jueves 29 de junio de 2017 | 02:23
Nacional

Desaparición forzada de normalistas, caso de gravedad extrema que exige al Estado erradicar la impunidad: ONU

Redacción SDPnoticias.com vie 14 nov 2014 00:56
Foto: Archivo/Cuartoscuro
Foto: Archivo/Cuartoscuro
Foto propiedad de: Foto: Archivo/Cuartoscuro

Ariel Dulitzky, representante de la ONU señaló que hoy en día, el principal reto de México es erradicar la impunidad, ya que tanto la procuración como la administración de justicia carecen de capacidad y capacitación para tratar fenómenos complejos, donde se entrecruzan el crimen organizado, la corrupción y el accionar de las fuerzas de seguridad.

Ciudad de México, 14 Nov. (SDPnoticias.com).- La desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa, es un único y de gravedad extrema, que sin embargo, ofrece a México la oportunidad para adoptar políticas necesarias para asumir con entera responsabilidad el fenómeno de la desaparición forzada.

Así lo advirtió Ariel Dulitzky, presidente del Grupo de Trabajo sobre Desapariciones Forzadas o Involuntarias de Naciones Unidas, quien reconoció que durante sus cuatro años como de miembro del grupo de trabajo no había recibido ningún caso donde un grupo tan amplio de personas hubiera desaparecido forzadamente en un sólo incidente.

"Es un caso único, pero por ser un caso único, de gravedad extrema, también ofrece una oportunidad histórica, tiene que servir como un parte aguas para la adopción de políticas públicas necesarias para asumir con entera responsabilidad el fenómeno", subrayó.

 En sesión pública, ante miembros de la comisión especial que sigue el caso Iguala, urgió a que  dichas políticas se apliquen de inmediato en el país, las cuales deben versar sobre 4 ejes: verdad, justicia, reparación y las garantías de no repetición.

"Esto significa establecer la suerte y el paradero de todos los desaparecidos forzadamente en México, no sólo la de los 43 estudiantes, sino de los miles de casos que siguen abiertos", puntualizó el representante de la ONU.

Dulitzky señaló que hoy en día, el principal reto de México es erradicar la impunidad, ya que tanto la procuración como la administración de justicia carecen de capacidad y capacitación para tratar fenómenos complejos, donde se entrecruzan el crimen organizado, la corrupción y el accionar de las fuerzas de seguridad.

"Es muy difícil lograr investigaciones eficientes sobre violaciones a los derechos humanos, incluida la desaparición forzada. No hay capacidad de análisis de inteligencia y todo esto demuestra que el Estado, o no tiene la voluntad, o si la tiene, carece de capacidad para investigar, juzgar, y sancionar los casos de desaparición forzada", condenó.

Respecto al desempeño del Congreso mexicano, destacó que ha incumplido con la aprobación de las leyes General de Desapariciones Forzadas y Sobre el Uso Legítimo de la Fuerza, y que el Gobierno no ha diseñado un Programa Nacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas ni ha elaborado una Base Nacional de Datos Genéticos ni creado un Instituto Nacional de Ciencias Forenses.

También recriminó que en México se sepa más la cantidad de petróleo que exporta, que el número de personas que han desaparecido forzadamente.

La diputada del PVEM, Ruth Zavaleta, rechazó los señalamientos del representante de la ONU y aseguró que el Estado mexicano ha actuado correctamente en torno al caso de los normalistas desaparecidos; asimismo, negó que los hechos del pasado 26 de septiembre constituyan un caso de desapariciones forzadas.

"Tenemos que diferenciar los casos de desapariciones forzadas de los años 60 y 70, los cuales eran motivados por asuntos políticos y de represión gubernamental, en tanto que las desapariciones actuales se dan a partir de la lucha contra el narcotráfico y la violencia", dijo.

La legisladora también negó que el Estado mexicano no tenga voluntad política o capacidad para investigar los casos de desaparición forzada.

Tras la intervención de Zavaleta, el representante de la ONU demandó reconocer el problema de la desaparición forzada, a fin de que se desarrollen medidas efectivas para su erradicación, así como mecanismos para conocer cuántas personas desaparecieron, cuándo, cómo, por qué y en qué circunstancias.

Hasta en tanto no se determine fehacientemente la identidad de los desaparecidos, las investigaciones no se pueden dar por terminadas, determinó.

Dulitzky  recordó que hace tres años el grupo de trabajo emitió 33 recomendaciones al Gobierno mexicano en torno al problema de la desaparición forzada, pero fueron ignoradas en su mayoría.

"No puedo decir si el cumplimiento de estas recomendaciones que formulamos hace tres años hubiesen prevenido los hechos de Iguala, pero estoy absolutamente convencido de que la implementación de éstas hubiesen permitido estar mejor preparados para responder a un incidente como el que nos ocupa.

"Abrir las fosas de las víctimas de la guerra sucia es cerrar las heridas, abrir las fosas comunes de los desaparecidos de hoy, es cerrar las heridas. Todos los casos de las desapariciones forzadas que están en las bases de datos serán heridas en la sociedad mexicana, las cuales permanecerán abiertas por décadas hasta que se sepa la verdad", concluyó.

Con información de Reforma.