miércoles 20 de septiembre de 2017 | 09:37
Columnas

Entre veredas. Demagogia federal complaciente

@entre_veredas jue 18 may 2017 11:54
Enrique Peña Nieto   encabezó la reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores para tratar el tema de protección y defensa de la libertad de expresión.
Enrique Peña Nieto encabezó la reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores para tratar el tema de protección y defensa de la libertad de expresión.
Foto propiedad de: Internet

“No creas conveniente actuar ocultando pruebas, pues las pruebas terminan por salir a la luz”, Bertrand Russell

¿QUÉ SIGUE?

Las acciones de gobierno llegaron tarde, luego de la muerte del compañero Javier Valdez Cárdenas en la capital del estado el gobierno federal tomó cartas en el asunto con medidas que para muchos quedaron vacías.

Fue el presidente de México Enrique Peña Nieto quien encabezó la reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores para tratar el tema de protección y defensa de la libertad de expresión.

El mandatario enumero las medidas que se implementarán a nivel federal y que a la brevedad posible serán aplicadas en el estado, una medida que luego de que tomó las riendas como presidente de México no se ha visto algún resultado.

En materia de la defensa de los Derechos Humanos donde entrar la Libertad de Expresión todo parece indicar que esta es letra muerta por lo que está pasando donde no ha habido un estado en este país que el gremio periodístico no haya tenido una baja.

La primer medida que se tomará será el fortalecer la estructura y el presupuesto asignado al Mecanismo de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas, a este año son 538 personas que están bajo la protección de este Mecanismo, de estas 342 son personas defensoras de derechos humanos y 196 son periodistas.

El único problema de esto es que muy pocos conocen el monto, y si este ha funcionado con las personas que ya están en este programa y más por los casos que ese están viviendo en todo el país.

El segundo punto de la propuesta del presidente es que se establecerá un Esquema Nacional de Coordinación con las Entidades Federativas y un Protocolo de Operación que tiene el objetivo de coordinar las acciones para hacer frente y reducir las situaciones de riesgo contra periodistas y defensores de derechos humanos.

Peña Nieto especificó que la forma de trabajar estará a cargo del Mecanismo Federal, que tiene una junta de gobierno que incluye, a representantes de la sociedad civil, de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, y del Gobierno de la República.

En este rubro suceden cosas interesantes pues habrá que analizar a detalle si en esta junta de gobierno existe algún representante del gremio a nivel estatal en cada entidad federativa y quién representará a nivel federal al gremio.

Y partiendo de la tercera premisa, el presidente externó que se fortalecerá la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos Contra la Libertad de Expresión,  y en este punto merece la atención.

De acuerdo con la propuesta se incrementará más personal y mejor capacitación a Ministerios Públicos, policías y peritos así como se tendrán los mecanismos de contacto y diálogo con la sociedad civil y el gremio periodístico, a fin de generar confianza lo cual se antoja difícil.

Peña Nieto manifestó que a todas las investigaciones contra estos delitos se dará impulso permanente  para garantizar el derecho a la verdad, el acceso a la justicia y el combate a la impunidad.

Pero esto, si lo comparto tal cual se publicó en la página del gobierno federal:

“Coordinación transversal entre autoridades locales y federales para garantizar la inmediata atención de los delitos con una perspectiva de derechos humanos.

Apoyo a las entidades en la creación de unidades o Ministerios Públicos especializados en materia de libertad de expresión dentro de sus fiscalías y procuradurías, los cuales serán clave para cerrar el paso a la impunidad.

Y la creación de protocolos homologados a nivel nacional para la investigación y atención a víctimas de delitos cometidos contra la libertad de expresión”.

En esta parte es donde muchos periodistas coincidimos que el asunto se queda en el mismo lugar de donde empezó, pues no se tiene la estructura para poder resolver un crimen en todo el país.

El gremio periodístico está consternado con la muerte de un amigo, de un periodista reconocido a nivel mundial, una muerte que acaparó los titulares mundiales por la forma atroz en que se presentó.

Unas horas después de que Peña Nieto presentara estas propuestas, en Mazatlán, una periodista fue agredida por un funcionario municipal afuera de una reunión que tenía carácter privado.

Una agresión que le tumbó el celular de un manotazo el subdirector de Relaciones Pública Miguel Ángel Benítez, quien no sabemos qué le pasó pues toda su vida la ha vivido en los medios de comunicación.

Pero son acciones como estas las que ponen a dudar si en realidad esta acciones muestran la falta de ética de algunos funcionarios que se les olvida que el puesto dura poco y que nuevos funcionarios los suplirán.

En suma, el presidente concluyó con la idea de que se iba a dar apoyo a las autoridades estatales para que se resuelvan los casos que se tienen de crímenes de periodistas en las diversas entidades.

Y es aquí que todo se ve como una demagogia, pues no hay palabras específicas que satisfagan a los comunicadores, no se habla de penas, no se habla de prevención ni de esclarecimiento.

El gremio requiere de acciones mayores más profundas que una simple reunión donde se vayan a leer discursos que en dos días más quedarán olvidados, y los periodistas volverán a sentir miedo.

Hacen falta acciones, la cobija del gobierno federal es muy pequeña para resolver todo el problema en todo el país. Hace falta más, ya los periodistas se cansaron de la palabrería, que sólo acapara titulares, sino acciones que sean concretas, que ayuden y den tranquilidad a este gremio que está herido y taciturno.

 

[email protected]

Facebook: Entreveredas

Twitter: @PeriodistaMarco