miércoles 22 de noviembre de 2017 | 11:35
Columnas

Después de validar Nayarit y Edomex, toca el turno de Coahuila en el TEPJF

@CapitolioGHG mar 12 sep 2017 21:28
Si el TEPJF ratifica el triunfo del PRI, Miguel Riquelme rendirá protesta ante la actual legislatura
Si el TEPJF ratifica el triunfo del PRI, Miguel Riquelme rendirá protesta ante la actual legislatura
Foto propiedad de: Internet

Con la validación de las elecciones para gobernador en Nayarit —el jueves pasado— y del Estado de México —prevista para las próximas horas—, solo quedarán por resolver las de Coahuila, las más espinosas de las tres impugnados ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF). La prelación obedece a que el cambio de poder en Estado de México será este sábado y en Nayarit el martes 19. El caso de Coahuila, el TEPJF dispone de más tiempo para emitir su sentencia, pues el periodo de la actual administración concluye el 30 de noviembre.

Si el TEPJF ratifica el triunfo del PRI, Miguel Riquelme rendirá protesta ante la actual legislatura, de mayoría priista, el 1 de diciembre. Pero si las elecciones se anulan, como el Frente por la Dignidad de Coahuila (FDC) y el CEN del PAN aseguran que sucederá, el Congreso nombrará un gobernador interino y en un lapso de tres meses convocará nuevos comicios.

En Nayarit, donde Morena impugnó la candidatura de Antonio Echevarría por no haber cumplido el servicio militar y, según esa apreciación, tener suspendidos sus derechos políticos, la coalición “Juntos por ti” (PAN, PRD, PT y PRS) aventajó a la del PRI, el Verde y el Panal (“Nayarit de Todos”) por 12.17 por ciento, equivalente a 62 mil votos. Los magistrados de la Sala Superior votaron por unanimidad que la falta de la cartilla militar no inhabilitaba a Echevarría. La sentencia del Tribunal Estatal Electoral había sido en el mismo sentido.

En el de Estado de México, el TEPJF dio un paso hacia la confirmación del priista Alfredo del Mazo (PRI), al desechar “los argumentos (…) de las causas de nulidad, porque contrario a lo argumentado: 1) el Tribunal local no omitió el estudio sobre los reclamos de anulación de los votos recibidos en diversas casillas; 2) el Tribunal local estudió de manera exhaustiva los argumentos sobre las irregularidades planteadas, así como los medios probatorios que obraban en los expedientes; 3) fueron correctos los criterios y razones a partir de los cuales se determinó que no se actualizaron las causas de nulidad de la votación en las casillas impugnadas”.

La elección de Coahuila es la más complicada, pues de las tres para gobernador celebradas este año, fue la única impugnada por exceder el tope de gastos de campaña, de 19.2 millones de pesos, entre otras irregularidades. El Frente por la Dignidad de Coahuila (FDC), liderado por los excandidatos Guillermo Anaya (PAN), Armando Guadiana (Morena), Javier Guerrero y Luis Horacio Salinas (independientes), demanda repetir las elecciones.

En su sesión del 17 de julio, el INE aprobó el dictamen de la Unidad Técnica de Fiscalización (UTF) según el cual el candidato del PRI, Miguel Riquelme, rebasó en 7.8 por ciento el límite de gastos de campaña, y el panista Guillermo Anaya, en 4.5. El artículo 41 de la Constitución advierte que cuando el monto se excede en un cinco por ciento y la diferencia de votos entre el primero y el segundo lugar es menor a esa proporción (la diferencia entre Riquelme y Anaya fue de 2.4), el proceso puede anularse; en tal caso, “se convocará a una elección extraordinaria, en la que no podrá participar la persona sancionada”.

El 7 de septiembre circuló una nota de “La Jornada” en el sentido de que, como resultado de los procedimientos oficiosos autorizados por el INE, la UTF incrementó a 16.3 por ciento el rebase en los topes de campaña de Riquelme, y a 11.1 el de Anaya. Si el dictamen se confirma, los dos podrían ser inhabilitados para participar de la segunda vuelta.

Sin embargo, el PRI, Riquelme y el gobernador Rubén Moreira dan por descontado que el TEPJF validará el resultado de las elecciones del 4 de junio, como sucedió en Estado de México y Nayarit. Después de que el presidente Peña Nieto lo recibió en Los Pinos el 24 de agosto, Riquelme se entrevistó con los presidenciables de su partido: Miguel Osorio, José Narro y José Antonio Meade; excepto con Aurelio Nuño. También se reunió con José Calzada y Enrique de la Madrid.

La seguridad es tal que el secretario de Desarrollo Económico, Antonio Gutiérrez, anunció que Moreira y Riquelme realizarán giras de promoción por China y Alemania, además de participar en la asamblea de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi), en Bolivia, entre el 7 y el 17 de octubre (“El Diario de Coahuila”, 12.09.17).

Pero mientras el TEPJF no diga la última palabra, nadie puede cantar victoria todavía. Así lo advierte el excandidato del PAN, Guillermo Anaya, quien, después de reunirse este lunes con los magistrados Felipe de la Mata, Reyes Rodríguez y Felipe Fuentes, declaró que “la nulidad de las elecciones en Coahuila está más cerca que nunca”. Dijo que “el robo del siglo” no se consumará, pues “la ciudadanía se unió y documentó una gran cantidad de pruebas del fraude electoral orquestado por la familia Moreira”. Según Anaya, el rebase de los topes de campaña de Riquelme se elevará cuando el INE resuelva a queja 141.

Por su parte, el senador Luis Fernando Salazar (PAN) pidió ante el pleno de la Cámara alta un punto de acuerdo para “exhortar al presidente de la república y a los titulares de las secretarías de Estado a suspender las reuniones con Miguel Riquelme Solís, hasta en tanto no exista una resolución por parte del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, respecto a la anulación de las elecciones a gobernador en el estado de Coahuila”, señala un comunicado.

Frente a la “inminente anulación (…) están desesperados por adelantar los procesos (…), el gobierno federal debe abonar a la certeza, imparcialidad y legalidad que deben prevalecer en esta etapa (…) y no abonar la desconfianza ciudadana en las instituciones”, apunta.