viernes 22 de septiembre de 2017 | 03:34
Columnas

Beneficia a @ManceraMiguelMx que las reglas de @JorgeGCastaneda solo las cumpla @EnriqueKrauze

@FedericoArreola mié 13 sep 2017 20:32
Solo Krauze tiene autoridad moral para unir a líderes políticos, morales y empresariales... pero no está interesado
Solo Krauze tiene autoridad moral para unir a líderes políticos, morales y empresariales... pero no está interesado
Foto propiedad de: internet


Sexo en el Frente

No recuerdo dónde leí que “el sexo no es una opción, sino un instinto”. Esto es verdad en el caso de los seres humanos comunes y corrientes, pero resulta absolutamente falso si hablamos de los políticos (y las políticas). Para los señores y las señoras del poder, el sexo es un accesorio que utilizan para mejorar su apariencia o, al menos, eso es lo que piensan. El único instinto que los políticos y las políticas tienen es el de buscar cada día más elevadas posiciones en el gobierno.

Ricardo Anaya se inventó el Frente Ciudadano por México por puro instinto. Tenía que ser creativo para poderle arrebatar la candidatura presidencial panista a Margarita Zavala, mucho más popular que él.

El PRD, por su parte, participa en ese juego simplemente para seguir en los medios. El que fuera el gran partido de la izquierda mexicana ha perdido prácticamente toda su relevancia debido al crecimiento de Morena, el partido de Andrés Manuel López Obrador. Así que el perredismo se aferra a cualquier clavo ardiente con tal de que se le siga tomando en cuenta.

¿Por qué Miguel Ángel Mancera ha apoyado al Frente, es decir, a Anaya? Por instinto. También, por mañoso. Mancera ve en el fracaso parcial del Frente –parcial, que quede claro– la mejor posibilidad de construir una candidatura presidencial viable para el 2018.

A Mancera le conviene que el Frente –al menos la alianza entre el PAN y el PRD– presente un candidato común en las elecciones de jefe o jefa de gobierno de la Ciudad de México. Y, como todo el mundo, está convencido de que solo hay una persona capaz de derrotar a Morena, que nominará a Claudia Sheinbaum: el zacatecano Ricardo Monreal, que ha sido siempre el segundo político más conocido en el partido de López Obrador y que ya rompió con el tabasqueño.

Para el Frente Ciudadano no tiene chiste, por así expresarlo, seleccionar a su candidato para el ex DF. La mejor opción, por mucho, es Monreal. Pero…

A Mancera le conviene, también, que sea absolutamente complicado el proceso de selección del candidato del Frente Ciudadano. Mientras más enmarañado el procedimiento, menores serán las posibilidades de llegar a un arreglo.

Hoy, en El Financiero, Jorge El Güero Castañeda, uno de los promotores del Frente, habla de la enorme complejidad del problema. Lo cito:

1.- “Héctor de Mauleón relató la semana pasada en su columna de El Universal los pormenores de la discusión entre los líderes del Frente –seguramente con su anuencia– sobre las posibles vías para seleccionar a los principales candidatos del mismo”.

2.- “Según De Mauleón, una de las propuestas consistiría en crear varios criterios ponderados, que comprendieran encuestas, debates, votaciones de direcciones y de asambleas estatales de los partidos, primarias, y alguna ponderación para los grupos y personalidades de las organizaciones de la sociedad civil (OSC)”.

3.- “La ventaja de este procedimiento residiría en su transparencia, en la legitimación de las candidaturas así seleccionadas y en su apertura. Podrían participar aspirantes de los tres partidos, pero también contendientes sin partido”.

4.- “Otras voces dentro del Frente, o cercanas, proponen un esquema diferente. Y anteponen sus razones de fondo a sus detalles concretos. Las primarias en México, cualquiera que sea su presentación específica, dividen”.

5.- “En el caso del Frente, sin embargo, existirían varios riesgos inherentes al esquema descrito por De Mauleón. La clave del éxito yace en la conservación de los electorados partidistas por los candidatos escogidos. De nada sirve un procedimiento democrático, abierto y transparente, si desemboca en una candidatura panista inaceptable para los votantes del PRD (Margarita Zavala) o perredista, rechazada por los electores panistas (Miguel Ángel Mancera)”.

6.- “Los partidarios de la segunda vía preferirían que se reúnan los liderazgos de los tres partidos, más, en su caso, un representante de cada uno del activismo social, de la intelectualidad y del empresariado, y se encerraran hasta que saliera humo blanco”.

7.- “Todo indica que tanto el tema del proceso de selección de candidatos, como las necesarias virtudes y las inevitables deficiencias de todos los posibles, se encuentran en el tablero de control de los creadores del Frente”.

 

¿Por qué Castañeda veta a Margarita y a Mancera?

De entrada, el propio Castañeda, que ha sido uno de los generadores del Frente, ha sembrado la división en el mismo al vetar a dos personas: Margarita Zavala y Miguel Ángel Mancera.

En el equipo de la señora Zavala saben que esa es la actitud de no pocos de los organizadores del frente: frenar a la aspirante panista más popular. Por esa razón, en el mismo diario en el que publica El Güero Castañeda, un hermano de Margarita, Juan Ignacio, se burla del Frente. La opinión de Juan Ignacio es importante no solo por su parentesco con la precandidata, sino porque realmente influye como estratega en las decisiones que ella toma.

En el equipo de Mancera, si alguien leyó a Castañeda, también debe haber molestia: ¿por qué uno de los promotores del Frente Ciudadano elimina tan a la ligera al todavía jefe de gobierno de la Ciudad de México?

 

Con el método Castañeda, solo Krauze

El método que parece gustarle a Castañeda –“que se reúnan los liderazgos de los tres partidos, más, en su caso, un representante de cada uno del activismo social, de la intelectualidad y del empresariado, y se encerraran hasta que saliera humo blanco”– solo sería viable, es decir, no generaría divisiones si el elegido como candidato fuera un intelectual con enorme autoridad moral y sin compromisos partidistas de ningún tipo, y nada más hay uno con tales características en México: Enrique Krauze, que cumple 70 años de edad y está en plena forma para encabezar un reto como el de una candidatura presidencial ciudadana exitosa, pero que me parece no está interesado en andar de grillo. Tiene algunos libros que escribir, así que dirá: “Si saben contar, no cuenten conmigo”.

 

Un Frente realista

El Frente puede tener éxito si es realista. Ya es bastante contar con un candidato competitivo en la Ciudad de México. No existía ninguno fuera de Morena, pero ya existe y quiere ser postulado por el Frente Ciudadano: es Ricardo Monreal.

En la contienda nacional cada partido político tendrá que arreglárselas para vencer a López Obrador –el verdadero enemigo del Frente– sin alianzas imposibles.

El PAN tiene una gran candidata, la señora Zavala, y dos aspirantes con menos posibilidades, Anaya y Rafael Moreno Valle. ¿A quién elegirán los panistas? Ellos sabrán. Pero si eligen mal es probable que buena parte del voto panista se vaya al PRI si este partido elige a alguien con un perfil conservador y con fama de buen funcionario público como José Antonio Meade.

El PRD tendrá que jugársela con la mejor carta que tiene: Mancera. Movimiento Ciudadano, para no ser del todo desleal a su historia, no tendrá otra opción más que apoyar al jefe de gobierno capitalino, un político liberal, sin partido, identificado con la izquierda, más apreciado fuera de la Ciudad de México que en la capital, pero que de la mano de Monreal puede hacer mucho más que ruido en lo que alguna vez fue el Distrito Federal.

Hay por lo pronto tres opciones: PRI, PAN y Morena. Si Mancera y el PRD construyen una cuarta opción, serán competitivos y no habrá nada para nadie. Este escenario me parece más realista que un Frente cuyos promotores, como El Güero Castañeda, tan abierta como indebidamente eliminan a dos aspirantes –Mancera y Margarita–, lo que significa que no quieren jugar parejo y desean sacar adelante, a cualquier costo, a Ricardo Anaya