sábado 24 de junio de 2017 | 10:46
Columnas

Jalisco en el tablero del 2018 de la encuesta de SDP

@ivabelle_a jue 16 feb 2017 11:44
La fuerza de Enrique Alfaro se va a sentir, tal como él lo ha anticipado,
La fuerza de Enrique Alfaro se va a sentir, tal como él lo ha anticipado,
Foto propiedad de: Internet

 

Esta semana SDP Noticias publicó una encuesta entre mexicanos sobre las preferencias electorales rumbo al 2018 presidencial. La mayoría de los lectores y analistas se detuvo en lo obvio: Morena como partido y López Obrador, como candidato, no tienen a ningún competidor cercano. Si hoy fuera las elecciones, el tres veces candidato presidencial y una vez presidente alternativo, Andrés Manuel, se llevaría de calle a cualquier aspirante. Tiene 15 puntos más que el candidato más cercano del PAN.

Pero las elecciones no son hoy, y hay muchas otras lecturas relevantes sobre la encuesta publicada por el diario de Federico Arreola. Primero, el tristísimo papel del PRD: medido sólo como partido, sin candidato, tiene 1.3 por ciento de preferencias electorales. Eso es gravísimo: no alcanzaría ni el registro. Estamos ante la inminente desaparición del partido que aglutinó a las izquierdas.

En segundo lugar, llama la atención el papel que tiene Movimiento Ciudadano, como partido, en la encuesta. Así, sin candidato, es el cuarto instituto político en importancia (después de Morena, PAN y PRI) y ese no es un dato menor, sobre todo, si consideramos que MC existe principalmente gracias a su fuerza política en un solo estado: Jalisco.

La encuesta no incluye votación con candidato de MC. La expectativa generalizada es que se sume a uno de los partidos de izquierda o, en su defecto, a un candidato independiente (Mancera o Jaime Rodríguez, por ejemplo). Pero el dato es relevantísimo porque la fuerza de Enrique Alfaro se va a sentir, tal como él lo ha anticipado, en el tablero nacional del 2018. Eso le da canicas para las negociaciones en el tablero estatal y canicas en cualquier conformación política federal.

En tercer lugar, pero no por eso menos importante, me sorprendió la aparición de Aristóteles Sandoval en la encuesta sobre posibles aspirantes priistas a la candidatura presidencial. No ha sido en vano su actuación en los últimos meses con relación a la movilidad, el gasolinazo, las deportaciones, las críticas a las medidas en materia de comunicación. Dejó de ser un gobernador prudente frente a su partido y está cosechándolo (al menos fuera de Jalisco): dejaron de verlo como un soldado tricolor bien portado que cae sin meter las manos.

El porcentaje con el que aparece el gobernador de Jalisco en las encuestas no es aún competitivo (José Narro es el favorito), pero está por encima de funcionarios del gabinete federal que alguna vez se consideraron delfines, como Aurelio Nuño, por ejemplo.

El PRI no las tiene todas consigo, y Aristóteles Sandoval no está en los primeros lugares de popularidad en el tricolor, pero como dije al principio: las elecciones no son hoy y, por lo visto, tanto el PRI jalisciense como la oposición estatal tienen algo que aportar al juego nacional.