 de diciembre de 2017 | 04:48
Columnas

1:14:42 PM, 19 de septiembre, 32 años después, seguimos aquí

@deliha25 mié 20 sep 2017 08:44
De la misma manera que hace 32 años llegó sin avisar, las alarmas no sonaron
De la misma manera que hace 32 años llegó sin avisar, las alarmas no sonaron
Foto propiedad de: Internet

México, país de contrastes  y de gente hermosa, en los últimos días “nos ha llovido en la milpita” literal y figurado, no salimos de una y ya estamos en otra, huracanes turbulentos y furiosos acompañados de sismos… paradójicamente a 32 años exactos y curiosamente  dos horas después del simulacro  a la que año con año se lleva a cabo, minutos más, minutos menos vuelve a ocurrir…

13:38 hay una réplica de 4 grados… al momento  son pocas  y de  magnitud casi imperceptible.

 De la misma manera que hace 32 años llegó sin avisar, las alarmas no sonaron, ¿y cómo iban a hacerlo? Nadie se esperaba un epicentro a escasos, podemos decir,  kilómetros de la grandiosa Ciudad de México, y son pocos los kilómetros  si tomamos en cuenta que el sismo de hace  once días se localizó  casi en las fronteras con Guatemala… ese sismo que arrasó con poblados enteros en el sur del país… las alarmas situadas en puntos que antes servían como referente de sismo, Guerrero, no  sirvieron, la zona epicentral ha cambiado y así, sin aviso alguno  nos movieron re feo el tapete… otra vez.

Enrique Peña Nieto se encontraba en pleno vuelo para seguir los planes trazados con respecto a Chiapas, Oaxaca y Tabasco… no le dio tiempo, en pleno vuelo recibe la llamada de la catástrofe que acosa la capital  y va de vuelta, aunque para muchos es harto fastidioso su mandato y urge que acabe el sexenio, es un aliciente para otros más, ver la figura Presidencial  al frente  de su equipo y no escondido en un bunker, de la misma manera  saber que cada Jefe de Gobierno en cada estado toma la batuta y se ajusta el cinturón, México hoy más que nunca necesita de todos. El PLAN MX es puesto en acción, este comprende la colaboración y coordinación entre Secretaría de Marina, Secretaría de Defensa Nacional, Policía Federal y Policía de la Ciudad de México.

Las redes sociales dieron cuenta inmediata del colapso que  estaba sufriendo La Gran Tenochtitlan, desde edificios enormes se grababa  al mismo instante que ocurría, las columnas de polvo y humo fueron captadas al momento, el vídeo en Xochimilco con trajineras entre olas jamás vistas por los pobladores y paseantes, da vuelta al mundo,  así como la tragedia ocurrida en Jojutla Morelos, uno de los poblados que más daños sufrieron, los edificios  seguían temblando y la histeria colectiva hacía presa de la mayoría, los recuerdos agolpados destrozando la memoria, los gritos de pánico y el imaginar que eran los últimos momentos luchando al mismo tiempo con  el ansia de seguir viviendo…

Cuando se pudo recobrar la calma se esperaba ver la Ciudad en ruinas, de ese tamaño fue el evento, solo quien estábamos ahí podemos entender la magnitud, antes de pensar  en el bienestar individual, lo que importa es correr a buscar a tus seres queridos, era lo primordial, la angustia y el miedo parece detener el tiempo, se hace eterno y la distancia crece a cada paso, el temor de no saber lo que vas  a encontrar te domina y no queda más que lanzar una súplica al universo esperando poder abrazar a los tuyos…

Nada aprieta  más al corazón  que saber de personas atrapadas entre escombros, pero si estos son niños las lágrimas no se detienen, El Colegio Enrique Rébsamen ha caído,  sus cuatro niveles quedaron reducidos a escombros, 22 niños muertos y seis adultos son las primeras víctimas, faltan 30 niños y ocho adultos de ser rescatados, las cámaras indican que no hubo tiempo de nada, son casi las cuatro de la mañana y los voluntarios siguen , piedra tras piedra es retirada, algunas manos ya sangran, pero eso no importa se oyen ruidos y hay alguien esperando por ti, los hospitales públicos y privados  abren sus puertas, la sociedad toma las calles llevando lo que se necesita para seguir  en el rescate…

Otra institución tocada fuertemente es  El Tecnológico de Monterrey campus Ciudad de México, los pasillos que conectaba los edificios  se caen como  naipes al viento, la cifra duele 5 muertos y 40 heridos, 35 puntos como se ha dado por llamar a cada derrumbe sacude el alma de la población, México no duerme, se acude al llamado, la comunidad se solidariza y codo a codo se continua la labor…

Se decreta paro total de labores  en la Ciudad, las clases en los estados de Morelos, Tlaxcala, Puebla, Guerrero, Estado de México,  Ciudad de México se suspenden hasta nuevo aviso, los daños estructurales deben ser evaluados antes de poner en riesgo innecesario a los alumnos y maestros.

La imágenes en televisión dan cuenta de cada edificio caído, al mismo tiempo  transmiten en vivo cada rescate o búsqueda, la ciudad sufre y sin embargo ver a los voluntarios cantar CIELITO LINDO con la finalidad de levantar el alma y darse ánimos unos con otros es algo inexplicable, somos mexicanos y “También de dolor se canta”… México hoy no duerme, México hoy se abraza y lucha contra todo…