lunes 23 de octubre de 2017 | 01:37
Columnas

¿México de la patada?

@deliha25 vie 11 ago 2017 10:11
Foto propiedad de: Internet

 

México reducido a narco-fosas a zona de guerra callada, con olor a muerte destrucción y con el foco rojo de la inseguridad prendido hace un buen rato.

La noticia de lavado de dinero no es nueva en nuestro país, quizá lo nuevo será el revuelo causado al nota dos nombres bastante conocidos dentro de ámbitos populares, el glorioso futbol, que es el deporte predominante en México, para colmo el capitán y líder por muchos años de  La selección Nacional; Rafael Márquez Álvarez… por el otro lado, la música popular o lo que ahora se ha dado por llamar, erróneamente, “Genero Regional Mexicano” y digo erróneamente porque la música grupera  como originalmente era llamada, no representa a ninguna región del país, a últimas fechas es más una mezcolanza de diferentes ritmos, en fin de este lado uno de sus representantes más conocidos; Julión Álvarez, Julio Cesar Álvarez Montelongo, chiapaneco, cantante de lo que él llama norteño-banda.

Pues bien ambos  personajes  en la cúspide de la fama cada uno en su oficio, son ahora más populares al  ser descubiertos dentro  de una lista donde no cualquiera quisiera aparecer, El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos los pone  al parejo y como “presuntos” lavadores de dinero del  narcotraficante Raúl Flores Hernández,  alias “El Tío”, preso hasta hace poco en el Reclusorio Sur y ahora huésped en Almoloya, allá en las tierras priistas toluqueñas, ahora en manos de las autoridades federales, cabe mencionar que Los Estados Unidos solicitó la extradición del “Tío”  quien fuera operador de Caro Quintero y el famoso Don Neto  en épocas pasadas.  Ahora manejando un perfil muy bajo se posicionaba en las cúspides del hampa. Cosa curiosa, dentro de los implicados con el cantante y el futbolistas también figura  el nombre de uno de los hijos de Rafael Caro Quintero, veamos en qué quedan las indagatorias y las declaraciones.

 Todos fuimos testigos de la rueda de prensa  a la cual citó Rafael Márquez, también vimos un “face-live”  donde un Julión despreocupado, aparentemente,  culpaba a las envidias del supuesto chisme que circulaba, llevándose con esto los memes y las burlas de las redes sociales, pues el supuesto envidioso sería; “El Departamento del tesoro de los Estados Unidos”, cosa que seguramente nadie le había informado oportunamente y que ayer jueves en rueda de prensa vimos cambiar de actitud… Pues una acusación de ese nivel debe tener repercusiones fuertes, no es cualquier cosa ser investigado por la DEA.

Esta rueda de prensa atiborrada de medios donde parecía que nada debe y nada teme, aseguraba  estar a disposición de lo que las autoridades  reclamaran, refiriéndose a papeles, y deslindar responsabilidades con quien  afirma solo vio hace unos  ocho años, al inicio de su carrera como solista, pues Raúl Flores Hernández era dueño de un lugar llamado “La Camelia” allá en Guadalajara Jalisco y donde en al menos dos ocasiones presto sus servicios musicales, pero negó toda amistad con  el ahora preso en Almoloya…

Y aunque Julión niega que se hayan congelado sus cuentas bancarias  en México o sepa de cancelación de trabajo en los Estados Unidos, algunos medios importantes señalan como La Secretaría de Hacienda y Crédito Público  en comunicación con La Unidad de Inteligencia Financiera da a conocer un oficio donde se giran instrucciones para que todas las  instituciones financieras, como bancos, casas de cambio y  hasta casas de bolsa;  cesen las operaciones con estas personas físicas y/o morales, refiriéndose a las 66 que figuran dentro de la lista emitida por El Departamento del Tesoro de los Estados Unidos.

 Mientras sean peras o manzanas… “Si ves las barbas de tu vecino cortar… pon las tuyas a remojar…” reza el conocido refrán, y más de alguno debe estar por ahí con “el Jesús en la boca…” y como mencionan las redes sociales, muchas fotografías deben estar desapareciendo al mismo estilo de Presidencia de la República que  borró de su cuenta de Instagram  la ya famosa fotografía con Julión y Manuel Velasco  paseando en El Cañón del Sumidero, Chiapas, nunca entendimos, ¿por qué permitieron que se subiera tal foto si debían tener ya la información de lo que estaba ocurriendo en las indagatorias que la DEA estaba haciendo  en el Reclusorio Sur… ¿ Peor aún… ¿Si sabían que Julión estaba siendo investigado por qué permitir la reunión con Enrique Peña Nieto? ¿O cómo suele suceder se le fueron las cabras al monte de nueva cuenta a la PGR y no sabía nada?

 De ser cierto que La Procuraduría General de la República no tenía conocimiento del caso y los interrogatorios de la DEA a Raúl Flores Hernández, así como la información recabada  desde los Estados Unidos, estaríamos hablando de un problema mayúsculo… ¿No le parece?