Brilló en Oaxaca el Lunes de la Guelaguetza

Más de  22 mil almas inundaran tanto por la mañana como por la tarde el Auditorio, para disfrutar en su edición matutina y vespertina la Guelaguetza, en la que participaron 23 delegaciones.

Oaxaca.- Un majestuoso escenario de luminosos colores y con una algarabía desbordada a flor de piel, la presentación de la Guelaguetza 2011 ilusionó una vez más a miles de oaxaqueños, así como turistas de México y de otros países.

 

Todo un éxito y en completa paz resultó este primer Lunes de la Guelaguetza, luego de que más de  22 mil almas inundaran tanto por la mañana como por la tarde el Auditorio, para disfrutar en su edición matutina y vespertina la Guelaguetza, en la que participaron 23 delegaciones.

 

Reportes de la Policía Estatal informaron que otras mil 500 personas permanecieron afuera por la tarde, al no encontrar espacios disponibles.

 

Como en la mañana, el gobernador Gabino Cué Monteagudo, junto con su esposa Mané Sánchez Cámara asistieron a esta festividad majestuosa, la cual fue presidida por la Diosa Centéotl, Saira Gabriela Hernández Espinosa.

 

Lejos de todo protocolo, el Ejecutivo estatal permaneció en el palco B, acompañado por un reducido número de funcionarios

 

A las 17:00 horas, la edición de la Guelaguetza, palabra proveniente del zapoteco “Guendalezaa” que significa “ofrenda, presente, cumplimiento”, comenzó con la delegación de las Chinas Oaxaqueñas, mujeres de la región de los Valles Centrales, que se caracterizan por portar en su cabeza vistosas canastas llenas de flores, quienes bailaron a lado de los “gigantes” o “monos de calenda”, el Jarabe del Valle.

 

Al compás de la Banda de Música de la Dirección de Seguridad Pública del Estado, así como de otros conjuntos provenientes de las poblaciones participantes, le siguió la delegación de San Jerónimo Tecoátl, de la región de la Cañada, con la Lavada de Mano.

 

Los Jamás Conquistados arribaron al jescenario con  San Pedro y San Pablo Ayutla, Mixes, quienes con su gallardía mostraron sus sones y jarabes.


En cada una de sus ejecuciones y teniendo como testigo fiel un cielo contrastante, a veces gris, a veces blanco y otras ocasiones azulado, pero que en ningún momento mermó el ánimo del público, la Guelaguetza mostró a propios y extraños la vasta riqueza cultural de Oaxaca mediante los diversos bailes ejecutados.

 

La Boda Solagueña fue representada por San Andrés Solaga, de la Sierra Norte; le siguió Santo Tomás Ocotepec, de la región Mixteca, que se presentó por  primera vez en la guelaguetza, con el baile de “La Aguja”, el cual robó la atención del público, luego que su protagonista andaba vendada de los ojos buscando una supuesta aguja en un pajar.

 

Santiago Jocotepec fue la siguiente representación con la Compañera del Chinanteco; después siguió Juchitán de Zaragoza con sus hermosas mujeres ataviadas de vistoso traje de gala que fueron motivo de varios suspiros entre los presentes.

 

Continuó, también por primera vez, Santo Tomás Mazaltepec, con el Fandango Zapoteco y San Felipe Usila con el Jarabe Usileño.

 

La Danza de la Pluma interpretada con maestría por la delegación de Cuilapam de Guerrero fue una de las más admiradas por miles de turistas nacionales y extranjeros, antecedidos por Santos Reyes Nopala, y con la mayordomía, sones, juegos y chilenas de la Villa de Tututepec.

 

Los asistentes se volcaron en entusiasmo una vez que las tuxtepecanas pisaron el escenario para bailar Flor de Piña, uno de los bailes más esperados en cada Guelaguetza, arrancando aplausos, porras y vivas por tan perfecta sincronía y gracia  de las jóvenes bailarinas ataviadas con sus coloridos huipiles y sus imprescindibles piñas sobre  el hombro

 

Mientras que los picantes y atrevidos versos de la región de la Costa estuvieron presentes con los hombres y mujeres de Santa Catarina Juquila, quienes terminaron la Guelaguetza vespertina, los cuales también hicieron gala de su ritmo y cadencia con sus sones y chilenas.

 

Para cerrar con broche de oro este Primer Lunes del Cerro, minutos después de las 20:30 horas juegos pirotécnicos, sincronizados con la celebración pero encendidos desde la catedral de Santo Domingo, inundaron de colores el cielo de Oaxaca durante más de 20 minutos.

 

Mientras tanto, las delegaciones participantes, funcionarios, turistas nacionales y oaxaqueños en general disfrutaban en el escenario bailando, cantando y aplaudiendo las alegres notas de música tradicional oaxaqueña que daba por concluida en completa tranquilidad este Primer Lunes del Cerro. En tanto, se invitaba a la Octava de la Guelaguetza, el próximo lunes 1 de agosto. 

 

Y así, música, cantos, bailes, color, algarabía y una gran diversidad cultural se conjugaron en la presentación de la Guelaguetza, la cual es considerada como la más grande expresión folclórica de México y Latinoamérica.

0
comentarios
Ver comentarios