martes 17 de octubre de 2017 | 12:38
Columnas

“La belleza en oficinas: ventaja y dolor”. Machismo femenino

@Goldenpoisonivy lun 18 sep 2017 15:12
“Ella es feminazi porque lucha por los derechos de la mujer; está loca”…
“Ella es feminazi porque lucha por los derechos de la mujer; está loca”…
Foto propiedad de: Internet

 “La complicidad de la mujer ante el poder que nos oprime por nuestro género”

Susana una de las mujeres más atractivas de la oficina, el día de hoy, al llegar a su trabajo, le comentó a una de sus compañeras que iba  a buscar el puesto de gerente general, ya que hacía unos meses había terminado su maestría y cuenta con la experiencia suficiente.

Desde hace cinco años, esa plaza siempre había sido ocupada por hombres, ya que la carga de trabajo en ciertos meses es muy complicada y los horarios de salida son de madrugada. Una de sus compañeras, al escuchar a Susana, le respondió que cómo se le ocurría querer concursar por esa plaza si solo los hombres pueden con esa carga de trabajo; Susi, en respuesta, le dijo que podría con eso y se sentía preparada para ello.

Pasaron meses y la plaza se puso a concurso, en el que entró Susana y lo ganó. Hoy en día es gerente general del área de presupuesto, pero desde que le dieron el cargo las mismas mujeres de la oficina le han inventado que se ha acostado con casi la mitad de los directivos, que está toda operada, que usa faldas para llamar más la atención y que su ascenso se debió a que le había acostado con el dueño de dicho corporativo.

Así, como esta historia, cuántas veces no hemos escuchado de parte de una mujer, los siguientes comentarios:

“María obtuvo el puesto de directora de área porque se acuesta con el jefe”…

“Regina se puso pechos para lucir más sexy y encontrar un novio con dinero que la mantenga”…

“Ella no puede ser ingeniera y dirigir una obra porque es mujer”…

“Ella debería de quedarse a cuidar a los hijos mientras su esposo trabaja, por eso luego la engañan”…

“Ha de ser mujer, por eso maneja tan mal”…

“Ella es feminazi porque lucha por los derechos de la mujer; está loca”…

“Dios hizo a la mujer para servirle al hombre”…

“Nuestra sociedad aún no está preparada para tener una mujer dirigiendo el país”…

“Como es hombre, puede tener muchas amantes, pero si ella sale con varios hombres, es una zorra”…

“Ella se dejó embarazar para amarrárselo”…

¿Descalificamos a las otras para colocarnos en una posición superior y parecer más atractivas?...

¿Odiamos a una mujer más preparada, más atractiva solo porque su  presencia nos hace sentir "que no estamos a la altura"?...

Y con los sucesos tan recientes de asesinato de Mara, en cuantos publicaciones no hemos encontrado:

“Para qué andaba de madrugada en un bar”…

“Para qué tomó un taxi a esas horas”…

“Ella tuvo la culpa por liberal”…

“Son feministas todas las que andan en esos movimientos, que dicen #Niunamás”…

Ya es hora de alzar la voz diciendo: “Ya basta de prejuicios de Género y de que las mismas mujeres nos estemos dañando, obstaculizando de esa manera la defensa de nuestros derechos, haciéndonos cómplices del poder que nos oprime”…

En otros escenarios, están esas mujeres a quienes se les tacha de feministas por hacer valer sus derechos y los de las demás.

Una de ella fue Emily Davison  quien realizó  acciones en contra de la opresión y de la violación de los derechos de la mujer, fue detenida y encarcelada por varios delito, haciendo una huelga de hambre, como protesta por las injusticias, tirándose de una escalera de hierro sufriendo daños graves en la columna vertebral, su único propósito era que se le permitiera votar a las mujeres.

Otra mujer que decidió hacer algo por su género, fue  Olympe de Gouges quien durante la Revolución Francesa decidió protestar contra la “Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano” y escribió sobre los “Derechos de la Mujer y la Ciudadana”. 

Si críticas a  las mujeres que quieren hacer valer sus derechos y buscan igualdad, entonces estás en contra de poder votar, llegar a ser participe como candidata de elección popular, recibir  igualdad de  salario al de un hombre por hacer el mismo trabajo y haber tenido la oportunidad de estudiar una carrera, solo por mencionar algunos ejemplos.

Por otro lado, pareciera que ser mujer nos sitúa como un ser incapaz intelectual, física y laboralmente, y que nuestro propio género, en lugar de unirse por la defensa de sus derechos, se tiene poner en contra para que  ninguna sobresalga ni  le sea valorado su trabajo, debido a una cultura retrógrada que no nos hace avanzar en la búsqueda de espacios e igualdad de circunstancias para  las mujeres.

Mientras, gran parte de las mujeres violentadas o asesinadas son la consecuencia de una cultura machista que ha prevalecido por décadas, a veces simplemente con el  hecho de cosificar a la mujer se les quiere dominar o subestimar. Y lo peor es que esa cultura no solo está impregnada en los hombres sino también en las mujeres que denigran y dañan a otras con sus comentarios y acciones. Otras tantas mujeres, inconscientemente, transmiten la cultura machista al educar a sus hijos varones como hombres violentos, haciendo que sus hermanas o su misma madre este a su servicio, o que entre hijos e hijas no exista igualdad de obligaciones y tareas en los hogares.

De acuerdo a una publicación de El Economista, de fecha de 12 de marzo del presente año, sobre los diez mapas de la situación de la mujer en el mundo, México, en el tema de desigualdad dentro de la familia, tiene una situación en la que, dependiendo de la región y de las demás latitudes del resto del mundo, la mujer carece de seguridad física, pues son expuestas a la violencia y al abuso.

Sobre la participación en el mundo, México sigue sin permitir un acceso pleno de las mujeres en la toma de decisiones gubernamentales, tan solo hay que  voltear a ver, que solo existe una mujer Gobernadora en nuestro país, si observamos  el número de mujeres al frente de Secretarías de Estado, nos podemos dar cuenta de la situación en la que nos encontramos en paridad política, otro ejemplo es el reciente gabinete presentado en el Estado México, donde la presencia de la Mujer al frente de Secretarias es mínimo. Un dato que da curiosidad referente del marco gubernamental para la igualdad de género dado a conocer en las estadísticas del Economista, nuestro país tiene grandes avances en el tema de leyes, planes de acciones y la CETEDCM (Convención Sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer), lo que pareciera denotar que existen obstáculos invisibles que no ayuda a la ejecución de lo legal.