jueves 17 de agosto de 2017 | 02:39
Columnas

Código Alfa. Lo que evidencia el caso Álvarez - Márquez

@edwardsol vie 11 ago 2017 14:10
Foto propiedad de: Internet

Como ya lo he mencionado antes en este espacio para la OMC (Organización Mundial de Comercio), en un estudio realizado hace dos años aproximadamente, en nuestro país uno de cada tres individuos que percibe más de 1 millón de pesos anuales, está relacionado con lavado de dinero y corrupción.

Las dos principales razones de lavado de dinero en México…

Narcotráfico.

El lavado de dinero en nuestro país tiene dos razones primordiales la primera tiene que ver con la “limpieza” del dinero que generan los cárteles de las drogas en donde por supuesto por trasladar, adquirir y vender cocaína, marihuana, éxtasis o cualquier droga ilícita no se dan facturas que mencionen los productos comercializados.

Corrupción

La otra razón principal por la cual se busca lavar dinero tiene que ver con la corrupción donde miles de millones de pesos pasan de mano en mano y que son extraídos del erario por los políticos y funcionarios públicos corruptos para desviarlos hacia sus familiares, amigos, líderes de sus partidos y camarillas.

Sectores vulnerables

Las dos principales razones mencionadas anteriormente permean casi todos los sectores económicos de la sociedad desde alimentos, productos, servicios, entretenimiento y hasta en las asociaciones civiles donde supuestamente se colabora con la sociedad. Empresas fantasma, empresas establecidas y de renombre mundial como el sonado caso del banco HSBC que hace unos años estuvo involucrado en un escándalo de lavado por más de 35 mil millones de dólares son parte en muchas de esta complicada red de enjuague del dinero ilícito que busca aparecer como limpio y bien habido.

¿De quién nos podemos fiar?

No estoy dudando de la inocencia de Rafael Márquez o Julión Álvarez, pero sí puedo argumentar que en muchas ocasiones hay un nivel de relación e involucramiento “cero” entre muchos socios de empresas.

Imagine usted tiene dinero y lo invitan a participar como socio sumando parte de su dinero a otros capitales en una cadena de restaurantes que parecieran exitosos, le presentan todos los documentos en regla, las altas en hacienda, la propiedad de la marca y los números que usted podría obtener al convertirse en socio de esta empresa. Todo con abogados bien trajeados y despachos contables establecidos que trabajan para brindarle la mejor opción como inversionista pero nadie, absolutamente nadie se detiene a pensar ¿Quién diablos serán los otros socios que invertirán en éste negocio?

Así hay cientos de miles de establecimientos en México que funcionan integrando sociedades comerciales y empresas donde lo importante para los inversionistas son las utilidades que recibirán por su dinero.

No dudo que Rafael Márquez y Julión Álvarez hayan caído en esta red de empresas reales en donde muchos socios invierten sus dineros ilícitos, así es como funciona un gran sector empresarial del país, así es como está conformado mucho del sector privado mexicano y así es como miles de mexicanos sin darse cuenta y sin tener conocimiento de cómo es que sus socios han obtenido su dinero, terminan involucrados en problemas con la justicia.