lunes 21 de enero de 2019 | 05:17
Nacional

México, tercer lugar mundial en muertos por conflictos armados

Redacción SDPnoticias.com jue 21 may 2015 09:04
Foto propiedad de:

Las muertes por conflictos armados en México son sólo superadas por la guerra civil en Siria y el avance del Estado Islámico en Irak, según un reporte internacional.

Ciudad de México.- El Instituto Internacional de Estudios Estratégicos (IISS, por sus siglas en inglés) ubicó a México en el tercer lugar de los países con más muertos como consecuencia de conflictos armados.

De acuerdo con el reporte del instituto lodinense, el país es sólo superado en cifras de víctimas mortales por la guerra civil en Siria y el avance del Estados Islámico (EI) en Irak. 

En 2014, el conflicto entre el régimen de Bashar al-Assad y los rebeldes dejó más de 70 mil muertos. En Irak, el IISS reporta 18 mil muertos debido a la presencia y ejecuciones de los extremistas islámicos.

Según el IISS, en 2014 hubo 42 conflcitos armados en el planeta. Ese número representa  21 menos que el primer reporte dedicado a ese campo en 2008, donde se registraron 56 mil víctimas, contra las 180 mil personas del año pasado.

Sobre México, el estudio explica que la distribución de la violencia en el país es irregular, pues el 70 por ciento de la violencia se concentra en 10 estados. Los muertos por confictos armados registrados en 2014 fueron 15 mil, de acuerdo con el IISS.

"En septiembre de 2014, tras el asesinato de 43 estudiantes en Iguala, los mil 800 policías municipales, muchos de los cuales estaban corrompidos por los narcotraficantes, fueron integrados en una fuerza nacional; una gendarmería originalmente planeada para conformarse con 40 mil hombres pero que en la práctica comenzó operaciones con sólo 5 mil efectivos", apunta el reporte. 

Nigel Inkster, autor del estudio, asegura que la violencia se expande de forma considerable y pidió considerar los impactos de las guerras no sólo en el número de muertos sino en los más de mil millones y medio de personas afectadas.

Con información de La Jornada