domingo 15 de julio de 2018 | 08:11
Ediciones Locales

La esperanza de Morena en Iztapalapa

Redacción SDPnoticias.com vie 12 ene 2018 20:54
La precandidata Claudia Sheinbaum cerrando un día de mitin en Iztapalapa
La precandidata Claudia Sheinbaum cerrando un día de mitin en Iztapalapa
Foto propiedad de: @Claudiashein

A escasos minutos arriba la precandidata de apellido que ni el hombre que anuncia su llegada por el micrófono, puede pronunciar.

México.- En las banquetas de Iztapalapa se pueden leer impreso en el asfalto “Nuestro México del Futuro”, son las calles que llevan a la Unidad Habitacional de Ejército Constitucionalista, donde a escasos minutos arriba la precandidata de apellido que ni el hombre que anuncia su llegada por el micrófono, puede pronunciar.

A su espera se reparten globos rojos y el periódico propagandístico de Regeneración justo el número dedicado a Iztapalapa. El mitin se desarrolla entre motocicletas que rodean las canchas afuera de la primaria 'José Dolores Medina Hidalgo' mientras el ritmo de la música disminuye y se ve la llegada de las figuras políticas pertenecientes al partido que asegura ser la esperanza de México.

Claudia Sheinbaum, precandidata del partido Morena a la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México, llega entusiasmada. Los vecinos la saludan, la abrazan, la esperan, mientras otros tantos solo se dedican a observar con brazos cruzados y mirada escéptica.

“Hay que regresar al tiempo en el que nos echábamos un baile aquí en la calle”, afirma esperanzada arriba de la tarima junto a Sheinbaum, Analina Martinez Aparicio, representante de los vecinos de esa unidad habitacional, ante el tema de la inseguridad y el cese al fuego de los asesinatos diarios que se viven en los barrio.

Minutos después Martí Batres Guadarrama, el hombre que aspira a la senaduría por Morena afirma que 70 por ciento de la población carcelaria son jóvenes menores de 30 años, y se muestra indignado arriba de un escenario con sus zapatos lustrados y un buen traje, en una delegación que ocupó el primer lugar en homicidios dolosos en 2016 y donde los vecinos aseguran que los servicios policiales no llegan, además del agua.      

Diariamente desde las calles de Iztapalapa los habitantes abordan las mototaxis que llevan al metro ferreo, para luego cruzar en puentes con frutas, artículos para celular y comida. Diariamente transitar entre líneas y transbordos en el metro para llegar a múltiples destinos, escuelas, trabajos.  

El próximo mitin del día está a 20 minutos de distancia en la unidad habitacional Ermita Zaragoza. Los vecinos ven ocultarse el sol sentados sobre las sillas de plástico y el suelo agrietado tras el sismo del 19 de septiembre mientras esperan a la precandidata que acaba de despedirse unos kilómetros atrás. Los daños que provocó el sismo se pueden apreciar a simple vista en la Ermita Zaragoza, así como la ausencia de seguridad y el hartazgo.

Desde ahí Sheinbaum promete solucionar la falta de agua, construir preparatorias para que los jóvenes estudien y frenar la inseguridad, denuncia que los recursos públicos han sido malversados a manera clientelar del poder en turno, además de no haberse realizado ningún estudio de daño a raíz del sismo.

“Nos tienen olvidados esto ha sido toda la vida, llegan bien vestidos con buenos carros y se van”, expresa una vecina de 60 años que se cubre del frío con un rebozo mientras termina el mitin y se escucha de fondo el himno nacional.