miércoles 22 de noviembre de 2017 | 11:35
Columnas

Anahí y su compromiso ante la tragedia en Chiapas; ¿AMLO y su apoyo a una guerra nuclear?

@ginesacapulco mar 12 sep 2017 17:22
Anahí.... criticada en redes
Anahí.... criticada en redes
Foto propiedad de: Internet

 

 

   ¿Andrés Manuel ha perdido la razón? ¿AMLO juega a volver a perder la presidencia, siendo ya el palero mayor, o porque sabe que su momento ya pasó? Esa y otras dudas asaltan al electorado, a sus seguidores entre los que me incluyo (aún). Porque parece se empeña en perder el 2018, y lleva la ruta directa a conseguirlo, los apoyos al régimen impresentable de Nicolás Maduro, no por parte de él directamente, pero sí de personajes encumbrados en el entramado del partido MORENA, y no solo eso, increíblemente también militantes de MORENA expresaron su apoyo al régimen del Camarada Kim Jong Un y sus amenazas ni más ni menos que a una guerra nuclear, condenando el partido de Andrés Manuel el retiro del embajador de aquel país en México, precisamente por sus ensayos nucleares, tanto demenciales como al margen del derecho internacional; misma decisión del gobierno de México que no tiene otro sinónimo que la CONGRUENCIA, y solo baste revisar los tratados de Tlatelolco, firmados en 1969 en nuestro país relativos a la materia.

En fin, Andrés Manuel es un personaje que cada día ya hasta asusta, incluso a los que lo hemos apoyado durante décadas, porque si bastarle con no aliarse con ningún partido de izquierda (pésimas e innecesarias maneras de por medio), solo se queda con uno: el PT, un partido de abierta ideología comunista, único en México con esas artríticas, criminales y fracasadas ideas, y adicto al gobierno norcoreano, mismo que amenaza con la paz y la vida en el planeta entero.

Otra cuestión a comentar hoy, es el linchamiento vía redes sociales a la actriz y cantante Anahí, la primera Dama del golpeado estado de Chiapas, que mucho antes que eso es una superestrella a nivel internacional, y que con sus millones de seguidores en twitter y facebook, convocó a una recolección de víveres, vía un sistema de centros de acopio gestionado solo por ella, en alianza con una cadena nacional de almacenes de autoservicio, sin la intervención, en este caso en particular, de nadie más en el gobierno de su entidad.

No puede ser que el padre Solalinde condene algo como la AYUDA HUMANITARIA, es simplemente surreal algo así, pero así es, y el que se sumen miles de imbéciles a tan monstruosa expresión de mezquindad.

   ¿En qué país vivimos, qué nos espera? Ese par de preguntas queda en el aire, en medio de la podrida conciencia y moral nacional mexicana.