September 17, 2019 00:33


Versión oficial de caso Tlatlaya "poco a poco se está desmontando": HRW

Versión oficial de caso Tlatlaya "poco a poco se está desmontando": HRW
Foto: MVTFoto: MVT

Human Rights Watch considera que la versión oficial sobre la muerte de 22 personas en junio de 2014 "empezó a desmontarse".

El pasado 30 de junio elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) emprendieron un operativo en la comunidad de Ancona de Los Laureles en el municipio de Tlatlaya, Estado de México para, presuntamente, asegurar un laboratorio clandestino.

Al menos 22 personas murieron durante la operación. Meses después del operativo se descubrió que la versión oficial buscaba proteger a los responsables de ?la peor masacre de los últimos años?.

La organización Human Rights Watch asegura que ?poco a poco se está desmontando la versión oficial de estos hechos, que busca encubrir, proteger a los responsables (?) de los crímenes cometidos, una vez más, por parte de fuerzas militares?.

José Miguel Vivanco, director de HRW para las Américas señala que gracias a las declaraciones valientes de una testigo sobreviviente y a los medios que divulgaron los hechos se ha logrado impedir que las autoridades encubran ?un hecho tan salvaje como una masacre de esta naturaleza, las más grave que ha sufrido México en los últimos años?.

La versión oficial y los hechos relatados por una testigo

De acuerdo con la versión oficial difundida hasta ahora por la Secretaría de la Defensa, los 22 civiles perdieron la vida en un choque armado registrado cuando un grupo de militares que realizaban labores de vigilancia fueron agredidos por desconocidos.

Sin embargo, esa versión fue puesta en entredicho por una testigo que aseguró a la revista Esquire Latinoamérica que los soldados fueron los que dispararon primero y que los presuntos delincuentes respondieron.

Dijo que en el enfrentamiento registrado el 30 de junio en el municipio de Tlatlaya murió sólo uno de los civiles, los demás se rindieron y, tras ser interrogados, los soldados los mataron horas después.

Ocho militares que participaron en esos hechos fueron detenidos este jueves y puestos a disposición de un tribunal castrense por su presunta responsabilidad en "delitos en contra de la disciplina militar, desobediencia e infracción de deberes".

La presión internacional y la investigación

HRW destacó que la presión internacional obligó a Enrique Peña Nieto a pronunciarse esta semana sobre este caso en Nueva York, donde asistió a la Asamblea General de Naciones Unidas, y ordenó una investigación a la Procuraduría General de la República.

Nota relacionada: PGR encontrará la verdad en caso Tlatlaya, "sea cual sea", dice Murillo Karam

José Miguel Vivanco confió en que las autoridades civiles cumplan con el compromiso asumido por Jesús Murillo de realizar dicha investigación. Las autoridades civiles, no las militares, son las que deben esclarecer los hechos, identificar a los responsables y a quienes han intentado encubrirlos, afirmó.

El defensor de los derechos humanos les urgió a tomar "con seriedad sus mandatos para castigar estos hechos e impedir que se vuelvan a repetir". Asimismo, lamentó que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) hasta ahora haya brillado "por su ausencia" en torno a este caso.

Con información de EFE

0
comments
view comments