sábado 17 de noviembre de 2018 | 06:36
Columnas

Fiscalía anticorrupción, el candidato de la UNAM

@economanu mar 22 nov 2016 11:12
La máxima casa de estudios ya dio su voto
La máxima casa de estudios ya dio su voto
Foto propiedad de: internet

 

Aunque otras instituciones privadas de educación superior tengan interés en los temas nacionales, nunca podrán alcanzar la presencia local e internacional que la UNAM representa para la sociedad mexicana.

La Facultad de Derecho de la UNAM, que es la escuela de Leyes más importante de Latinoamérica, decidió proponer como su único candidato para la fiscalía anticorrupción, ante la Junta de Coordinación Política del Senado de la República, al maestro Ricardo Peralta Saucedo.

Es una acción inteligente, valiente y de impulso a sus jóvenes académicos y de alta experiencia y también de moral probada ante la sociedad.

Es público que el maestro Peralta ha trabajado en áreas de procuración de justicia, en investigación de delincuencia organizada y anticorrupción, pero también en la iniciativa privada en las industrias mexicanas más importantes del país y fue muy trascendente su labor en el poder legislativo de la Ciudad de México. Lo más importantes es que nunca ha pertenecido a ningún partido político y su perfil es completamente ciudadano y académico.

Su activismo social y altruismo, le ha dado el apoyo de organizaciones de la sociedad civil, tanto de protección de los derechos humanos, académicos, como del gremio intelectual y cultural del país.

Cuenta con el apoyo de más 40 cartas de propuesta ante el Senado, entre intelectuales, académicos, artistas, escritores, muralistas, actores, músicos, y organizaciones de la sociedad civil defensoras de los derechos humanos, diversidad de género, comerciantes y altruistas.

Con esta propuesta la UNAM repunta su activismo en la vida política del país, impulsando a uno de sus distinguidos miembros para lograr ocupar una de las posiciones más trascendentes en la vida política contemporánea de México

Esta posición podría incluso, definir el destino electoral del país de los años venideros, siempre y cuando el fiscal no sea un fiscal a modo, sino un fiscal ciudadano ajeno al partidismo político y como se ha mencionado, sin dueño.

Es un contrasentido pensar en un candidato oficial cuando la percepción de la corrupción de la sociedad mexicana va precisamente en el sentido de que en el gobierno y en las altas esferas del poder, es donde se realizan los mayores actos de corrupción.

Ha propuesto la creación de observatorio ciudadanos anticorrupción donde la ciudadanía se comprometa a fomentar la cultura de la legalidad y la denuncia a través de los mails electrónicos y con contacto directo a la propia fiscalía.

Además de que en la UNAM, a través de la Facultad de Derecho, está por impartirse,  el primer diplomado a nivel federal, sobre sistema Nacional anticorrupción, circustancia que ninguna institución de educación superior a propuesto a la fecha.