lunes 20 de noviembre de 2017 | 12:56
Columnas

Celis, Pacchiano y Calzada

@ruizjosejaime lun 19 jun 2017 16:57
Rafael Pacchiano... ¿defenestrado?
Rafael Pacchiano... ¿defenestrado?
Foto propiedad de: Internet

 

“Dos miembros del equipo del presidente Enrique Peña estarían próximos a dejar el gabinete como parte del reacomodo que viene de cara a la selección del aspirante del PRI a la Presidencia.

 “Curiosamente, se trataría de una especie de acto de defenestración, pues los personajes no forman parte de la carrera en sí, sino de piezas desechables para abrir espacios. Uno es el secretario del Medio Ambiente, Rafael Pacchiano, y otro es el secretario de Agricultura, José Calzada. Se lo pasamos al costo”, publica en Excélsior el articulista de la sección de “Dinero”, Darío Celis.

 ¿Qué hace un articulista de finanzas hablando de grilla política? ¿Cuáles son las fuentes naturales de un editorialista económico? ¿El golpe contra Rafael y contra José viene de esas “fuentes naturales”? ¿José Antonio Meade? ¿Luis Videgaray? ¿En este punto del sexenio son desechables Pacchiano y Calzada? ¿Apenas después de la publicitada visita de Leonardo Di Caprio al país? ¿Apenas después del cabildeo (señalado por Bárbara Anderson en Milenio) que realiza en el apartado de agricultura del TLC José Calzada?

 La nota de Celis, tal vez, habría que leerla al revés: José y Pacchiano siguen en la jugada sucesoria, no metidos en la grilla sucesoria, sino en el jale que tienen que hacer en sus respectivas carteras, tanto en medio ambiente global y local, como en las negociaciones del Tratado de Libre Comercio. El envés editorial de Darío proyectó a ambos secretarios al clan de los presidenciales que, en orden, pasan por Videgaray, José Narro, Aurelio Nuño, Miguel Ángel Osorio Chong, José Antonio Meade y, ahora, Rafael y Pepe Calzada.

 ¿Cuáles serían los espacios que quisiera abrir el presidente Enrique Peña Nieto para “desechar” a Pacchiano y Calzada? Se puede prolongar este trascendido pasado al costo porque, bajo el esquema de quitar rivales de primer nivel para darle espacio al delfín del presidente, los desechables no serían ni Pacchiano ni Calzada, sino los funcionarios a los que les quitarán una súper-secretaría.

 Por lo anterior es importante ver los movimientos, si el trascendido se cumple, en Gobernación, Salud, Educación, Hacienda y Relaciones Exteriores. Defenestraciones o enroques pueden estar a la vuelta de alguna esquina de Los Pinos. Buscar la mano que mueve la cuna puede ser ocioso. ¿Ildefonso Guajardo celoso del gran trabajo de Calzada en el TLC? ¿Envidia de Videgaray por la imagen internacional que Pacchiano le ha proporcionado a Peña Nieto? ¿Una conjura de Felipe Calderón y Meade? ¿Caja china de Enrique Ochoa para cambiar el debate de la rebelión priista?

 En el desaseo de la sucesión, algunos le quieren arrebatar o, al menos, manejar la agenda y las decisiones a Enrique Peña Nieto, ¿podrán?