sábado 24 de junio de 2017 | 10:46
Columnas

La Crisis de México: una mirada desde otra óptica

@ ginanoya jue 16 feb 2017 19:15
Medicinas falsas contra el cáncer, medicinas caducas o de mala calidad,.
Medicinas falsas contra el cáncer, medicinas caducas o de mala calidad,.
Foto propiedad de: Internet

Muy poco o casi nada les ha importado a los Gobernantes y políticos de nuestro país la salud del pueblo en las últimas décadas; desde hospitales inconclusos presupuestados al doble, medicinas falsas contra el cáncer, medicinas caducas o de mala calidad, licitaciones amañadas para favorecer a empresas que duplican costos, hasta comprometer la estructura de mando y administrativa con gentes a modo que les permitan realizar jugosos negocios.

Secretos a voces de los mismos trabajadores, el mal estado que guardan las Instituciones de Salud que fueron las más sólidas y que en su momento significaron la esperanza para enfermos y familias que gozaban de los beneficios que éstas otorgaban en sus planes de asistencia social como compromiso federal para las que fueron creadas. Hoy solo en cascarón de lo que fueron los sueños en seguridad social y atención médica, devastadas por la corrupción y saqueos, por aquellos ante notarios públicos se rasgaron las vestiduras en actos de manipulación utilizados para ganar confianza y seguir aplastando al pueblo.

El cáncer que arrancó la vida de muchos que con la esperanza de aliviarse recibían solo agua, ese mismo los está consumiendo poco a poco a malos gobernantes y politiquillos, vemos cómo sus nefastas organizaciones empiezan a caer en pedazos, cómo sus sociedades sufren conflicto por la lucha de los cadáveres que ellos fueron dejando en el camino y como buitres pelean por la carroña. Desafortunadamente los modelos neoliberales plagados de inútiles tecnócratas no han permitido que la luz penetre a la sociedad y ésta despierte de ese letargo impuesto desde las bases religiosas de nuestro pobre país avasallado por apariciones santas que solo han creado más ignorancia y no han permitido que la sociedad pueda desarrollarse al ritmo de otras naciones que hoy son puntales y tienen muchísimo menos recursos que la nuestra. Solo basta echar un ojo cien años atrás donde muy pocos tenían acceso a la educación, porque así convenía a los grandes señores de las sotanas, quienes decidían el acceso a las letras y ayudaban a gobernar como hasta ahora lo hacen detrás del supuesto poder. Desde Monteagudo hasta Rivera Cabrera no han cambiado muchas cosas y la evidencia se ha observado en últimas fechas donde ya se subieron al ring los religiosos por la sucesión 2018.

Debe acabarse la caja chica, las instituciones de salud no deben seguir siendo el cheque al portador de ningún gobierno, ni guarida de forajidos que imponen solo para el desvío y saqueo de las mismas, el pueblo requiere de solidas instituciones sociales y de salud a la altura del interminable  recurso que originan nuestras contribuciones, dinero que debe ser erogado en ellas, solo que estos mal nacidos se han aprovechado de estas nobles sin importar el dolor y sufrimiento de los que acudan a atenderse y tratarse sin más oportunidad que este sistema y los recursos no llegan, por ser desviados a patrimonios propios que hoy son un escándalo en todo el territorio nacional, dónde las fugas por complicidad de muchos personajes que no han dado rendición de cuentas hasta hoy siguen siendo efectivas, pronto se les acabará, el destino teje la horca para el momento que cambien a sus padrinos, se acerca el 2018 y después de eso, se acabaron los encubrimientos, protección y padrinazgos, será el momento de cada quien se rasque con sus propias uñas y verán aquellos que aún no les alcanzaba el brazo de la justicia como les llega su hora.

El respeto y equidad deben reinar en nuestro país, no permitamos más abusos, seamos congruentes con nuestros esfuerzos, de nada sirven las manifestaciones si no hay un objetivo claro, el enemigo está en casa, las políticas externas por muy duras e inhumanas que nos parezcan son aplicadas con las garantías legales que les permiten al país que las aplica, que no es el nuestro,  son sus leyes,  entendamos de una vez,  no hay necesidad de abandonar nuestro suelo si se hacen valer nuestros derechos, es tiempo de que prevalezca la justicia, momento de alzar la voz sin violencia y con respeto para quien lo merezca, hacer lo  que nos corresponde y usemos lo necesario para hacerlo real; tenemos mucho potencial, después de tantos años de enriquecer a nuestros socios comerciales, pensemos en nuestro país, todavía nos queda mucho para nosotros, pensemos en nuestros hijos y lo que estamos dejándoles, con oportunidades para desarrollarnos las generaciones futuras consolidarán la potencia mundial que somos.

Que devuelvan los recursos a nuestras instituciones y saquen a sus peones de ellas, no queremos manos sucias denigrando nuestros espacios de desarrollo, vamos por un país sólido y hagamos caer el peso de la ley sobre los corruptos sin importar quiénes hayan sido, la ley se aplica igual para todos, basta de abusos.

¡Con la Salud No se Juega!

Despierta México, 2018 año de esperanza.

Ginna Noya

@ginanoya