SÍGUENOS EN

Ediciones Locales

Fernando Vallejo es reconocido por CONACULTA

El escritor obtiene el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2011

 

El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) felicita al escritor Fernando Vallejo, por obtener el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2011, que otorga la Asociación Civil del Premio de Literatura Latinoamericana y del Caribe.

El jurado reconoció así la obra del escritor colombiano, compuesta principalmente por novela, ensayo y autobiografía, con un premio dotado con 150 mil dólares, que será entregado el 26 de noviembre, durante la XXV edición de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara.

En un comunicado, en Conaculta recordó que Fernando Vallejo nació en 1942 en la ciudad de Medellín, Colombia.

De familia acomodada, estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Bogotá. Más tarde se trasladó a Italia para formarse como director de cine en el Centro Experimental de Cinematografía de Roma.
Desde 1971 radica en la Ciudad de México, donde ha producido la totalidad de su obra.

Naturalizado desde hace algunos años, su escritura se alínea con la tradición más rebelde y contestataria de la literatura colombiana, en la que figuran nombres como los de Fernando González o Gonzalo Arango.

Casi antitético del ‘realismo mágico’, el estilo de Vallejo se hunde en temáticas ásperas, como la marginalidad o la violencia.

La parte medular de su producción literaria es producto de su experiencia autobiográfica depositada en El río del tiempo, que se constituye de cinco entregas.

En Los días azules (1958) yacen recuerdos de su infancia. ‘El fuego secreto’ (1987) se compone de episodios de adolescencia irreverente vivida en los barrios bajos de Medellín y Bogotá.

“Los caminos a Roma” (1988) describe las vivencias europeas, fundamentalmente en la capital italiana. En “Años de indulgencia” (1989) narra aquello que animó su vida en Nueva York, además de referir hechos familiares. “Entre fantasmas” (1993) ofrece recuerdos de Colombia y tiene a México como escenario.

Otros títulos que despuntan en su obra son la célebre novela “La virgen de los sicarios” (1994), retrato sórdido de la realidad violenta y el narcotráfico imperante en la ciudad de Medellín.

En 2010, el autor aseguraba que con esta obra fue el primer escritor que introdujo el término “sicario”. Ciertamente, homosexuales, sicarios y mafiosos pueblan este relato que fue llevado al cine por Barbet Schroeder en el 2000.
Con”’El desbarrancadero” (2001), Vallejo recibió el prestigiado Premio Rómulo Gallegos. La novela describe el retorno de un hombre (el propio autor) a Medellín, para visitar a su hermano agonizante, víctima de sida.

La labor creativa de Vallejo abarca otros géneros. En el biográfico figura “El mensajero” (1991), acerca de la vida de Porfirio Barba-Jacob; y “Almas en pena, chapolas negras” (1995), en torno al poeta colombiano José Asunción Silva.
Publicado por el Fondo de Cultura Económica, “Logoi: una gramática del lenguaje literario” (1983) es un tratado de 32 capítulos sobre retórica y literatura.

En el terreno del ensayo, el autor ha entregado tres títulos: “La tautología darwinista” (1998), “Manualito de imposturología física” (2005) y “La puta de Babilonia” (2007).

Los libros de Vallejo han sido traducidos a una veintena de idiomas; prueba de una trayectoria exitosa con honda impronta en la literatura latinoamericana.
En 2009 fue merecedor del Premio Honoris Causa de la Facultad de Filosofía y Letras, de la Universidad Nacional de Colombia.

NTX