jueves 27 de julio de 2017 | 03:44

¿Hizo bien? Se casa con hombre desahuciado y tienen 4 hijos

Redacción SDPnoticias.com
COBERTURAS
Thu 19 Feb 2015 13:40

Después de que familiares y amigos cuestionaran su matrimonio, una mujer hizo pública su historia de cómo se casó con un hombre con cáncer terminal, con el que decidió tener la mayor cantidad de hijos antes de que muriera. 

Inglaterra.- Una mujer se cansó de que sus amigos y familiares cuestionaran porqué se casó y tuvo una familia con un hombre desahuciado. 

En 2003, a Daniel Radiven le detectaron un tumor maligno que se presenta en los tejidos cartilaginosos y que se conoce como condrosarcoma.

 

 

Para combatir ese tipo de tumor, que generalmente sólo afecta a personas mayores de 60 años, Daniel, de entonces 27 años, tuvo que someterse a dos cirugías y en 2005 parecía haber vencido finalmente la enfermedad. 

Ese año conoció a su futura esposa Justine, de quien se enamoró y con quien decidió tomar una decisión que muchos consideraron como una locura: tener la mayor cantidad de hijos que pudieran, antes de que Daniel muriera. 

En 2006, el cáncer atacó ahora los pulmones del hombre y se sometió, nuevamente, a una intervención quirúrgica.  Ese mismo año se casó con Justine. 

"Entiendo lo difícil que puede ser para la gente entender esto cuando se ve por fuera, pero éramos felices, nos amábamos y queríamos una familia", explicó la ahora vuida al diario británico The Daily Mail. 

Fue en 2008 cuando Daniel y Justine se convirtieron en padres. Primero nació Sophie, quien hoy tiene 7 años. A ella siguieron Manny (5), Jessie (3) y Millie, quien nació en abril de 2013, ocho meses antes de que Daniel falleciera.

Conforme llegaban los niños, la salud de Daniel empeoraba, pese a mantener convicción ante las adversidades. 

"Daniel nunca se rindió. Podía pasar horas investigando tratamientos con nuevas drogas, cualquier cosa que le diera una oportunidad de vida", relató Justine. 

Finalmente, el cuerpo de su esposo se fue deteriorando, pues hacía al final de sus días lucía extremadamente delgado y con un cabello canoso, debido a los medicamentos experimentales a los que fue expuesto. 

"Recuerdo a Daniel acostado en nuestra cama, poco antes de morir. Estaba muy débil, pero se volteó hacia mí y me dijo: '¿Si hubieras sabido cómo serían las cosas, las habrías hecho de otra manera?'". 

La mujer asegura que pese a los señalamientos de varias personas ella nunca tuvo ilusiones sino esperanza, y que en cada uno de sus hijos conserva un poco de su esposo. 

"Le hablamos a papá y los niños ven fotografías de él todo el tiempo. Todas las noches salimos a ver las estrellas por la ventana y le decimos 'buenas noches'"