jueves 13 de diciembre de 2018 | 01:17
Ediciones Locales

Obispo de Ciudad Altamirano no abandonará diócesis

Redacción SDPnoticias.com dom 28 dic 2014 19:20
 Maximino Martínez Miranda
Maximino Martínez Miranda
Foto propiedad de: (FOTO: tomada de Internet)

Con ocho años al frente de la diócesis, ha resistido más que otros homólogos, por ejemplo Raúl Vera en Saltillo, Coahuila.

El obispo Maximino Martínez Miranda indicó que los representantes de la iglesia no se van a retirar, a pesar de que existe una situación de inseguridad muy grave en Ciudad Altamirano, Guerrero.

Martínez Miranda dirige la Diócesis de Ciudad Altamirano desde hace ocho años, su acción incluye pueblos de los estados de Guerrero, México y Michoacán; de 2009 hasta la fecha ha visto morir a cuatro de los sacerdotes de su diócesis: Abacuc Hernández Benítez, Ascención Acuña Osorio, Joel Román Salazar y el padre Gregorio López Gorostieta.

Tres de ellos fueron ejecutados a balazos, mientras Joel falleció en un accidente automovilístico, sin embargo, los feligreses sostienen que éste fue provocado para evitar las investigaciones; ninguno de los casos ha sido esclarecido.

Tierra Caliente requiere tanta atención como los países en guerra

De acuerdo con el obispo, la región requiere tanta atención como la cual El Vaticano brinda a países en guerra, sobre todo por la mortandad ocasionada por el crimen organizado entre la población civil.

Alertó que pese a que el personal del Ejército y la Policía Federal se compretieron a incrementar su presencia en Altamirano, ello no se percibe con claridad, pues la mayor parte del día los ciudadanos se sienten abandonados.

"Existen grupo de personas que han perdido la noción de la humanidad y cometen actos que rayan en lo extremo", dijo Maximino Martínez, quien negó que tenga la intención de abandonar la región y detalló que es un reto más, "uno debe llevar a cabo esta misión de la mejor manera".

Con información de Milenio