domingo 25 de junio de 2017 | 01:59
Columnas

En Contexto. Los británicos y la guardería ABC

@lusacevedop dom 18 jun 2017 20:41
 Theresa May
Theresa May
Foto propiedad de: Internet

 

LONDRES. Theresa May logró unir este fin de semana a toda la Gran Bretaña, pero en su contra.

Este lunes inician las negociaciones del brexit en el peor de los escenarios para un político que apostó todo su prestigio para marcar un antes y un después frente a la Unión Europea , más aún, frente a un mundo global.

La primera ministro no las trae todas consigo para ser la parte más importante de la negociación.

Al contrario, carga la pobreza de haber perdido el control del parlamento debido a su anticipación de unas elecciones de las que pensó le darían legitimidad política frente a su país y Europa, pero la realidad se impuso: perdió y hoy todo está en su contra, hasta la suerte. En Londres se vive la más cálida sesión de calor en muchos años y se han acumulado los desastres que pueden resultar históricos como el criminal atentado en el mercado de Borough y luego el incendio en la torre habitacional en una zona residencial al oeste de la capital británica, cuyas causas hacen pensar en la corrupción que desencadenó la tragedia en la guardería ABC de Sonora.

La reina ha dejado ver su preocupación por la situación imperante en el Reino Unido y por el deterioro en La Paz pública bajo la dirección de Theresa May.

Especialmente ha llamado la atención el distanciamiento de ha ido construyendo la Jefa del Gobierno quizá sin proponérselo.

Llama la atención que día con día crece la tensión con el sector más radical de Irlanda del Norte. El Sinn Fein, que fuera brazo político del IRA, se dice traicionado por las negociaciones de May con los ultra irlandeses y que podría romper con el acuerdo de paz conocido como el Pacto de Viernes Santo.

Los irlandeses en general podrían dar un vuelco  la inestable posición de May, no para apuntalarla sino para anticipar su caída por el despeñadero que significaría su dimisión y la convocatoria de nuevas elecciones con lo que se abriría la posibilidad de que se abra la puerta para que los laboristas puedan asumir el poder y que el brexit tome un rumbo muy diferente al que pensaron los conservadores.

Eventualmente, esa sería una ruta para la recuperación económica y social de la Gran Bretaña.

Pero hoy, la moneda está en el aire.

@lusacevedop