viernes 20 de octubre de 2017 | 09:25
Columnas

Contexto. El socavón de la credibilidad

@lusacevedop vie 11 ago 2017 11:31
Cualquier manual de manejo de crisis indica que el manejo del peritaje tendría resultados negativos.
Cualquier manual de manejo de crisis indica que el manejo del peritaje tendría resultados negativos.
Foto propiedad de: Internet

Pasó un mes para que se tuviera un peritaje sobre las causas que provocaron el socavón del Paso Exprés de Cuernavaca que provocó la muerte de dos personas y el resultado es simplemente ¡increíble!

En términos de análisis, recursos y credibilidad no se aportó nada más de lo que el sentido común ya había considerado: que “las fallas y omisiones en el diseño, ejecución y construcción involucran a empresas y servidores públicos”.

Mucho menos, que en un proceso de traslado y simulación de responsabilidades sea la Secretaría de la Función Pública (SFP) tenga la última palabra, ya tenemos experiencia de su gestión con los casos de la “Casa Blanca” y la “casa Malinalco”, por dar algunos ejemplos.

Para eso, no eran necesarias dos versiones “una técnica”, la de los especialistas en ingeniería, y la “política” a cargo de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), porque ninguna abonó en favor de la transparencia o de la ; por el contrario, apuntaló las sospechas de ineptitud, ineficiencia, corrupción institucional y la deslealtad de los servidores públicos de esa dependencia, porque desde dos flancos mostraron su abierta voluntad por buscar la manera aparente de alterar la causa, índole y objeto verdadero de la obligación de encubrir las evidencias, al costo que sea.

Cualquier manual de manejo de crisis indica que el manejo del peritaje tendría resultados negativos y no podrá modificar la percepción en contra del titular de la SCT; lo peor es que en su afán de arbitrar el remedio de este problema, deteriora la imagen del gobierno y, por tanto, la de su jefe.

Es abrumadora la conclusión de Humberto Marengo Magallón, uno de los especialistas encargados de la evaluación, porque “lo ocurrido en el Paso Exprés es resultado de una cadena de falta de supervisión y malas decisiones”, que no solamente involucran a los funcionarios y empresarios comprometidos de manera inmediata sino a todas las instancias, especialmente en una obra pública.

Podría llamar la atención que los peritos no se refirieron a nadie del sector público o privado involucrados en este caso. No era necesario porque el sistema está corrompido.

No era necesario que pasara un auto o una mosca, dijeron los especialistas, el lugar ya se había reblandecido. Y el remate es más fuerte aún: "Si se hubiera cambiado el tubo de la alcantarilla no estaríamos sentados aquí".

Es una cadena de falta de supervisión y malas decisiones que, insisto en una obra pública, involucran desde el secretario al último de los encargados de obra.

Se anunció la necesidad de hacer un segundo peritaje para establecer causas más puntuales de muros, taludes, la famosa alcantarilla, o los materiales utilizados e, incluso, las causas por las que no se escuchó a los vecinos de la zona afectada, pero el resultado indica, cuando menos que el socavón del Paso Exprés de Cuernavaca es consecuencia de la corrupción, ineptitud, ineficiencia y simulación de quienes están obligados a promover el buen uso de los recursos fiscales y a garantizar el bienestar social.

El sistema exige un cambio radical para recuperar la credibilidad y la confianza, que hoy están en el hoyo.

@lusacevedop