domingo 24 de septiembre de 2017 | 07:54
Columnas

Tanto Vicente Fox como el INE son vergüenza nacional

dom 16 jul 2017 05:13
De dar pena el tipo y el instituto esos
De dar pena el tipo y el instituto esos
Foto propiedad de: Internet

 

Qué pena ajena da Vicente Fox cuando exige a Maduro detener la carnicería de algunas decenas de humanos victimados por el gobierno aferrado al poder, pero no se inmutó cuando su compinche Felipe Calderón a quien él mismo impuso en la silla presidencial, ocasionó la sangría de cientos de miles de humanos en su propio país. Un hipócritamentiroso este hombre, un simulador. Reclama democracia en tierra foránea, cuando en la suya asesinan o se deshacen de quien estorbe los designios del régimen y sigue colaborando el guanajuatense para que el sistema antidemocrático permanezca en el poder.

¿Cómo se atreve a ir a Venezuela a reclamar democracia, cuando en México oprime al pueblo una dictadura bastante mal disfrazada? Además, en su locura antidemocrática aseguró públicamente que si fuera necesario, él mismo sería quien impediría el triunfo electoral del único líder opositor al régimen. Quedó ante la opinión pública como un patán.Señor Fox: Usted deshonra la imagen de México, es usteduna vergüenza nacional, entiéndalo. Abra los ojos, no se engañe: el único ejemplo que ha dado a la nación es el de susoberana estupidez y el de la tranza electoral para imponer a los de su bando. No siga representándonos sin autorización para hacerlo.

Qué vergüenza da igualmente el INE, como parapeto del poder. No sabe qué hacer, amarrado para ejercer lo correctoluego de pactos en lo oscurito. Son demasiados años ya de desprestigio ante la ciudadanía porque no es autónomo como predican sus estatutos ¿cómo va a ser autónomo si no está legalmente facultado para anular una elección donde existen pruebas fehacientes de irregularidades, proceso sucio? Esto sólo el tribunal electoral judicial lo puede dictaminar y ahí se queda la bolita. Aquí la cuestión es, que si le dan para atrás a la elección en Coahuila habrán de gastar en organizar otra. Si la anulan en Coahuila y no en Estado de México, estarán actuando con clara incongruencia ya que en ambos casos se encontraron los mismos patrones de ilegalidad manipulada, sería dar atole con el dedo como acostumbran. Lo inaceptable es que los encargados del conteo, los que supuestamente son imparciales jueces electorales no den a la ciudadanía cuenta de lo que sucedió en las elecciones del 2Junio para gobernador, salvo en el caso de Nayarit, donde se vivió lo chusco, lo inverosímil, sin que hubiera quien chistara: el saliente—de dudosa reputación-- gobernador del PRI, ¡apoyó abiertamente al candidato ganador del PAN/PRD! denostando por doquier durante las campañas alcandidato de su partido.

Esconder la información, callar las certezas conocidas, posponer decisiones, no acertar a reportar con honestidad, con transparencia, permitir la flagrante tranza, es lo que da vergüenza de nuestra llamada institución federal electoral. Son sus altos funcionarios blandos de moral--vendidos al sistema-- porque no se han atrevido a aplicar la ley y menosen casos claves como éste en víspera de elección presidencial. 

Lo comento porque es frustrante no poder confiar en el órgano institucional que organiza elecciones por carecer de honorabilidad, porque es excluyente, porque es elitista, porque es conformado a base de “dedazos” que llegan comprometidos. No han dado el ancho, no han demostrado servir a las mayorías, sino perjudicarlas al mover las fichas ala conveniencia particular, dándole vueltas y vueltas a susclásicas simulaciones investigativas que siguen redundandoen la ilegalidad porque no reflejan el sufragio mayoritario.Nos aseguran que el lunes determinarán el destino de laelección para la gubernatura de Coahuila, pero no dicen nada del Estado de México, por lo que independientemente decualquier decisión, el INE no sirve, trabaja condicionado. México debe unirse con urgencia para cambiar esto porque no podemos seguir así.