lunes 22 de enero de 2018 | 04:34
Columnas

Espionaje: remake tardío en México

@jlca007 jue 22 jun 2017 19:51
Carmen Aristegui
Carmen Aristegui
Foto propiedad de: Internet

 

Las voces que se han levantado contra el espionaje telefónico denunciado por el The New York Times traen cuando menos, 50 años de atraso.

 Y me permito repetir la columna de ayer

La cumbre de la OEA celebrada en Cancún tiene un componente para la política mexicana.

Si a última hora el presidente Nicolás Maduro decidió un cambio en su cancillería sustituyendo a la controvertida Delcy Rodríguez, no hay que buscar más explicaciones que le pudieron aconsejar tanto de México como de La Habana.

La cumbre de la OEA anticipadamente no tenía como objetivos resolver problemas entre Estados Unidos y Venezuela, y mucho menos meterse en el laberinto de las declaraciones de Donald Trump, sobre las relaciones de EU con Cuba y Venezuela.

Seguramente habrá muchas especulaciones sobre el tema.

Para México quedó claro en que el principio de la no intervención sigue siendo un principio que guía su conducta en las reuniones de organismos multilaterales, como es la OEA, la evaluación de esta Cumbre será global.

La evaluación política, sin duda será la de que con una acertada prudencia el canciller Luis Videgaray supo tratar una agenda tan conflictiva.

Por esta razón, la cumbre de la OEA también está teniendo una repercusión en el proceso de la sucesión presidencial 2018.

Luis Videgaray sigue en la lista.