jueves 14 de diciembre de 2017 | 04:46
Columnas

Cómo ve @antonio_navalon a los dioses en Macuspana y el papel de @JoseAMeadeK

@FedericoArreola lun 18 sep 2017 20:52
“Hoy la política es emoción y tecnología. Antes era emoción, tecnología y, sobre todo, odio. Pero Trump le ha quitado al mundo las ganas de experimentar”
“Hoy la política es emoción y tecnología. Antes era emoción, tecnología y, sobre todo, odio. Pero Trump le ha quitado al mundo las ganas de experimentar”
Foto propiedad de: Internet


Meade, los dioses en Macuspana y las tortillas

Posted by sdpnoticias on Monday, September 18, 2017

“Los políticos mexicanos están locos”, dice Antonio Navalón. Es una gran verdad. Lo están porque insisten en pelear a base de periodicazos, en un mundo que ya no admite tales instrumentos de combate.

Están locos los políticos mexicanos, sostiene Antonio, porque siguen creyendo en las encuestas: “No saben que las encuestas son una cosa a la cual engañar”.

No saben nuestros políticos, apunta Navalón, “que el mundo hoy se mueve por un muro, ese muro que se inventó un señor llamado Zuckerberg”: el mundo Facebook.

Tiene razón el colaborador de El País: “Hoy la política es emoción y tecnología. Antes era emoción, tecnología y, sobre todo, odio. Pero Trump le ha quitado al mundo las ganas de experimentar”.

A la gente ya le cansaron los candidatos que prometen mundos raros y fantásticos, y esto es importante precisarlo hoy, que “hay muchos candidatos, (cuando) ya todo es el 2018… como si el 2017 los muertos, el hambre, lo que pasa en este momento no tuviera ninguna importancia”.

Todos los políticos quieren ir al 2018, pero, pregunta Navalón, “¿cómo irán al 18?”.

 

Ya no seremos un país corrupto: la promesa de AMLO

Antonio Navalón estaba inspirado al hacer la videocolumna:

“Desde esa posición del Moisés de la democracia que garantiza que ya por fin seremos un país no corrupto y que, una vez más, conseguiremos acabar con el virus que nos pegaron los españoles, como pretende López Obrador, un partido (Morena) que confía todo a que el pueblo no sabe organizarse y que ellos están aquí para organizarnos, aunque solo sea en nuestra desgracia”.

 

El PAN perdió su oportunidad

Es bueno el análisis de Navalón:

“Otro partido que tuvo la oportunidad, en el año 2000, de demostrar las diferencias políticas y enseñar por qué se podía hacer lo mismo, pero mejor… y sin embargo el PAN claudicó ante las peores costumbres priistas”.

 

La izquierda y su poesía romántica y las dos visitas de Dios a México

Y Navalón también habla de la izquierda:

“La izquierda es como una poesía, como el romanticismo. Los que entienden y saben de dioses dicen que solamente vino dos veces Dios a México. Una a Macuspana y otra a (el diario) Reforma, pero ahí (en Reforma) tuvo que esperar a que pudiera ser atendido”.

“En cualquier caso, lo que es claro, es que nuestra vida está en manos de los dioses aunque ya es hora de que los humanos las tomemos”.

“López Obrador no es exactamente de izquierda ni de derecha, es más bien teológico, casi eclesiástico. Él cree en el bien y en el mal, él cree que Dios algún día bajó a Macuspana y le tocó la frente y que a partir de ahí todo sería limpieza y quitar los pecados del pueblo mexicano”.

 

A quién darle una tortilla para cuidarla si solo tenemos dos en la mano

Es interesante la historia de las dos tortillas que cuenta Antonio Navalón:

“En esa tesitura, ¿a quién votar? ¿Cómo votarles? Pues mire, hágame caso, míreles la cara y piense solo una cosa: si usted tuviera dos tortillas, ¿a quién le daría una? Y en ese caso se daría cuenta que a lo mejor el Mesías tiene la tentación de quitarle una al que solo tiene dos y, también, se daría cuenta de que el PAN es más de lo mismo y también se daría cuenta de que México ahora lo que necesita sentar en un proceso de construcción donde realmente se reflejen los cambios, y eso es solamente la capacidad de gobernar, eso es solamente la capacidad de poder atender a unos y otros”.

 

Meade, el único que pudo gobernar con Calderón y con Peña

Navalón no se anda con medias tintas a la hora de elegir a quién entregar una de sus dos tortillas:

“Yo no sé si José Antonio Meade puede ser o no presidente, pero sí sé que es el único que puede gobernar con Calderón y con Peña Nieto, el único que puede llevar una mesa con Videgaray y no morir en el intento, el único que puede al final del día convencer a los dueños del dinero, hoy huérfanos, y a los demás de que tal vez el será un buen presidente. ¿Será?”.

“Pero mientras tanto piense esto: Todos ellos (los políticos) no son nada. Usted y lo que haga usted (la gente) es lo único que importa”.