sábado 18 de noviembre de 2017 | 09:19
Ediciones Locales

Policía Estatal balea autobuses de normalistas tras retención de pipa

Bernardo Torres / SDPnoticias.com mié 13 sep 2017 13:42
Los agentes dispararon en contra de los neumáticos
Los agentes dispararon en contra de los neumáticos
Foto propiedad de: Bernardo Torres / SDPnoticias.com

Los elementos detuvieron a 6 normalistas, quienes fueron trasladados a Chilpancingo.

Chilpancingo, Guerrero.- Elementos de la Policía Estatal agredieron a balazos los autobuses donde se trasladaban estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa sobre la carretera federal Chilpancingo-Tixtla, la mañana de este miércoles.

Los hechos se registraron luego de que un grupo de normalistas retuvieron una pipa de combustible, así como varios camiones de repartidores de diferentes empresas a la altura del Crucero de Tierras Prietas, al norte de Chilpancingo.

Estas acciones provocaron una fuerte movilización policiaca a la que sumaron elementos de la Policía Federal sobre la carretera de cuota hacia Tixtla, dando alcance a un autobús a la altura del punto conocido como "Los Túneles”.

El segundo autobús fue alcanzado en el crucero que va la comunidad de Matlalapa, donde quedó abandonado luego de que los policías dispararan a las llantas de la unidad, imposibilitando su circulación.

Los normalistas que iban a bordo se dispersaron hacia el cerro, seis de ellos fueron detenidos por los elementos policiacos y trasladados a Chilpancingo para determinar su situación legal.

En respuesta, los estudiantes ingresaron a la Comandancia Municipal de Tixtla, de donde se llevaron a cuatro elementos de la Policía Municipal, una patrulla de Tránsito y un camión de Servicios Públicos a las instalaciones de la normal.

La Policía Estatal desplegó un fuerte operativo sobre esta carretera, instalando cuatro filtros de seguridad para evitar el regreso de los estudiantes; también intentaron impedir en todo momento que los reporteros documentaran estos hechos.

Los autobuses fueron retirados por grúas de la Policía, fuertemente custodiadas por antimotines, quienes sólo permitían el paso a civiles y obstruyeron el paso a vehículos de prensa.

Esta nueva agresión se da a unos días de cumplirse tres años del asesinato de tres estudiantes y la desaparición de los 43 en la ciudad de Iguala la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre de 2014.