viernes 17 de noviembre de 2017 | 05:13
Columnas

Alianza Generacional

@cassmig lun 19 jun 2017 12:43
Ivonne Ortega.... presente con sus deseos de ser candidata en 2018
Ivonne Ortega.... presente con sus deseos de ser candidata en 2018
Foto propiedad de: Internet

 

El viernes 16 de junio de 2017 se llevó a cabo en el Hotel Casa Blanca de Ciudad de México un encuentro de mujeres y hombres que han hecho de la actividad política su forma de vida. La reunión fue convocada por José Ramón Martel López y por José Encarnación Alfaro Cáceres, ambos ex dirigentes nacionales de la Juventud del PRI y ex diputados federales del mismo partido.

Los convocados reúnen la característica de ser amigos de hace varios lustros y nos reunimos para compartir y discutir las diversas propuestas que se deberán presentar a la XXII Asamblea Nacional del PRI a realizarse en agosto de este año.

Asistimos cerca de 100 priístas que tenemos en nuestro historia personal el haber ocupado diversos cargos, tanto electorales como en la Administración Pública en los 3 niveles de gobierno.

La particularidad de los asistentes es una: la amistad de muchos años y el ánimo de contribuir a que al PRI le vaya mejor.

Las intervenciones fueron acaloradas como deben ser en un grupo heterogéneo porque en el ambiente rondó la idea que las cosas no van bien sustentado en las pérdida de 7 gubernaturas el año pasado y en los resultados de las elecciones que acaban de pasar, donde muy apenas se ganó el Estado de México y Coahuila, se perdió por amplio margen Nayarit y se terminó con pésimos resultados en Veracruz. Todos coincidimos que no hay por qué echar las campanas al vuelo.

Sólo que al parecer al CEN del PRI no le agrada la idea que se reúnan grupos de priístas a exponer y debatir ideas ni mucho menos, cuestionar sus documentos.

Pero el artículo 57 fracción I de los estatutos del PRI expresa claramente que los miembros del partido tienen “la garantía de la libertad de expresión oral y escrita al interior del partido, sin más límites que el respeto a sus integrantes y a la unidad del Partido”.

Y además, la fracción II del mismo artículo permite “la libertad de suscribir corrientes de opinión y de hacer propuestas de adición o reformas al contenido de los Documentos Básicos e instrumentos normativos del Partido”.

Vaya pues, el artículo 57 es claro: los miembros del PRI pueden juntarse y asociarse para debatir. Estar en contra de ese precepto es oponerse a su esencia democrática, así de simple.

 

Entonces, la respuesta del Senador Arturo Zamora, calificando a los asistentes de actuar   en el marco de la frustración, contraviene los estatutos, siendo que él es un alto dirigente que debe velar por el respeto y la garantía de los derechos de los militantes.

Todo indica que el ánimo de defender a su amigo, el presidente Enrique Ochoa Reza de un ataque que nunca existió, le obnubiló la razón y se vació en epítetos sin fundamentos hacia una corte de priistas que desean contribuir a que el PRI sea una organización  mejor identificada con sus bases.

Sin duda que esta conducta es lastimosa.

La presencia del Senador Ernesto Gándara convalidó la reunión porque asistió en calidad de Secretario Técnico del Consejo Político Nacional y miembro fundador de Alianza Generacional. Escuchó con atención y fue respetuoso con los expositores. Eso indica que es un buen político.

La señora Ivonne Ortega, estuvo como invitada e hizo uso de la palabra para compartir los resultados de sus buenos oficios como política. Manifestó que quiere ser candidata a la presidencia de la República sustentado en sus méritos personales. Muchos pensamos  que  trae el aparato estatal encima, por eso nos quedamos con la idea que es una mujer valiente y eficaz.

 

La conducción de José Ramón y de Pepe Alfaro se ganó el respeto de todos. Los 2 tienen  “tablas” y demostraron que el PRI no se equivocó al darles las diversas oportunidades que han tenido.

Los integrantes de “Alianza Generacional” son priístas comprometidos, que además  conocen las entrañas del PRI, que saben que la institución está en un momento crítico y señalan que pretender simular que todo está bien llevaría a un desenlace nada bueno para el PRI en el 2018.

Respeto, tolerancia y congruencia es lo que se espera de la cúpula del PRI.