miércoles 24 de mayo de 2017 | 08:07
Ediciones Locales

Depresión puede descontrolar diabetes en pacientes: IMSS

Redacción SDPnoticias.com
COBERTURAS
mar 25 feb 2014 15:03

Está comprobado que los problemas emocionales pueden hacer que un paciente diabético no se controle médicamente

Puebla, Pue.-  La mayoría de las personas no están preparadas para aceptar que están enfermas y menos aún de un padecimiento crónico degenerativo como la diabetes; al principio cuando se da el diagnóstico el paciente capta toda la información negativa y piensa invariablemente que se va a morir, lo que provoca un trastorno emocional que puede terminar en depresión.  

 María Eugenia Torres Castillo, psiquiatra del Hospital General Regional No. 36 “San Alejandro” explicó que en el caso del diagnóstico de diabetes, hay pacientes que cursan con trastornos depresivos por esta causa, ya que primeramente se va a vivir un duelo –de salud- que se caracteriza por la negación, en la que el diabético expresa que no se siente mal, que no puede estar enfermo, que los médicos están equivocados y que los estudios son erróneos.

Ya que el diagnóstico se confirma, se vive una etapa de enojo, y en ese caso el paciente busca justificantes, es decir, algo o alguien en quien depositar una culpa que no puede manejar.

Es muy importante detectar esta etapa ya que puede convertirse en depresión en la que el diabético tendrá episodios de tristeza, llanto, desesperación, angustia, incluso de aislamiento de su propia familia, ya que se siente diferente a los demás.

La aceptación es el siguiente paso en el que el paciente se informa sobre su padecimiento y  se compromete con su salud,      -alimentación, medicación y estilo de vida diferente- para dar seguimiento a la resolución, la cual hará  que a pesar de su enfermedad se sienta feliz.

La psiquiatra explicó que este proceso puede tener una duración de dos a seis meses, sin embargo, depende de cada paciente y del apoyo familiar y médico que éste tenga, “lo más importante es detectar a tiempo una depresión que puede complicar más la enfermedad, pues está comprobado que los problemas emocionales pueden hacer que un paciente diabético no se controle médicamente”, dijo.

Por ello, Torres Castillo explicó que la ayuda psicológica, psiquiátrica –en caso de ser necesario-, así como del médico tratante y del círculo familiar es determinante en el diagnóstico y tratamiento exitoso de esta enfermedad.