domingo 24 de septiembre de 2017 | 07:55
Columnas

Valor Agregado.Los suspirantes para el 2018. Parte III

@oscar_ahp lun 17 jul 2017 11:20
 De lograr la grande, sería un presidente de los más jóvenes, pues llegaría de 40 años
De lograr la grande, sería un presidente de los más jóvenes, pues llegaría de 40 años
Foto propiedad de: Internet

Continúa su columnista opinando sobre los perfiles de quienes suspiran por sacarse la rifa del tigre para el próximo año.

Margarita Zavala. PAN. De árbol genealógico y abolengo panista, muy respetada al interior de Acción Nacional, buena legisladora y muy prudente como primera dama, su trayectoria ha dejado un buen sabor de boca. Empero, su principal problema lo tiene en casa, y no porque su escribidor piense que Felipe Calderón fue un mal presidente, sino porque de ser candidata, sería difícil desprenderse de los yerros de su marido, no pasar la campaña defendiendo lo bueno de don Felipe, o convenciéndonos de que si gana, su cónyuge se mantendría al margen de las decisiones en Los Pinos, entre otras cosas. De sí ser candidata, no la veo competitiva, pues carece del discurso técnico y económico que se va a necesitar. Sin embargo, de ser cierto el pacto entre Calderón y Peña, Margarita es ideal para hacerle el juego al sistema, ya sea desde el PAN, o como independiente. Ella es ideal para ayudar a que AMLO no le pueda ganar a un candidato “prianista”.

José Antonio Meade Kuribreña. PRIAN. Su escribidor lo supone propietario de gran inteligencia y eficiencia, pues solo así se puede explicar su currículum. Interesantísimo que reúne los requisitos para ser candidato del PRI o del PAN, o independiente, o ciudadano de un frente amplio; vaya, en donde lo pongan cabe. Considero que es por mucho, el candidato más competitivo que tiene el presidente. Es también, el candidato más confiable que tienen los sistemas político y económico, por su perfil técnico y amplia experiencia en el primer nivel. Además, es la antítesis, o el más contrastante con el supuesto corte populista que se le atribuye a Andrés Manuel. En campaña, Meade hablaría de cómo llevar a México hacia el 2030, mientras AMLO explicaría la necesidad de volver a 1970. Dicho contraste, le da muy buenas posibilidades de ser oficialmente el candidato del PRI, y de facto el del PAN. Por eso le escribía lo de Margarita, porque incluso más allá de los partidos, Meade puede ser el candidato de Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. Resulta que si usted fuera Calderón o Peña, ¿dejaría llegar al Peje?

 

Aurelio Nuño Mayer. PRI. Muy sonado en las últimas semanas, bajo la premisa de que los monarcas (EPN) no heredan a sus hermanos (Luis Videgaray), sino a sus hijos, lo que llevaría a Nuño a ser el candidato. De lograr la grande, sería un presidente de los más jóvenes, pues llegaría de 40 años. Creo que la hipótesis de la herencia se podría dar si el PRI llevara ventaja, como Peña Nieto en 2012, pues creo que Aurelio sería un candidato muy similar al hoy presidente, es decir, de imagen, sin contenido, quizá más acartonado, administrador de la ventaja. No obstante, el PRI no necesita nadar de muertito, sino contracorriente; no necesita un buen poster, sino una persona muy preparada y competitiva, que pueda dar el máximo y hablar del cómo se harán las cosas, alguien con amplias posibilidades de crecimiento. Si se pone vivo, Nuño puede negociar muy bien y continuar con su carrera política, pero al menos por ahora, no tiene el perfil necesario.

Ivonne Ortega Pacheco. PRI. Según parece, es la principal cabeza disruptiva al interior del PRI, lo que significa que en vez de la autopista, prefirió irse por el camino de terracería. En el PRI, esos caminos nunca tienen salida, pues topan en pared, y en ocasiones, ni siquiera les dan chance de disculparse y regresar lo andado, así es la disciplina. En esta época, pensar en si ella tendrá o no la estatura de Porfirio Muñoz Ledo y Cuauhtémoc Cárdenas es irrelevante, pues en el mejor de los casos, ello no la convertiría en “la opción al sistema”, como sucedió en 1987, sino simplemente en una opción más, en otra ciudadana adicional que protesta. Justo ahora, no da para tanto eso de quebrare los vidrios a la casa del patrón. No tiene oportunidad alguna.

Manlio Fabio Beltrones. PRI. Sin duda es quien se encuentra más preparado, políticamente hablando, para ser Presidente de México, pero no pareciera tener las piedras suficientes para lograrlo. Ha sido casi todo, pero pareciera que la historia no le acomoda las cosas para lograr lo que acaso le falta. No veo ni al presidente ni a su equipo brindándole apoyo, ni tampoco a don Manlio yéndose por la libre, pues los políticos como él se supone que no se suicidan. Tampoco tiene a su favor la imagen, pues no es carismático y carece de popularidad, amén de su edad, que lo ubica lejos de los votantes de 2018. Insisto en que sería de los más preparados para gobernar, pero no es el candidato fresco que el PRI necesita para remontar la cúspide. Desde luego que Beltrones será factor al interior del partido, y probablemente en el próximo gobierno, pues es parte de llegar a ser lo que es.

Conforme avance la carreta se irán acomodando las calabazas, así que continuaremos con esta prospectiva del sube y baja, porque la carrera del 2018 pinta para ponerse bastante buena.

 

Amable lector, recuerde que aquí le proporcionamos una alternativa de análisis, pero extraer el valor agregado, le corresponde a usted. 

 

Con gusto recibo sus comentarios en Facebook: @ColumnaValorAgregado