miércoles 22 de noviembre de 2017 | 11:35
Columnas

Grupo MAS, Odebrecht, y la palabra incumplida de Yunes frente la corrupción

@econoscopio mar 12 sep 2017 08:32
Los servicios por el manejo del agua y alcantarillado proporcionado a los habitantes del Puerto de Veracruz y Medellín ha sido muy deficientes
Los servicios por el manejo del agua y alcantarillado proporcionado a los habitantes del Puerto de Veracruz y Medellín ha sido muy deficientes
Foto propiedad de: Internet

El gobernador de Veracruz, Miguel ángel Yunes Linares, prometió que acabaría con la corrupción y la opacidad en el manejo de los recursos públicos que dejó su antecesor, el priista Javier Duarte, pero para los habitantes del Puerto de Veracruz y Medellín. La palabra empeñada por el panista no ha sido cumplida, sobre todo cuando reciben las facturas del servicio del agua potable por parte del Grupo MAS, que es una sociedad conformada por la brasileña Odebrecht, y la española Aguas de Barcelona, que es actualmente la concesionario de este servicio.   

El gobierno duartista en 2015, ante el problema financiero del servicio de agua que arrastraba un déficit  de  más 90 millones de pesos, instruyó a los legisladores de la mayoría priista del Congreso del Estado para que aprobaran  la privatización del Sistema de Agua y Saneamiento (SAS) de la zona metropolitana Veracruz-Boca del Río y Medellín.

Los legisladores aprobaron la creación de la Sociedad Anónima Promotora de Inversión de Capital Variable, la cual, como empresa mixta, que operaría el 80 por ciento del capital, y por 30 años prestará los servicios públicos de agua y saneamiento en los municipios de Veracruz y Medellín.

En agosto del 2015 la diputación permanente del Congreso del estado de Veracruz aprobó la concesión del SAS por 30 años a la empresa mixta Grupo Metropolitano de Agua y Saneamiento (MAS), Sociedad Anónima Promotora de Inversiones de Capital Variable (SAPI de CV) .

El documento aprobado por los legisladores del PRI y el PAN liberaba a la empresa concesionaria de la obligación de construir infraestructura para garantizar el abasto de agua o buscar nuevas formas de abastecimiento. Además, incluyó la posibilidad del aumento de tarifas de manera mensual por el servicio de agua, alcantarillado y drenaje.

El Grupo Metropolitano de Agua y Saneamiento logró otras facilidades atípicas  en el título de concesión. Por ejemplo, si durante 10 días no trabaja a causa de un ciclón, ese tiempo no se computa para los 30 años.

El Grupo MAS también le fue concedido que cuando el usuario no pague el agua en dos meses, se le podrá cortar el suministro; a los tres meses “pueden ser sujetos a medidas de apremio”. Si no paga en definitiva, la empresa concesionaria se cobrará de las utilidades que reciban los ayuntamientos.

Muchos trabajadores del SAS se quedaron sin empleo con la privatización del servicio del agua y el Gobierno Estatal panista, no defendió sus derechos laborales a esos servidores públicos.  

Mexicanos contra la Corrupción realizó un reportaje en el que denunció que el Grupo Ambientalista Pro Veracruz integrado  Odebrecht e Integradora de México, filial de la española Aguas de Barcelona, su inscripción todavía estaba en trámite ante el Registro Público de la Propiedad y con todo y eso se le otorgó  servicio de la distribución del  agua, además de que ya se habían destapado y eran del dominio publico los escándalos de corrupción y sobornos de la empresa brasileña.    

Los servicios por el manejo del agua y alcantarillado proporcionado a los habitantes del Puerto de Veracruz y Medellín ha sido muy deficientes y las quejas se han multiplicado, hasta que el pasado mes de mayo llegó hasta el congreso local una petición de los usuarios para exigir que los diputados veracruzanos subieran al pleno una iniciativa que proponga la cancelación de la concesión a Grupo MAS-Odebrecht, no solo por los malos servicios que ofrece sino también porque no ha invertido un solo peso en la modernización del desaparecido SAS.  

No solo los consumidores de casa habitación se han quejado del mal servicio del concesionario privado  del manejo del agua y saneamiento del puerto veracruzano; el sector empresarial también ha denunciado altos cobros irregulares del Grupo MAS.

Daniel Martin Lois, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y Alimentos Condimentados en Veracruz, manifestó en mayo de este año que habían interpuesto una queja debido a que existe incertidumbre en la forma en la que están manejando el tabulador del vital líquido por parte del concesionario.

Los abusos de la empresa conformada por Odebrecht, y Agua de Barcelona en contra de los consumidores veracruzanos y las grandes facilidades que ha tenido la concesionaria del bien hidráulico, no ha tenido un freno de parte del Gobernador del Estado.

Habría que recordarle al Sr. Miguel Ángel Yunes que quiere dejar en la gubernatura de ese Estado a su hijo, que en la corrupción del consorcio brasileño, no solo están implicados personajes  priistas, también están inmiscuidos y bajo investigación destacados personajes de su partido como es el caso del ex – Presidente Felipe Calderón.

Lo poco transparente de la concesión para el manejo del agua de los municipios de Veracruz y Medellín están ya afectando la vida cotidiana de los habitantes de esa región y podría influir en la decisión de por quién votar en las elecciones para gobernador que se efectuará el próximo año.