martes 19 de septiembre de 2017 | 08:56
Columnas

Claroscuro. “Todo lo que sube…”

@deandaalejandro lun 20 mar 2017 00:24
Foto propiedad de: Internet

 

“Eso de ‘hasta que la muerte los separe’… es una incitación al asesinato”: Roberto Fontanarrosa. Humorista argentino.

LO CLARO: El primer ‘arrancador’ en las economías de una ciudad, un estado o del país, tiene que ver –sin lugar a dudas- con la obra. Sea obra pública o privada.

Esa dinamo, a un mismo tiempo permite que estructuras económicas disímbolas de una sociedad se agrupen y detonen en sincronía el desarrollo local o nacional.

Desde el vendedor de cemento, al que prepara comidas, el que vende gasolina, al transportista y demás actividades distintas.

David Penchyna, como director del organismo de vivienda federal INFONAVIT, sostuvo acuerdos con el mandatario de Tamaulipas FGCV para seguir impulsando la industria de la vivienda en beneficio de los trabajadores y las familias tamaulipecas.

Donde empresas constructoras cumplidas, acceden a reconocimientos (‘Empresas de diez’) para seguir siendo parte de esta importante cadena de valor.

Del mismo modo, el INFONAVIT hace suyo el planteamiento a cargo del Congreso de Tamaulipas sobre el particular rubro de las  viviendas abandonadas.

Un asunto de mayor trascendencia, que con la participación de todos los entes gubernativos inmersos en dicha problemática, busca que sea la población en general, quien reciba los beneficios en la solución y reasignación de este patrimonio.

LO OSCURO. Jacobo Ávalos, Miguel Olivares Escutia, Zue del Ángel, Alejandro Aizar y Jesús García.

¿Qué razón habría de conocer sus nombres?

Son las primeras cinco víctimas mortales de la explosión en una línea de la Refinería ‘RIAMA’ de Salamanca, Guanajuato. Ocurrió el 15 de marzo, alrededor de las 4 de la tarde.

Sucedió cuando faltaban 3 días para celebrar un año más de la histórica fecha nacional por la que Lázaro Cárdenas consolidó la grandeza económica del país “el petróleo… es de los mexicanos”.

En tal motivo cabe destacar la encíclica que a razón del funesto percance recién ocurrido, el líder del sindicato petrolero Carlos Romero Deschamps pronunció (sic) “Todos los que nacemos, morimos; unos antes…otros después”.

Quedó clarísimo.

La evidente falta de recursos para mantenimiento de las pocas plantas que aún detenta la empresa PEMEX, demuestran que seguirán ocurriendo y con mayor frecuencia, las posibilidades de accidentes.

Mientras se logra su total y seguro desmantelamiento.

Los 1 mil 600 millones de pesos que recibe el sindicato de manos de la empresa gubernamental, tienen como destino el desfile conmemorativo del 18 de marzo y el día del trabajo…y viajes representativos.

La seguridad, la capacitación, el cuidado de la integralidad física de los empleados sindicales… ya dijo el dirigente… ‘pa morir nacimos.

“Trabajamos en una industria de riesgos” complementaría el también senador de la república.

Lo que en términos prácticos, entenderíamos como una resignación tácita del defensor de los derechos sindicales, sobre el certero futuro de la (in) seguridad laboral dentro de PEMEX, con sus días contados.

Todo lo que sube, tiende a bajar; todo lo que se mete al agua, se mojará. Son reglas básicas que deberemos entender. Alguna vez las dijo un filósofo. Hoy las dice un consumado político y dirigente sindical.

COLOFÓN: Hagan sus pronósticos ¿cuál sigue? Es pregunta que hasta Monhi vidente se atreve a contestar.

Descansen en paz, los 5 empleados de Salamanca.  

 

[email protected]

@deandaalejandro