domingo 28 de mayo de 2017 | 10:00
Columnas

Quintana Roo: el Festival del Caribe que no ha podido ser

@marioedua jue 18 may 2017 21:08
Carlos Joaquín González tuvo que intervenir personalmente, para destrabar los recursos y los apoyos necesarios para la realización del Festival
Carlos Joaquín González tuvo que intervenir personalmente, para destrabar los recursos y los apoyos necesarios para la realización del Festival
Foto propiedad de: Internet

Se agradecen esfuerzos como el de retomar el Festival de Cultura del Caribe (Fecuca) en Quintana Roo, aunque este logro de último momento no parece favorecer mucho a funcionarios como la subsecretaria de Cultura, Jaqueline Estrada Peña, quien es blanco constante de cuestionamientos, al igual que la secretaria de Educación y Cultura, Marisol Alamilla Betancourt, titular del sector que carga con sus propios problemas y acusaciones.

Parecían razonables los argumentos externados al principio por la propia Estrada Peña, en cuanto a que la anterior y voraz administración estatal no dejó recursos para ese Festival que, a casi ya 30 años de haber visto su primera edición, es hora que no se consolida como la gran fiesta cultural del Caribe mexicano, a causa de la negligencia, desinterés y falta de visión de las sucesivas autoridades estatales.

Fue el entonces gobernador Mario Villanueva Madrid quien cometió el primer error y embestida contra este Festival que hasta entonces, allá por 1994 o 1995, contaba todavía con el aval y presupuesto de la Federación, por conducto del ya extinto Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta).

Con su singular personalidad, el Ing. Villanueva Madrid pronto entró en conflicto con los mandos del Conaculta, como ocurrió con otros importantes funcionarios del gabinete federal, y con el propio presidente Ernesto Zedillo, en lo que fue el inició de la tragedia que aún lo mantiene en prisión.

Por aquel entonces, las autoridades federales se retiraron totalmente del Festival, y surgió así la -digamos- versión local del Festival, con sus lógicas limitaciones porque con el retiro del Conaculta, el evento perdió la proyección nacional e internacional que venía cobrando.

Se evaporó también la posibilidad de contar con un Festival con el sello, la riqueza y presencia que merece tener Quintana Roo, al ser la única entidad de la República ubicada en el Caribe. La inestabilidad y la improvisación han caracterizado así a la mayoría de las sucesivas ediciones de esta festividad, al quedar a merced de los criterios y voluntad de las y los funcionarios locales en turno, si bien se recuperó  la colaboración federal aunque bajo otros esquemas de participación.

El actual Festival atenuó por ahora los airados reclamos de la comunidad artística e intelectual de la entidad, que acusaban a Marisol Alamilla y Jaqueline Estrada por -entre otros señalamientos- su incompetencia para gestionar y concretar la más importante festividad cultural-artística de la entidad, que una vez más vuelve a tener en el rubro académico su lado más débil.

Se menciona que el gobernador Carlos Joaquín González tuvo que intervenir personalmente, para destrabar los recursos y los apoyos necesarios para la realización del Festival, ante los nulos resultados obtenidos por sus funcionarias del rubro.

Temprano aún para evaluar la edición en curso del Fecuca, que desde luego no ha librado las críticas, e incluso ha enfrentado propaganda dolosa que distorsiona la programación oficial en las redes sociales, para confundir a la ciudadanía y con el claro propósito de hacer quedar mal a las autoridades.

Independientemente del saldo final del Festival, la permanencia de la titular de Educación y de su subsecretaría de Cultura parece estar en juego, aunque tampoco serán relevadas en lo inmediato.

Muy a la usanza política mexicana, habrá que esperar acaso el primer bloque de relevos importantes en el gabinete estatal, en el que serán claros los movimientos de cara a los comicios federales del 2018, y la remoción de quienes no han podido cumplir en el tramo inicial de la administración encabezada por el gobernador Carlos Joaquín González.

¿MARYBEL VILLEGAS A MORENA?

La ex diputada local Marybel Villegas Canche renunció a la poderosa Delegación de la Sedesol en Quintana Roo, y aunque aduce “motivos personales” se da por un hecho que buscará la nominación de Morena a una senaduría o diputación federal, o incluso a la Presidencia Municipal de Benito Juárez que ya buscó infructuosamente hace tiempo.

De acogerse a Morena, como se dice lo harán también otros ex priistas y priistas inconformes, Marybel Villegas incursionará en el quinto partido político, tras haberse involucrado con el PVEM, PRI, PAN y PRD.

Por eso hace algún tiempo alguien le llamó “Lady Arcoiris”.

Gracias por el favor de su atención. Comentarios, sugerencias y aclaraciones, en el correo electrónico [email protected]

Mario Eduardo Camacho Rivera es Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la UNAM. Cursó la Maestría en Periodismo Político en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, y cuenta con una experiencia de 27 años en medios informativos y en comunicación institucional.

Twitter: @marioedua y en Facebook: 

https://www.facebook.com/eduardo.camachorivera.16