lunes 23 de octubre de 2017 | 01:38
Ediciones Locales

Cateo en casas de campaña crispan más el clima político en Coahuila

dom 13 ago 2017 01:21
Guadiana acusa: “Nada más (se investiga) a los opositores. (…) Ese cateo no es más que el miedo de Rubén Moreira en víspera de que puedan anular la elección en Coahuila”.
Guadiana acusa: “Nada más (se investiga) a los opositores. (…) Ese cateo no es más que el miedo de Rubén Moreira en víspera de que puedan anular la elección en Coahuila”.

Persecución y hostigamiento en plena deliberación jurídica en los tribunales electorales: PAN. Pese al silencio panista en Edomex, AMLO pide limpiar la elección en Coahuila

Saltillo.- El allanamiento de domicilios utilizados por el PAN en la campaña del excandidato de la coalición “Alianza Ciudadana por Coahuila”, Guillermo Anaya, crispa más el ambiente político en el estado. La acción se realizó nueve semanas después de las elecciones para gobernador del 4 de junio, cuya validez resolverá el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) en las próximas semanas. Los cateos, iniciados el viernes por la noche, continuaron el sábado. El inmueble registrado en Ramos Arizpe, supuestamente pertenece al exalcalde y exsenador panista Ernesto Saro Boardman.

Justo en Ramos Arizpe, donde el líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador, inició una gira de dos días por el estado, que también comprende Arteaga, General Cepeda, Viesca, Matamoros y Francisco I. Madero, el excandidato de Morena, Armando Guadiana, denunció que el allanamiento representa “el abuso del poder, una presión”, sin consecuencias para Anaya. Asimismo, cuestionó la pasividad para indagar las empresas fantasma, a las cuales se desviaron más de 500 millones de pesos.

Guadiana, quien contribuyó a la renuncia de Humberto Moreira como presidente del PRI, mediante la publicación de desplegados y denuncias en la prensa nacional por la deuda de Coahuila por más de 36 mil millones de pesos, cuyo destino aún se ignora, acusa: “Nada más (se investiga) a los opositores. (…) Ese cateo no es más que el miedo de Rubén Moreira en víspera de que puedan anular la elección en Coahuila”.

Por su parte, López Obrador dejó abierta la posibilidad de “una concertación (en Coahuila) al estilo Salinas de Gortari, entre Peña Nieto, Chong (y) el presidente del PAN, que se estén poniendo de acuerdo para negociar (…) siempre se arreglan arriba. (…) En 2006 los gobernadores priistas le ayudaron al fraude a Calderón y en el 2012 los panistas como Fox le ayudaron a Peña Nieto”. Aun así, y pese al “silencio” del PAN en el Estado de México, demandó “elecciones limpias aquí en Coahuila”.

Los cateos en las bases provisionales del PAN, ordenados por la juez Lucía Escareño Martínez, los realizó la Procuraduría General de Justicia con el apoyo de la policía estatal, de acuerdo con una investigación presentada por el PRI ante la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade).

Guillermo Anaya denuncia en un comunicado: “Rubén Moreira se encuentra desesperado ante la inminente anulación de la elección de gobernador y por eso utilizó esta noche (del viernes) al aparato de seguridad y justicia para perseguir sin fundamento a la oposición”. Informa que el allanamiento ocurrió después de las 20 horas del viernes en propiedades ocupadas por el PAN en Ramos Arizpe, Saltillo y Torreón, con motivo del pasado proceso electoral. La papelería e indumentaria recabados por la policía son irrelevantes, dice.

“Esta persecución y acoso —advierte Anaya— se deban al gran miedo de que Miguel Riquelme no sea el gobernador y no pueda ‘cuidarle’ las espaldas’ a la familia Moreira. (…) se trata de un asunto con fines políticos, es una barbaridad que en pleno siglo XXI quieran amedrentar a familias que apoyaron a un proyecto distinto al PRI-Gobierno”. Anaya condena “enérgicamente estas acciones de represión” y responsabiliza al gobernador “de cualquier ‘trampa’ o ‘plan perverso’ para inventar o sembrar cosas”.

En una nota por separado, el comité ejecutivo nacional del PAN califica de “gravísimo que ocurran estos hechos de persecución, hostigamiento e intimidación política en plena deliberación jurídica en los tribunales electorales”. Respalda la “inquebrantable disposición (de Guillermo Anaya) de seguir luchando para lograr la anulación de la pasada elección, la cual estuvo plagada de irregularidades”. Acción Nacional compara la estrategia priista con las que se “aplican en Venezuela contra la oposición”, y advierte que “la ciudadanía está harta del desastre que (los Moreira) han dejado en Coahuila y está esperando la nueva elección para sacarlos del gobierno”.

El gobernador Moreira y su eventual sucesor participaron hoy en la 22 asamblea del PRI. Riquelme saludó al presidente Peña Nieto.

El 18 de abril pasado, David Aguillón, líder de la Fundación Colosio, acusó a Guillermo Anaya y al PAN de tramar un fraude electoral y financiero “para la compra de votos más grande de la historia que se tenga registrada en el país”. Con ese propósito, dijo en rueda de prensa, Anaya y su partido reclutaron más de seis mil activistas a quienes les pagaban entre 350 y dos mil 500 pesos semanales; el gasto, en tres meses de operación, representaba 69 millones 890 mil pesos. De esa denuncia se derivaron los allanamientos de la Procuraduría del Estado.

Aguillón es pieza clave en los gobiernos de los hermanos Humberto y Rubén Moreira.