jueves 17 de agosto de 2017 | 02:49
Columnas

Cuestión de debate. ¿Frente amplio o frente montonero?

@JAG jue 10 ago 2017 20:56
El PRD es seguro que no se forcejaría mucho.
El PRD es seguro que no se forcejaría mucho.
Foto propiedad de: Internet

 

El botín de los votos que está muy cercano, tal pareciera que provoca esquizofrenia y desesperación en algunos partidos, grupos y personajes de la vida política, quienes pretenden aglutinarse (unirse), válgase el término, previsiblemente tirando al cesto de la basura sus principios ideológicos que, si es que verdaderamente los han tenido y que tradicionalmente sostenían como su razón de ser y de legitimidad.

A tal unión, supuestamente, le llamarían frente amplio opositor, en la que pretenden que concurran las más disímbolas posturas políticas, únicamente y en apariencia para derrotar supuestamente al PRI, pero lo cierto es que en el fondo se quieren agrupar para ir con todo contra Morena en la próxima elección presidencial. Y la verdad sea dicha, ello es tan solo una estrategia electorera y el tan cacareado frente amplio, de llegarse a formar, sustancialmente no lo sería tanto, ya que el mismo desde ahora se visualiza que se reduce a una simple alianza entre el PAN y PRD.

Esto desde luego que no resulta novedoso, dado que en las últimas elecciones nos hemos acostumbrado a ver competir electoralmente y sin recato alguno a estos dos partidos en mancuerna. Sin recato alguno por la incongruencia que ello significa, ya que se supone que sus ideologías son diametralmente  antagónicas, con  visiones opuestas de proyectos de gobierno (la derecha y la izquierda), y que en la teoría de la ciencia política no se podrían mesclar, pero se ve que eso les importa un verdadero rábano a los impulsores del frente amplio. El cinismo y los intereses personales siempre situados por encima, dirían ellos, de puritanismos doctrinarios. Sí, se nota que además de ir contra Morena, la prioridad de ambos partidos es el de  repartirse los cargos públicos, algo que ni siquiera tienen la certeza de ganar, ¿o no es así?

                                              

Sin embargo, el concebido frente amplio pudiera abortar antes de su nacimiento, ya que ni siquiera al interior de estos dos partidos logran la unidad de sus dirigentes y militantes. Además, es previsible que el PAN a toda costa impondrá de sus filas al candidato presidencial, así sea Josefina Vázquez Mota, lo cual afecta al PRD, porque rasurarían de esa posibilidad a su máximo baluarte político, que es Miguel Ángel Mancera. Aquí podría venir la primera desavenencia rupturista, porque Mancera se la ha creído tanto que no va aceptar quedarse fuera de tan codiciada oportunidad de ser el candidato presidencial, como si fuera la oportunidad de alcanzar a tocar las estrellas del firmamento.

Pero ante un escenario así, el PAN le tiene la propuesta al PRD, aflojarles sin condición alguna la candidatura a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad, es decir, utilizar esa circunstancia como moneda de cambio, subrepticiamente induciendo las baterías por Alejandra Barrales. Más aún, cuando se nota que ella ahora toma a la izquierda tan solo como una anécdota, y en cambio con la derecha partidista tiene bastantes similitudes, como lo es el disfrutar sin recato alguno de la opulencia al comprarse su departamento millonario en dólares en Miami, Florida, como su par del PAN, Ricardo Anaya, que ha mostrado que el país le es como una ciudad dormitorio o país donde acumula sus riquezas, pero que es en el extranjero vecino donde proyecta su futuro.

Ante esto el PRD es seguro que no se forcejaría mucho, porque evidencia que viene desplomándose en las preferencias electorales. Vaya, no le importaría dejar a Mancera como las novias de rancho, vestido y alborotado. Por tanto, el frente amplio opositor quizá termine siendo un frente montonero de intereses y conveniencias personales hacia los cargos públicos, que les son muy redituables. Lo veremos.

Pálida tinta: A juzgar por la reciente reunión de los ex gobernadores del PRI, bien se podría decir que es el partido de la gerontocracia, ya que esa imagen reflejaron por la avanzada edad y el notorio deterioro en la saluda  de la mayoría de sus legendarios cuadros, ¿será que lo del nuevo PRI es tan solo slogan propagandístico?.............Hay niños que por destacados en su escuela y como premio llegan a ser diputados por un día, en cambio hay diputados que quieren ser policías por un día, aunque no sean buenos legisladores, entonces lo que vimos en días pasados en algunos medios  es seguro que es pura pose, ¿o no es así diputado Adríán Ruvalcaba?