sábado 17 de noviembre de 2018 | 06:35
Columnas

TPP: comercio preferencial riesgoso para la industria mexicana

@EsquivelAncona jue 08 oct 2015 20:04

             

El Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP, por su sigla en inglés), tras varias rondas de negociación llegó a su fin el pasado 5 de octubre, con lo que se alcanzó una resolución para la liberación del comercio entre las naciones que lo suscribieron, por lo que se espera que este pacto pronto entre en vigor.

El acuerdo comercial, suscrito por México liberalizará el comercio de la república azteca con seis países y cambiará las reglas comerciales con otras cinco naciones, entre ellas Estados Unidos, Canadá y Japón.

El pacto comercial reducirá las barreras arancelarias, establecerá estándares comunes para el comercio entre las naciones firmantes al acuerdo, además definiría normas laborales y ambientales y protegería la propiedad intelectual de las corporaciones multinacionales.  

El TPP propone la creación de un mercado de más 800 millones de personas en 12 economías de Asia, Oceanía y América con un monto de 4.4 billones de exportaciones totales.

Las naciones firmantes del Acuerdo de Asociación Transpacífico, son: Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur, Estados Unidos y Vietnam. El conjunto de todas estas economías representan el 40 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) mundial.

México se incorporó a las negociaciones del TPP en el 2007, durante el gobierno de Felipe Calderón, como una supuesta necesidad de ampliar el comercio exterior del país, a la zona del pacífico; esto a pesar que ya existían acuerdos comerciales, con Estados Unidos, Canadá, Japón, Chile y se negociaba con Perú.

Las más de 20 rondas de negociaciones que se llevaron a cabo para la firma del TPP, se hicieron casi en secreto y no se permitió la entrada a organizaciones sociales, como Médicos Sin Fronteras, pero sí le dieron acceso a la participación de las grandes y poderosas empresas farmacéuticas multinacionales; por esta razón no se tiene todavía el texto definitivo de los alcances del acuerdo comercial, pero sí se ha filtrado que se acordó que la duración de las patentes de medicamentos, se podrían extender a más de 20 años, lo que haría que se retrasara la producción de medicamentos genéricos de bajo costo, lo que seguramente acarrearía problemas a la mayoría de la población de México de más bajos ingresos y afectaría sensiblemente finanzas del sector salud, ya que habría menos medicamentos genéricos y se tendría que gastar más en adquirir estos productos.

La entrada en vigor del Acuerdo Transpacífico posiblemente dañará las exportaciones mexicanas de autopartes, azúcar, textiles, farmacéuticos, acero, lácteos, debido a la desgravación arancelaria que habrá, lo que elevará la competencia por los mercados sobre todo el de los Estados Unidos.

La industria mexicana de autopartes se verá impactada negativamente por la entrada en vigor del TPP ya que se establecerá un contenido de valor agregado de 45 por ciento para que los automóviles puedan gozar de las preferencias arancelarias en el comercio entre los 12 países integrantes, esto es mucho menor que las reglas de origen del 62.5 por ciento, exigidos en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), esto traería más competencia a la industria nacional y las armadoras de automóviles, instaladas en el país podrán disminuir su demanda de insumos producidos en México.    

Los productores de azúcar mexicanos seguramente tendrán problemas para vender su producto a su principal mercado en el exterior que son los Estados Unidos, debido a que Australia que es uno de los firmantes del TPP obtuvo un cupo adicional para exportar 65,000 toneladas del endulzante al año al vecino del norte.

En los últimos años, la comercialización del azúcar mexicana en el mercado estadounidense ha sido muy problemática debido a que no se han respetado las cuotas del TLCAN y la sobreproducción del endulzante en México y en otras partes del mundo, lo que provocó severos daños económicos a los productores nacionales.

Las siderúrgicas mexicanas actualmente atraviesan por una seria crisis debido a la baja de la demanda a nivel mundial de acero y la competencia desleal que representa las exportaciones chinas de ese producto; a esto los productores de acero mexicano tendrán que agregar una competencia del acero producido en los países firmantes del Acuerdo Transpacífico, que tendrán tarifas arancelarias preferenciales, para ser vendidos en los mercados que integran el acuerdo.

Los empresarios textileros mexicanos no solo tendrán que lidiar con el contrabando ilegal de prendas de vestir confeccionadas en China o Bangladesh, también tendrán que enfrentar ahora la competencia, de artículos de vestir producidos en Vietnam, que entrarán al país con preferencias arancelarias, gracias al TPP.

Los grandes corporativos que monopolizan la producción y distribución de lácteos en México, que son la empresa que fundó Eduardo Trillo, Lala y Alpura que preside Víctor Gavito, la firma del acuerdo comercial del Pacifico, significará que tendrán que competir en el mercado nacional con los productos derivados de la leche, producidos en alguno de los 11 países, que signaron el pacto comercial, teniendo especial ventaja, los productos lácteos hechos en Nueva Zelanda, dada la gran y eficiente producción a bajos precios que tienen esos alimentos, en el país de Oceanía.    

Con la entrada en vigor del TPP, los industriales mexicanos de alimentos procesados, los productores de cárnicos, sobre todo la carne de cerdo, así como las empresas, productoras de maquillaje e higiene personal, podrían ser beneficiados con la apertura de los mercados de los 11 países que junto con México signaron el TPP.          

En un estudio elaborado por académicos de Harvard University, se habla que para la economía mexicana, la entrada en vigor del Tratado Transpacífico solamente significaría un aumento del 1 por ciento del PIB en 10 años.

Para Joseph Stiglitz, premio Nobel de Economía, el TPP podría acarrear consecuencias negativas para los ciudadanos de los países firmantes, mientras que las empresas multinacionales, incluidas las grandes farmacéuticas se beneficiarán, con la mayor duración de sus patentes y los altos precios de sus productos, antes de que se autoricen la producción de los genéricos.

Los analistas y académicos que están a favor del Acuerdo de Asociación Transpacífico, hablan que el TLCAN, ha traído, muchos beneficios a la economía nacional y ha creado muchas fuentes de trabajo y que el nuevo acuerdo comercial traerá más beneficios.

En mi opinión, pienso que se hacen cuentas alegres del tratado de libre comercio con Estados Unidos y Canadá, ya que se habla del aumento de las exportaciones mexicanas, pero si analizamos bien veremos que muchas mercancías que son insumos para la maquila, entran al país como importación temporal y el producto terminado sale para su venta en el exterior como exportación definitiva. Las pantallas planas que se arman en México y se venden en el exterior solo tienen en promedio un 8 por ciento de integración nacional, incluyendo la mano de obra, lo que nos habla de un maquillaje de las cifras de comercio exterior.

Existen estudios serios que nos hablan que el TLCAN provocó la pérdida de empleos en el campo para más de 2 millones de personas y que esto provocó mayor migración de mexicanos a los Estados Unidos, en busca de trabajo.

El TPP al parecer traerá más distorsiones negativas a la economía mexicana y se podría inundar el mercado mexicano de productos y servicios producidos en los países firmantes del acuerdo con aranceles preferenciales y se tendrían muy pocos beneficios.

Actualmente el país ha signado 49 acuerdos comerciales, y Acuerdo Transpacífico sería el 50, lo que hace que México sea una de las naciones más abiertas del mundo, pero los beneficios, no se han palpado, no hay crecimiento económico, existe desigualdad y la pobreza ha aumentado.

El TPP tiene que ser ratificado y aprobado por la Cámara de Senadores y es aquí que conoceremos completos todos los capítulos que se negociaron, en el acuerdo comercial.