martes 19 de septiembre de 2017 | 03:42
Columnas

Tú decides. A 500 mil la vida

@pablomieryteran lun 17 jul 2017 15:43
Es poco elegante anunciar indemnizaciones, ante tragedias de esta magnitud.
Es poco elegante anunciar indemnizaciones, ante tragedias de esta magnitud.
Foto propiedad de: Internet

 

Cuando a un error de construcción se le suma un error de comunicación el resultado es el caos.

El pasado miércoles 12 de julio el país entero se conmovió al enterarse de la muerte de Juan Mena López de 56 años y su hijo Juan de 33 cuyo único error fue circular en su jeta por la que se había anunciado como una de las vialidades más modernas y seguras del sexenio.

Apenas unas semanas antes el mismísimo Presidente Peña Nieto acompañado por los gobernadores de Morelos, Edomex y Guerrero inauguraba una de las obras más importantes del sexenio.

En la ceremonia Ruiz Esparza –hasta ahora titular de la SCT- con soberbia y arrogancia decía que se trataba de una obra que se mantendrá en excelentes condiciones por lo menos durante los próximos 40 años.

Nos hemos cansado de repetir que cuando no hay coherencia entre lo que se piensa, lo que se dice y lo que se hace es inevitable que la reputación se resquebraje y rompa. 

El presupuesto original de la obra de mil 45 millones de pesos costó más del doble a pesar de haber sido entregada con más de nueve meses de retraso. Ojalá no se hubiera entregado nunca.

El final de la historia podría haber sido otro si las cosas se hubiesen hecho bien desde el principio. ¿Cómo se cotizó la obra? ¿A qué empresas constructoras se asignó y por qué razones? ¿Por qué no se respondió con prontitud a los llamados cuando la vía mostró los primeros daños?

Al final, sin embargo, sobresale vergonzosamente en el caos de la historia el mensaje que el Titular de la SCT ofrece a la opinión pública cuando dice que se pagará 500 mil pesos a la familia Mena “por el mal rato que pasaron, por ayudarles a que sea menos malo”. 

Cuando una autoridad de primer nivel de un gobierno llama “mal rato” a una tragedia de esta magnitud estamos ante una grave crisis de identidad, coherencia y valores.

Es poco elegante anunciar indemnizaciones, ante tragedias de esta magnitud. La muerte no se compra, la vida no tiene precio.

Mientras no nos expliquen con claridad quién construyó esa vialidad; por qué se le asignó el contrato y que castigo se le pondrá; mientras no llegue la renuncia del Secretario de la SCT y no nos digan cómo podemos estar seguros de que los puentes y caminos de México son confiables, #todossomosmena y todos hemos perdido, en mayor o menor grado, la seguridad en circular por las autopistas del país.