lunes 23 de octubre de 2017 | 01:51
Columnas

Cómo viene el 2018 con Del Mazo en empate con Delfina pero con la tendencia a su favor

@FedericoArreola vie 19 may 2017 09:28
El PRI no termina de caer, diría el tango, a pesar del “remordimiento de todo el pasado, todo su pasado trágico y burlón”
El PRI no termina de caer, diría el tango, a pesar del “remordimiento de todo el pasado, todo su pasado trágico y burlón”
Foto propiedad de: internet


Tracking 

Jorge Carlos Campos Riojas, por su propia iniciativa y financiando el proyecto él mismo –es decir, sin que se lo haya pedido ni pagado ningún medio de comunicación, ningún partido, ningún político ni ningún gobierno– desde hace mes y medio realiza diariamente 500 encuestas telefónicas en cada uno de tres estados de nuestro país: Nayarit, Coahuila y el Estado de México.

Difunde sus resultados en redes sociales de internet, sobre todo en WhatsApp, y muchísima gente los comparte. No se siente obligado, y supongo que no lo está, a cumplir con las exigencias de la autoridad electoral que obligan a los medios que publican encuestas a registrarlas detallando la metodología y exhibiendo los contratos suscritos con las casas encuestadores que hayan realizado sus trabajos.

Hay reglamentaciones tontas que, en los tiempos de internet, salen sobrando. Una de las encuestas más influyentes en este 2017 –la del señor Campos Riojas, director y propietario de la empresa MassiveCaller– no tiene que batallar con los trámites absurdos y, en más de un sentido, restrictivos de la libertad de expresión, del Instituto Nacional Electoral.

Enseguida presento el tracking diario de MassiveCaller, en el que está claro que Alfredo del Mazo, del PRI –en  empate técnico con Delfina Gómez, de Morena–, parece tener en el Estado de México la tendencia a su favor; en Nayarit, el panista Antonio Echavarría luce como el seguro ganador, y en Coahuila ha aumentado la ventaja de Guillermo Anaya, del PAN, sobre Miguel Ángel Riquelme, del PRI.

Estado de México


Nayarit

Coahuila

¿Por qué el PRI no termina de caer en el Estado de México y se ve cada día más fuerte?

Por su pasado, el viejo partido en el poder debería perder de todas, todas en las elecciones mexiquenses. Pero Del Mazo puede decir, por usar algunas palabras del tango de Horacio Molina, que a pesar del “remordimiento de todo el pasado del PRI, todo su pasado trágico y burlón”, si bien resulta impensable que gane con una enorme ventaja como en los viejos tiempos, tiene la mesa servida para simplemente lograr la victoria por la mínima diferencia.

¿Cuál es la razón de que el PRI solo pueda ganar en el Estado de México, es decir, no en Nayarit y Coahuila, según MassiveCaller?

1.- El gobernador. El mexiquense Eruviel Ávila ha llegado al final de su administración con muy buena imagen, a diferencia de los absolutamente desprestigiados Rubén Moreira, de Coahuila, y Roberto Sandoval, de Nayarit.

2.- Los negativos de Delfina Gómez. Puede ser injusto lo que se ha dicho de la candidata de Morena, pero no hay duda de que las acusaciones en su contra –sobre todo la de haber realizado descuentos ilegales a los salarios de los trabajadores del municipio de Texcoco cuando ella lo presidió– desde hace semanas detuvieron su crecimiento.

3.- El renacimiento del PRD. El cálculo de Andrés Manuel antes de empezar las elecciones era el de ganar solo con los votos de izquierda, que Morena monopolizaba en el Estado de México –lo mismo que en el resto del país–, es decir, sin necesidad de contar con el apoyo de un PRD que estaba muerto. Pero un candidato extraordinario, Juan Zepeda, puso al PRD en una posición competitiva. En algunas encuestas Zepeda está en tercer lugar y hasta circula una que lo ubica empatado con Delfina Gómez en la segunda posición. En el tracking de MassiveCaller no ha logrado a superar a la panista Josefina Vázquez Mota, pero las preferencias que tiene, que desde luego le ha quitado a Morena, han impedido que el partido de López Obrador dé el gran salto que le asegure el triunfo.

4.- Josefina. Ha caído pero mantiene su voto duro y lo que ha perdido no se ha ido a Morena. Aunque en el tracking de Jorge Carlos Campos Riojas está en tercer lugar, sigue cerca de los punteros. Un cierre de campaña con creatividad buscando el voto útil y un manejo adecuado de sus estructuras electorales puede todavía ponerla en competencia. La panista se resistió a aceptar anticipadamente su derrota y, por lo tanto, no ha cedido sus votos a la candidata de izquierda que pelea el liderato con el representante del PRI.

5.- Del Mazo. El priista simple y sencillamente hizo lo único que podía hacer: una campaña sin errores graves.

 

Escenario A: En 2017 gana el PRI al PAN porque 1 > 2

Si el PAN se queda con Coahuila y Nayarit y el PRI con el Estado de México, el líder priista Enrique Ochoa habrá derrotado al dirigente panista Ricardo Anaya. Y es que, en algunas situaciones, el 1 vale más que el 2.

En efecto, dos estados pequeños valen mucho menos que la entidad más grande de México.

En este caso el PRI seguiría en la pelea presidencial del 2018, el PAN se fortalecería –tanto con Ricardo Anaya como candidato como con Margarita Zavala o Rafael Moreno Valle– y pese a quedarse con cero victorias este año, Morena, con Andrés Manuel López Obrador, mantendría su posición de puntero.

¿La victoria 1 a 2 a quién beneficiaría en el PRI? A todos, empezando por Ochoa, pero también a Eruviel Ávila. Aunque no han hecho nada para colgarse medallas en el caso de que el priismo retenga el Estado de México, los otros precandidatos –Luis Videgaray, José Narro, Aurelio Nuño, Miguel Ángel Osorio Chong– seguirían teniendo, así sea mínima, una posibilidad de competir con éxito en el 2018.

 

Escenario B: En 2017 arrasa Morena al PAN (y destruye al PRI) porque 1 > 2

El triunfo de Morena en el Estado de México liquidaría al PRI y, ni hablar, también al PAN. Una hazaña de ese tamaño volvería invencible a Andrés Manuel en las presidenciales del 2018.