Relegan en evento gubernamental a una madre y su hijo, víctima de negligencia

Guadalupe Gálvez Ruiz
Guadalupe Gálvez RuizBernardo Torres / SDPnoticias.com

En el marco del 30 aniversario de la creación de la Secretaría de la Mujer, Guadalupe Gálvez permaneció relegada en un muro en espera de atención.

México.- Guadalupe Gálvez Ruíz viajó más de seis horas desde la comunidad de Mixtecapa, municipio de San Luis Acatlán, para asistir al evento que se llevó a cabo en la Residencia Oficial Casa Guerrero, con motivo del 30 aniversario de la creación de la Secretaría de la Mujer, pero en ninguna mesa hubo espacio para ella.

Para llegar al evento convocado a las 09:30 de la mañana, Guadalupe salió el día domingo, desde su comunidad y viajó a la Ciudad de Tlapa, donde pasó la noche, y este lunes a las 03:00 de la mañana, junto con su hijo enfermo partió hacia la capital del estado.

Antes de la hora citada ingresaron a la Sala de la República, donde el gobernador Héctor Astudillo encabezaría el evento; sin embargo, las cerca de mil sillas dispuestas fueron asignadas a funcionarias de distintos municipios y dependencias estatales, pero no para esta mujer.

Durante el desarrollo del acto, mientras batallaba con su hijo que no se puede sostener por sí sólo, Guadalupe estuvo relegada en la parte trasera de esta enorme sala; al pie de ella desfilaban funcionarios y personal del Gobierno del Estado, acompañando a las invitadas hasta sus lugares.

Junto con otro vecino de su localidad y sus dos niños, vieron pasar también a la decena de meseros, con los platillos que fueron repartidos -salpicón, fruta y agua de Jamaica- que algunos apenas probaron, y al final del evento fueron tirados a la basura.

El desdén a esta madre de familia fue evidente, en un evento que inició con un retraso de más de media hora, donde fueron retiradas varias mesas, para que no quedaran vacías, algunas que incluso fueron ocupadas por hombres, acompañantes de las funcionarias que asistieron.

Los relegados, permanecieron sentados en un muro, ni siquiera sillas, en espera de que algún funcionario o personal del gobierno se acercara a atenderlos, pero no ocurrió, hasta después de que reporteros presentes, le preguntaron porque no le ofrecieron un asiento y salió a relucir el calvario que ha venido sufriendo y que esperaba exponer a la presidenta del DIF, Mercedes Calvo de Astudillo.

Representantes del DIF, y del área de Comunicación Social, al ver que era entrevistada por varios reporteros, de manera inmediata dieron aviso a sus superiores, y acudió la Jefa de Prensa del DIF para conocer la situación, y canalizar la demanda con el compromiso de que será apoyada.

Una negligencia médica puso a su hijo en una silla de ruedas

Relegan en evento gubernamental a una madre y su hijo, víctima de negligencia

Guadalupe Gálvez Ruiz, es madre de Roger Patricio Gálvez, quien nació el 6 de junio del 2011, y está a punto de cumplir los seis, años, aunque pareciera que apenas tiene tres pues depende totalmente de los cuidados de su madre.

Cuando el niño tenía 11 meses de edad, llevaba un desarrollo normal pero se enfermó y su madre buscó en Tlapa atención médica.

Al llegar a la ciudad se fueron directamente al Hospital General, donde les dijeron que no lo podían atender, que no había espacio, que no había camas para internarlo y tuvieron que llevarlo a una clínica particular.

En esta clínica, dijo, le suministraron una fuerte dosis de “Gentamicina”, a pesar de que el bebé no llevaba fiebre, lo cual le provocó problemas neurológicos. “Le atrofió el cerebro”, señala Guadalupe, quien meses después supo que se trataba de una negligencia médica.

“Al momento que llegué con el médico, le puso la gentamicina, luego que inyectaron a mi niño, empezó a llorar y a llorar, a sangrar de la nalguita, y desde entonces ya no quedó bien, miren, como no puede sostener la cabecita”, detalló.

El resumen médico, de un especialista en Neuropediatría, refiere que tras varias tomografías se confirmó que el menor presenta atrofia corticosubcortical difusa.

En agosto de 2013, en una nueva consulta, le fue diagnosticado un Síndrome Hipotónico Central, probablemente en relación a intoxicación por neuroléptico (metoclopramida), donde le inician oxigenación cerebral y terapia de rehabilitación, tras la cual ha tenido una lenta recuperación, pero aún con diagnóstico reservado.

Durante estos cinco años, ha buscado con sus limitados medios y recursos económicos atención en el Hospital General en la Ciudad de México así como en el Centro de Rehabilitación Integral Guerrero (CRIG), donde recibe terapias físicas.

La señora Guadalupe, es de bajos recursos, y para sostener a sus seis hijos, administra una cocina económica en Tlapa, y para la cual pide a las autoridades estatales apoyo, para equipar su pequeño negocio.

Sobre este caso de negligencia, la señora Guadalupe, ya ha interpuesto una demanda penal ante el Ministerio Público con sede en Tlapa, pero el proceso no avanza, y pide a las autoridades que se llegue hasta las últimas consecuencias.

0
comentarios
Ver comentarios