sábado 17 de noviembre de 2018 | 06:37
Columnas

Star Wars, la Bella y la Bestia y la discriminación

@rickypedraza lun 27 mar 2017 19:12
 En su última producción tiene como personajes principales a una mujer y un hombre de nacionalidad mexicana.
En su última producción tiene como personajes principales a una mujer y un hombre de nacionalidad mexicana.
Foto propiedad de: Internet

La idea de igualdad de raza y género se ha visto reflejada en el cine últimamente. Star Wars, una película bastante popular entre todos los niveles económicos y entornos sociales, en su última producción tiene como personajes principales a una mujer y un hombre de nacionalidad mexicana. En los papeles secundarios hay actores chinos y afroamericanos. Esto nos daría razón que en ese lugar de la galaxia lejana, hay igualdad de género y de raza- al menos en el guión. Ayer, un poco en contra de mi voluntad, fui a ver la película de La Bella y La Bestia donde se muchas de las parejas del reparto eran de distintos tonos de piel y hasta hubo escenas donde en segundos se sugirió el inicio de una pareja gay.

Todo este universo ya sea en una galaxia muy lejana o en un pueblo francés ficticio parece aceptar completamente la diversidad de relaciones entre personas y no juzgar a las mismas por su color de piel o preferencia sexual. La realidad en ciertos servicios ofrecidos a través de plataformas digitales no es la misma.

En un estudio llevado a cabo por Jun Li, Dennis Zhang y Ruomeng Cui profesores de prestigiadas universidades en los Estados Unidos y publicado por el Harvard Business Review se muestra que los prestadores de servicios en plataformas como Airbnb, Uber y Lyft no son tan socialmente abiertos como el mundo moderno esperaría. Un estudio sobre las plataformas que ofrecen servicio de chofer privado en los Estados Unidos muestra que las personas de origen afroamericano en promedio tienen mayor tiempo de espera y mayor tasa de cancelaciones que las que tienen los pasajeros con una foto de perfil de tez blanca.

Airbnb es una plataforma para publicar y reservar viviendas privadas donde los prestadores de servicio son los anfitriones y los usuarios son los huéspedes. Un estudio encontró que los huéspedes  con nombres que parecieran afroamericanos tenían un 16% menos probabilidad de ser aceptados por los anfitriones que personas con nombres utilizados por personas blancas. Es decir si su nombre es Trevor encontrará más fácil una casa, departamento o cuarto en Airbnb que sí se llama Kareem.

Recientemente en un estudio basado en un experimento de campo, los profesores del citado artículo encontraron que los usuarios con al menos un comentario positivo en su perfil estadísticamente eliminaban la discriminación sin importar el posible origen étnico de su nombre.  Cuando el usuario no tenía ningún tipo de comentario la discriminación volvía a surgir y si el usuario tenía comentarios negativos la discriminación desaparecía de nuevo dando resultados similares para los dos grupos probados.

Para entender este fenómeno existen varios estudios, uno de ellos enuncia que las diferencias de trato que algunas personas les dan a otras con un color de piel diferente se basa en información imperfecta.  Esta teoría explica que si no tenemos información suficiente sobre la persona, es altamente probable que la juzguemos por su color de piel, complexión física o cualquier característica que consciente o inconscientemente nos ayude a formar un juicio de valor. En este caso, los anfitriones que ofrecen su propiedad a través de Airbnb probablemente emitirán un juicio basado más en percepción y su propia experiencia que sobre información real. Sin embargo, cuando hay suficiente información muchos de estos anfitriones se apoyaran menos en prejuicios.

Existe otra teoría que establece que sin importar la información, el tomador de decisiones tiene preferencias sobre cierto tipo de personas o razas. En este caso el anfitrión aprobará o reprobará a un huésped basado en sus preferencias.

Afortunadamente, en el caso de Airbnb la mayoría de las personas que son anfitriones tienen características como las que se mencionan en la teoría de la información imperfecta. Aun así, existen propuestas para eliminar las fotos de perfil  que se muestran a los prestadores de servicio  buscando reducir la diferenciación de trato basado en la raza. Utilizando la información de los estudios que hicieron los profesores de donde baso este artículo, esto sería negativo y harían énfasis en otro tipo de “pistas” raciales como el nombre de usuario. La recomendación para este tipo de plataformas es construir un sistema de evaluación de usuarios fácil de usar y con buena reputación que muestre la información necesaria para ofrecer el servicio en lugar de esconderla donde se podrían tener consecuencias de racismo basado en perjuicios.

 

En el mundo del cine, el problema del racismo y discriminación racial está siendo manejado de una manera positiva. En el caso de Estados Unidos ciertos sectores de la sociedad están tomando conciencia. Siento que en México pasa lo mismo, aunque no en la misma proporción. Esperemos que esto vaya cambiando para el bien de nuestro país en los años por venir.