sábado 16 de diciembre de 2017 | 04:37
Columnas

Sálvese quien pueda

@hestrada_otero lun 18 sep 2017 18:50
Miguel Ángel Mancera, avisa así, que buscará la candidatura presidencial del Frente Ciudadano por México.
Miguel Ángel Mancera, avisa así, que buscará la candidatura presidencial del Frente Ciudadano por México.
Foto propiedad de: Internet

 

El banderazo de salida fue dado, y como dirían los clásicos, “la caballada esta flaca”.

Tenemos a los mismos suspirantes presidenciales de sexenios anteriores para ser nominados por sus tribus. Están los que han sido presidentes legítimos y víctimas de la mafia del poder con su respectiva dosis de amlove; los niños malcriados que viven en un sistema Montessori azul y blanco; los representantes del Greenpeace, que el único amor que profesan a lo verde es a los billetes de ese color; y los jurásicos con su tercera generación de crías.

Sin embargo, el día de ayer, un personaje apartidista, tomó la palestra de la Asamblea de representantes de la novel CDMX, y anunció que es hora de finalizar con el debate de las izquierdas y derechas para privilegiar el beneficio común.

El actual mandatario capitalino, Miguel Ángel Mancera, avisa así, que buscará la candidatura presidencial del Frente Ciudadano por México. Esto nos debe parecer de lo más lógico, ya que precisamente al ser un ente sin partido político, puede ser el representante de las derechas y las izquierdas. Lo que me preocupa, es que anuncie que utilizará como base lo hecho en la Ciudad de México para llevarlo a nivel nacional.

Eso quiere decir, que si tomamos en cuenta lo que él llama, “sus logros de gobierno”, y los analizamos, lo que obtendremos a nivel nacional es:

Mayor inseguridad, incremento del narcomenudeo, violencia de género, legalización de la prostitución y tráfico de personas, vialidades estúpidamente mal planeadas, corrupción en las asignaciones de permisos inmobiliarios, altos niveles de contaminación por estrangular las vialidades, ciudades que parecerán zona de guerra (basta visitar la zona rosa de la ciudad), etcétera.

Si lo anterior es lo que el señor Mancera planea llevar al resto del país, sálvese el que pueda.